17/3/15

Inherent vice, de Paul Thomas Anderson

USTED HA VISTO A ESTE HOMBRE



(Si ha visto la película de PTA donde, presumiblemente, aparece TP en un cameo)

















Recuerdo que leí El sueño eterno, de Raymond Chandler para intentar entender la trama de la película interpretada por Bogart y Bacall. Luego descubrí que mientras rodaban la película llegó un momento en que ni Huston ni Chandler ni el guionista, William Faulkner, sabían demasiado bien de qué iba la trama, Si no recuerdo mal, ¿dónde está Eddie Mars? y ¿quién es Eddie Mars? eran las frases que más se repetían en la película. (Miento, la que más se repetía era la respuesta a esas preguntas: NO LO SÉ)
Leer la novela de Chandler no me ayudó demasiado.
Tampoco resultó ser demasiado importante.
Thomas Pynchon homenajea de alguna manera a Chandler en Vicio propio Inherent vice. Y, quizás, a El gran Lebowsky, pero esa es otra historia que PTA, el director de IV, ha sabido eludir.

La película de Anderson es una correcta adaptación de aquello que es posible adaptar de la novela de Pynchon, la trama principal. Pero los que conocemos a Pynchon sabemos que la trama principal (si es que existe) es solamente un pretexto para mostrar un fresco inabarcable de una época. Que lo importante en Pynchon no es la trama sino todo aquello que se adhiere, flota y se dispersa en torno a la trama. Y eso, obviamente, es imposible captarlo en dos horas de proyección.

Bien y no tan bien.

Bien porque Anderson se ha atrevido con un texto de Pynchon.
No tan bien porque Pynchon va más allá de las imágenes.

La gracia es que llega un momento en la película en que deciden mandar la trama al carajo... nadie entiende qué ocurre ni de dónde salen algunos personajes... pero no importa. Creo.

Notas:
Mi amigo @mecomiaunflan tiene la sensación de que es posible que Pynchon aparezca en más de una ocasión, disfrazado, en la película. Algunas de las fotos confirman que aparentemente el mismo figurante aparece en un par de ocasiones. A decir verdad, no creo que se haya rodado una película en la que los figurantes interactuen con los personajes principales o miren a cámara como en esta. Algo deliberado, por supuesto.

El hombre que almuerza en el sanatorio está descartado como TP.

La foto de la fiesta, la santa cena con pizza, difiere de la escena en la que se toma la foto.

Mi candidato preferido es el hombre tras la ventana, en ese curioso momento en que tanto el figurante, como Phoenix y Wilson, miran a la cámara en un instante de silencio.

La última foto muestra a un hombre cuya cara parece...


10 comentarios:

Ángel Herrero López dijo...

"Bien porque Anderson se ha atrevido con un texto de Pynchon.
No tan bien porque Pynchon va más allá de las imágenes."

Fui a ver la película (previa lectura de la novela) el pasado viernes, y estoy totalmente de acuerdo. Demasiada trama concentrada y, por lo tanto, incomprensible a ratos.

Dicho esto: dejen de buscar a Pynchon, hagan el favor. No me sean frikis...

Un saludo,

Ángel.

Juan Carlos Galan dijo...

De lo que les he leído no saco conclusión alguna: ¿recomiendan o no recomiendan acercarse a una sala para ver "Inherent Vice"? Aunque me da que la indeterminación es premeditada, ¿no?, ¿sí?
Bueno, con todo, me están entrando muchas ganas de ir. ¡Ah! se me olvidaba. He leído por ahí la importancia de la música en el film. ¿Sí?, ¿No?

Saludos

Ángel Herrero López dijo...

Pues mire, por lo que a mí respecta...

¿Recomienda acercarse a una sala para ver "Inherent Vice"? Desde luego que sí. Quizás (y sin el quizás también) no sea la "gran película americana de la década" (como ha dicho algún crítico seguramente fumado), pero P. T. Anderson ha hecho una adaptación muy digna... y bastante parcial, y también caprichosa a veces, vale, y sin embargo... pues eso.

Con respecto a la música, a mí me ponen cualquier cosa del "Harvest" de Neil Young y ya me tienen ganado...

Saludos,

Ángel.

Portnoy dijo...

Sí, la música es fundamental. Lo mejor de la película junto a la ambientación en 1970.
Como soy un friki no puedo recomendar la película ni desaconsejarla. Me divertí viéndola, pero eso no es más que una impresión personal y, por tanto, un criterio falible.
Un saludo y gracias por vuestros comentarios.
(Ah, Ángel, lo siento, pero seguiremos buscando a Pynchon :-) )

Ángel Herrero López dijo...

Todos sabemos que Pynchon es en realidad una cooperativa secreta de escritores en la sombra, una conspiración literaria que trabaja desde hace décadas al servicio de un tal W. Gaddis y eso, pero bueno...

;)

J. Teresa Padilla dijo...

Ni he leído a Pynchon ni he visto la película. ¿Qué hago entonces comentando? Pues que me sonaba que Carlos Boyero sí la había visto (la peli): http://cultura.elpais.com/cultura/2015/03/12/actualidad/1426187328_376222.html
Os adelanto que no le gustó nada, nada. Y como me fío de él... Pues nada, que no me uno a la búsqueda.

Francis Black dijo...

Bueno si Pynchon esta divorciado se lleva bien con la ex, de lo contrario seria ya muy conocido. Claro que con Salinger también se monto la leyenda y el tío hacia vida normal. Un poco infantil todo pero es divertido.

Germ Martian dijo...

Viendo los fotogramas que escoges, parece que PTA los eligió para que algún loco como muchos de los que están aquí se divirtieran buscando a un hombre cuyo rostro, para más inri, desconocemos.
Me hubiese gustado que Anderson hubiese corrido el riesgo de adaptar ciertas idas de olla del libro o el bellísimo y ultramelancólico final. No solo adapta al Pynchon más convencional sino que adapta lo más convencional del libro. Aunque no quiero quitar méritos a uno de mis directores fetiche, al fin y al cabo es una película anti-comercial totalmente, en cuanto a que la forma de que avance la trama es totalmente pynchoniana. Yo he sido un espectador avisado que no ha experimentado la película tal y como lo han hecho los que no han leído el libro. Me hubiese gustado haber visto la película sin conocer la trama de antemano. Me hubiese descolocado bastante, quizás hubiese sido insatisfactoria la experiencia.

Anónimo dijo...

Sería grandioso que Pynchon apareciera en la película, eso es verdad. Ni me lo había planteado. ¿La habrá visto? ¿Sabes si colaboró en el guión, o si dio su visto bueno?
Creo que se convertirá en una película de culto, a pesar de un guión y de un metraje que podrían parecer excesivos. La banda sonora es buenísima y Joaquin Phoenix está grandioso (casi tanto o más que en HER). La he visto sin haber leído la novela. Y me ha parecido una película importante. La primera hora la tuve que ver tres veces, eso también es verdad. Pero queda la atmósfera de la época, y la paranoia, una de las grandes aportaciones de Pynchon a la literatura. ya digo que es fácil suponer que se convertira en una película de culto, siempre minoritaria. Ojalá así sea. Gracias por este post (y por todos los que escribes).

Andres dijo...

99% seguro que Pynchon es el hombre detrás del vidrio en la escena que J. Phoenix y O. Wilson susurran. De hecho, al final de esa escena, vuelve a aparecer cuando Phoenix queda solo, sentado allí, pasando esta vez de izquierda a derecha de la pantalla.

Por otra parte en el tráiler Inherent Vice "Paranoia" detrás de esa misma ventana Phoenix choca contra una persona también de mostacho. Esa escenoa no esta incluida en el montaje final, y dada las características de Pynchon (alto, flaco, mala dentadura), puede llegar a ser el.