24/1/07

Philip K. Dick

En el número 10 de Hermanocerdo aparecía, traducido por Javier Moreno de La balada del elefante azul , una conferencia que Philip K. Dick debía dar y nunca dió en la Universidad de Missouri en Holla, títulada Cómo construir un universo que no se derrumbe en dos días y en las que Dick vuelca sus obsesiones místicas recurrentes. El texto es interesante por que en él Dick define su obra a través de dos impulsos básicos, dos preguntas que se convierte en sus máximas narrativas:

Pues bien, voy a contarles qué me interesa, qué considero importante. No puedo afirmar que soy una autoridad en ninguna cosa, pero puedo decir con honestidad que algunas cosas me fascinan por completo, y que escribo sobre ellas todo el tiempo. Los dos temas que me despiertan fascinación son “¿Qué es la realidad?” y “¿Qué constituye el auténtico ser humano?” Durante los veintisiete años que llevo publicando novelas y relatos he investigado estos dos temas interrelacionados una y otra vez. Me parece que son asuntos importantes. ¿Qué somos? ¿Qué es eso que nos rodea y que llamamos el no-yo, o el mundo empírico o fenomenológico?

Según sus propias palabras la Realidad y el Ser Humano son los temas en los que se sustenta la narrativa de Dick. En esas condiciones, lo importante es entonces definir la Realidad y el Ser Humano. Pero Dick nunca aborda el tema directamente, para tratar la Realidad sumerge a sus personajes en ambientes “subjetivamente reales” pero inconsistentes lógicamente, para tratar al Ser Humano introduce elementos mesiánico-religiosos que trascienden (aunque a veces de manera un tanto ingenua) lo humano y, en una de sus obras más conocidas, le enfrenta a su opuesto, el replicante, el androide o el robot.
¿Qué no es real? ¿Qué no es humano? Son dos nuevas preguntas, las mismas de hecho, con las que Dick intenta responder a sus obsesiones narrativas.

Así Dick incidió principalmente en la subjetividad de las percepciones que conforman lo que entendemos coloquialmente como “realidad”. Pero además personalmente vivía una particular realidad en la que a la subjetividad se le unía cierta tendencia a la paranoia conspirativa, de forma que muchos de las cuestiones que planteaba en sus relatos y novelas eran para él su realidad diaria. Dick era un maestro para exacerbar lo cotidiano y distorsionarlo de forma que en muchos momentos de su vida sus problemas psicológicos o los inducidos por la química conformaban una “realidad” inestable que le enfrentaba con quienes compartían su vida. En ese sentido la obra Yo estoy vivo y vosotros estáis muertos: Philip K. Dick, 1928-1982 de Emmanuel Carrère plasma la angustiosa “realidad” (esta vez más entrecomillada que nunca ya que nos llega a través de una tercera persona) del autor y los avatares que sufrió a lo largo de su vida: Visionario, sanador, mesiánico, paranoico, esquizofrénico y nada de todo eso, todas esas personalidades alternándose y confundiéndose.
Es posible pensar que Dick odiaba lo vulgar hasta el punto de crear para sí mismo algo que podríamos calificar de personalidad extravagante. Por otra parte también es posible creer que muchas de las cosas que escribía Dick las suscribía personalmente:

(...) Miren —agregó extendiendo la mano, que pasó a través del panel acolchado de instrumentos La mano desapareció como si la hubieran cortado en la muñeca.
»— ¿Lo ven? En torno de mi todo es como una sombra, todo carece de sustancia. Lo mismo sucede con ustedes dos; los puedo hacer desaparecer simplemente no prestándoles atención. Creo que puedo, aunque en realidad no quiero hacerlo —la angustia enronqueció su voz—. Desearía que ustedes fueran reales, que todo fuera real
(...)
—Si, señor Cupertino —suspiró el doctor Green—. Eso es posible desde mediados del Siglo Veinte. Esas técnicas fueron desarrolladas en un principio en el Instituto Pavlov de Moscú, ya en 1940, y se perfeccionaron durante la guerra de Corea. Es posible hacerle creer cualquier cosa a una persona.

P.K. Dick, Síndrome de retirada, 1965 recopilado en La pequeña caja negra.

Dick fue un gran lector. Es posible que literariamente no fuese un escritor destacable. Pero fue un escritor sumamente imaginativo capaz de absorber conocimientos de todo tipo de fuentes (científicas, filosóficas, históricas, teológicas...) para después, interpretados los datos a su manera, fundamentar su relatos.
Pero si hemos dicho que la personalidad de Dick se mostraba de diferentes maneras, también debemos admitir que esas alteraciones se corresponden con el comportamiento de la sociedad estadounidense de su época. La Guerra Fría constituye un periodo en el que el miedo es el principal protagonista. Un miedo real a la destrucción masiva por medio de armas nucleares y una utilización de ese miedo por parte de los gobiernos y grupos de poder para beneficio propio. De hecho se puede considerar que los temas de las obras de Dick son un reflejo que él coloca en un futuro no demasiado lejano de la sociedad estadounidense de su época.

(continuará)

P.K. Dick, bibliografía

11 comentarios:

Gregorio Verdugo dijo...

Hola, he pasado por tu blog y me he decidido a dejarte un comentario, ya que me ha gustado mucho. El dilema yo -realida externa tiene consistencia en cualquier escritor que se enfrenta a una obra, sin embargo, creo que ninguna realidad literaria plasmada tiene mucho que ver con lo que vulgarmente se conoce como "realidad" el filtro de la mente creativa del escritor hace posible que en un solo plano se mezclen componente de diversas procedencias, muchos de ellos lejanos a cualquier cosa parecida a la realidad. Es en un tema interesantísimo, sobre el que nos podríamos llevar discerniendo durante meses. Estupendo post, te felicito.
Yo también escribo desde muy joven y subo mis cosas a dos blogs que actualizo casi a diario. Estoy intentando promocionarlos, pero de buen rollo, invitando a la gente, haciendo amigos, intercambiando aportaciones, comentarios, referencias y enlaces. Pero todo ello basado en un premisa “sine quae non”, a saber, sólo si la calidad de mis escritos te hace decidir en conciencia que merecen la pena.
Así pues te invito a que visites mis blogs y, si te parece que tienen la calidad suficiente, me eches una mano en su promoción mediante cualquier iniciativa que te parezca oportuna.
Aquí te dejo la dirección de los sitios:

http://www.enunblog.com/Aguirre (este concursa en el premio 20 minutos al mejor blog de ficción, por lo que te agradeceré que lo votes, si lo crees conveniente y si estás inscrito)

http://territoriocervantes.blogspot.com

Gracias por todo y un saludo

luis dijo...

en noviembre yo tambien publique un post sobre la obra de Dick, pero la relacione con la politca local. el post esta en esta direccion.
http://opuscrisis.blogspot.com/2006/11/ubik-y-otras-cosas-17.html
Menos mal que consegui a otro fan de dick. Para mi su obra es una de las mejores de SF, junto a la de Lem, a quien le he dedicado varios post.

Luis Cauqui dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
luis dijo...

Luis Cauqui
de Lem te puedo recomendar 2memorias encontradas en una bañera, de ese libro sacaron la trama de la pelicula Matrix, solo que es por medios quimicos, y es solo la trama, tambien La investigacion, la fiebre del heno, diario de las estrellas, ciberiadas y hay muchos mas pero con esos puedes enpezar. su mejor libro para mi es vacio perfecto, es su opus magna, ay que ese libro no puede existir. O mejor logicamente no puede existir ya que se basa en la paradoja de rusell de conjuntos de conjuntos y como a veces estos forman un conjunto vacio.
Ese libro no puede existir por la logica, pero existe. Es maravilloso.
y de dick puede que no leyeras ningun libro de el, pero seguro que has vistos peliculas basadas en sus libros, puedes revisar el enlace que puse arriba, donde aparece algunas de las peliculas basadas en sus libros.

j. dijo...

A mí no me parece que los ambientes "subjetivamente reales" de Dick padezcan "inconsistencias lógicas". De hecho, creo que Dick es particularmente cuidadoso a la hora de mantener un cierto nivel de coherencia local dentro de los espacios que describe. Las inconsistencias, si es que se les pueden llamar así, sobrevienen, más bien, cuando Dick sugiere la coexistencia de realidades paralelas y, por lo general, toma la forma de un desquebrajamiento de la percepción del individuo que es víctima del quiebre.

Sobre lo del miedo, yo creo que no ha perdido su vigencia. La guerra fría se fue, pero el miedo quedó bien plantado y GW Bush es su profeta.

Luis Cauqui dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
j. dijo...

Luis Cauqui: Le recomiendo que se inicie con Dick leyendo cuentos. Hay varios excelentes compilados en el mercado. De los relativamente recientes a mí me gusta "The Philip K. Dick Reader", pero hay muchos más. Luego puede intentar algunas novelas. "The man of the high castle" es un paso obligado, en mi opinión, al igual que la famosa novela corta de los androides que sueñan con ovejas eléctricas. Deje Ubik y similares para el final. Los ensayos de Dick, por cierto, también son muy recomendables.

Portnoy dijo...

Gregorio, en el Lamento sabemos lo sutil que es la línea que separa la realidad de la ficción... de hecho creo que ese es el tema principal que me motiva a escribir. Fíjate en que los dos autores enseña del blog, Roth y Bolaño, juegan siempre a confundir narrador con autor, realidad con ficción. Es un tema que llevará varias vidas dilucidar... y miles de post, por supuesto.
Pero la singularidad de Dick radica en que el dudaba continuamente de la realidad. En Dick la confusión realidad-ficción no es un juego literario, es un principio vital.
Estoy de acuerdo, creo que casi todos lo estamos, en que Dick y Lem son los dos grandes autores... y la relación entre ellos digna de un buen relato.
J. me refería a los ambientes subjetivamente reales en los que se sumergen los protagonistas de sus novelas y que sólo gracias a esas inconsistencias lógicas les permite distinguirlas de la "realidad" Los mundos de Ubik, de Palmer Eldrich de Laberinto de Muerte y de muchos otros acaban fracasando por esas inconsistencias lógicas que los personajes advierten. De todas formas tengo que rehacer la frase ;-)
Un saludo y gracias por vuestros comentarios

j. dijo...

Yo preferiría evitar el termino "inconsistencia lógica" para describir esas fracturas de las realidades percibidas por los personajes de Dick. Inconsistencia lógica me suena a Boris Vian, o algo así.

De Lem y Dick ya se habló algo acá en alguna entrada, ¿o no? De las cartas paranoicas de Dick sobre Lem, creo. ¿O me equivoco? No pude encontrar la entrada.

Natalia Book dijo...

Sin duda alguna este comentario de Dick es muy interesante. Definir la realidad y al ser humano es algo que siempre se ha estado haciendo.
Yo había visto la obra de Dick (al menos la que conozco) no como la definición del ser humano, más bien como la forma de encontrar nuestro lugar en el mundo. Cómo adpatarnos a los cambios que se producen a nuestro alrededor. Por tanto, la definición de ser humano y de realidad estará en constante evolución. Por eso me parecía interesante el que situase la acción en mundos inexistentes pero posibles. De esta forma sería un punto de esperanza, ya que podríamos encontrar nuestro lugar, independientemente del sitio.
Pero parece ser que no. Pero bueno, era mi lectura.
Saludos

Portnoy dijo...

He dejado unos enlaces sobre las entradas de Dick en El Lamento y al texto de Lem sobre Dick... "inconsistencia lógica" "fracturas de las realidades"... las realidades alternativas en las que los personajes de Dick se encuentran inmersos son tan inconsistentes y fracturadas como la nuestra... es cuestión de punto de vista, la nomenclatura no varía la percepción del error...
Natalia, cuando leamos ¿Sueñan los androides... verás como es fundamental para Dick definir la "humanidad" enfrentándolo a su contrario, el ser artificial carente de "empatía"... por otra parte los mundos de Dick suelen estar en el interior de sus personajes... en fin, ya veremos
Un saludo y gracias por vuestros comentarios