2/2/17

Ciclonopedia, de Reza Negarestani

… Parsani plantea una pregunta política que espera podrá ser respondida al desarrollar una ética de la descomposición: «Si un sistema político que está descomponiéndose escapa a nuestra comprensión en todos los aspectos – en abstracto, en concreto y existencialmente – pero no acaba de perecer, entonces ¿cómo podremos juzgarlo con precisión»

Ciclonopedia es una especie de ensayo socio-político en forma de pseudonovela desarrollado como un texto filosófico en el que la materia a tratar es ficción. O no tan ficcional. La conclusión a la que se puede llegar (a la que yo llego con mis limitaciones y mis prejuicios) es que los occidentales no podemos llegar a entender a Oriente Medio, una zona geo-política batida eternamente por la arena y cuya riqueza está fundada sobre la descomposición y la transformación de la carne para llegar a convertirse en petroleo, un material incontenible.
La gracia del texto (siendo amable y concediéndole algo de gracia, ya que en su mayor parte se trata de un texto farragoso y redundante, hermético de una manera forzada, pedante y plagado de neologismos que solo tienen sentido dentro del propio texto) es incluir dentro del mismo ensayo elementos de cultura popular occidental (El exorcista, La cosa, notas de un militar estadounidense que nos recuerda al Kurtz de El corazón de las tinieblas...) que aligeran y alivian en cierta manera la lectura.
No voy a negar que el libro tiene pasajes en los que se plantean temas muy interesantes y chocantes vistos desde una nueva perspectiva para nuestra visión occidental, pero, la verdad es que tenía ganas de terminarlo para quitármelo de encima y abandonarlo para siempre en la estantería.
Entonces llegué a la frase que he puesto al inicio y pensé que quizás Negarestani, por boca de Parsani, nos estaba hablando de otra cosa.
Modifico la frase: «Si un sistema político un corpus narrativo que está descomponiéndose escapa a nuestra comprensión en todos los aspectos – en abstracto, en concreto y existencialmente – pero no acaba de perecer, entonces ¿cómo podremos juzgarlo con precisión»

Tenemos cierta dificultad para definir Ciclonopedia, para incluirlo dentro de un género literario, pues abarca todos y no se decanta por ninguno. Se trata desde luego de un intento de creación que rompe todos los esquemas, que apela a la hibridación y, con tantas menciones a Deleuze y Guattari no podía ser de otra manera, es rizomático. En definitiva una especie de texto post-moderno y vanguardista que explora (y explota en) los límites de la narración para mostrarnos en su propia farragosidad, complejidad, completitud y disgresividad un corpus narrativo, el contemporáneo, en un proceso de descomposición inevitable y sobre cuyo fin, el fin de la narrativa, no podemos emitir ningún juicio.
No se trataría únicamente de que la narrativa es un cadáver pudriéndose a la intemperie, sino también que nosotros, lectores, autores, críticos, editores, estamos inmersos en ese mismo proceso de descomposición.
No podemos juzgar.
Este mismo texto forma parte de la miasma que emana nuestra cultura.

1 comentario:

Jorge Villalobos dijo...

es necesario que el país este en cuarentena!!