21/5/12

Hambre, de Knut Hamsun

¿Se puede hablar de Hamsun obviando que regaló la medalla de su premio Nobel a Goering Goebbels?
¿Se puede hablar de Hansum, se puede comentar su obra, sin recordar que fue un nazi declarado?
Knut Hamsun era antisemita”, dice Markson en La soledad del lector.
También dice que fue conductor de un carro de caballos en Chicago o que hizo chasquear la liga de Selma Lagerlöf en la entrega de los Nobel.
Hambre fue publicada en 1888. Sus valores narrativos están por encima de la postura política de su autor. Quizás no, quizás se pueda pensar que su posicionamiento a favor del nazismo devalúe perpetuamente su obra. No entraremos en ese debate, pero de hecho estamos en ese debate.

— ¿Cómo es que una muchacha tan joven, es dueña de un cine?
— Mi tía me lo dejó.
— Gracias por ofrecer "Una Noche Alemana".
— No tuve opción, pero gracias.
— Adoro las películas de Riefenstahl especialmente "Piz Palu". Es fantástico conocer una chica francesa que sea admiradora de Riefenstahl.
— "Admiración", no es el término que yo usaría para describir a Fraulein Riefenstahl.
— Pero admira el director Pabst, ¿no?
— Yo soy francesa, monsieur. Los franceses respetamos a los directores de cine.
— ¿También a los alemanes?
— Incluso a los alemanes.
Inglourious Basterds; Quentin Tarantino


En ocasiones conozco datos respecto a algunos autores pero no puedo relacionarlas con sus obras al no haberlas leído. Leo Hambre sin referencias conscientes. Leí a Céline, su Viaje al fin de la noche, sin conectar conscientemente con la polémica de su postura política. Admiro a Cela al mismo tiempo que le desprecio como persona (o como personaje público, eso nunca queda demasiado claro)
Tal vez la condición del ser humano reducido a la miseria plasmado narrativamente no tenga nada que ver con las ideas políticas.
Sin embargo, no puedo ver una película de Riefenstahl sin sentir cierto rechazo.
Dejémoslo, el tema me aburre un poco.


Lo que más me ha interesado de Hambre es su completa oposición a Oblomov, de Goncharov.

Oblomov se publicó en 1859. Hamsun publicó Hambre 29 años después. Los personajes de ambas novelas conforman unas imágenes tan radicalmente opuestas que no puedo dejar de relacionarlos. Creo que no hay en la historia de la literatura dos personajes que se contrapongan tanto, que representen dos extremos irreconciliables, como el narrador de Hambre y el propio Oblomov.
La verdad es que se me ocurrió porque los dos personajes me dejaban, mientras leía sus respectivas novelas, la urgente necesidad de inmiscuirme en la narración. Como lector sentía que debía entrar en la novela, coger por la solapa a esos dos patéticos individuos y abofetearlos hasta hacerlos reaccionar.

Ahora vendría una lista en la que desarrollaría los caracteres opuestos de los dos personajes, del Oblomov que se abandona a la inacción y del narrador de la novela de Hamsun dispuesto a vivir únicamente del dinero que le proporcione la venta de sus artículos periodísticos, muriendo lentamente de hambre, consumido por la miseria.
Pero no hay lista.

"Escribir de noche -pensó Oblómov-, ¿cuando dormirá? Seguro que gana más de cinco mil al año. ¡Eso sí que está bien! Pero escribir todo el tiempo, derrochar el alma, el pensamiento en menudencias, cambiar de convicciones, comerciar con la inteligencia, violentar la propia naturaleza, sufrir la inquietud, la indignación, no conocer el reposo y estar siempre en movimiento... Y escribir, escribir siempre, ser como una rueda, una máquina: escribir mañana y pasado mañana, en días de fiesta, en verano, escribir constantemente: ¿Cuando podrá detenerse y descansar? ¡Qué desgraciado!"
Iván A. Goncharov, Oblómov, Alba editorial, traducción de Lydia Kúper de Velasco

La conciencia de mi honradez se me subió a la cabeza, tuve el sentimiento grandioso de que yo era un carácter, un faro completamente blanco en medio del mar cenagoso de los hombres (…)
Me senté y le expliqué que tenía un artículo que me agradaría mucho ver publicado en su periódico. Tanto trabajo y tantos esfuerzos me había costado.
— Lo leeré— dijo al cogerlo—. Sin duda todo lo que escribe le cuesta esfuerzos; pero es usted demasiado violento. ¡Si pudiese usted ser un poco más circunspecto! Hay siempre demasiado nervio. Pero lo leeré.
(…)
Todos los días trabajaba mucho, dándome apenas tiempo de tomar mi alimento antes de ponerme a escribir.
Mi lecho, como mi mesilla vacilante, estaban llenos de notas y cuartillas escritas, en las que trabajaba alternativamente. Agregaba a ellas las nuevas ideas que se me ocurrían durante el día, modificaba, daba vida a los puntos muertos con una palabra escogida de aquí o de allá, avanzaba con gran trabajo de frase en frase, a costa de grandes esfuerzos. (…)
Extractos de Hambre, de Knut Hamsun. No puedo citar ni la edición ni al traductor.

Da la sensación de que la famosa cita de Oblomov prefigura por oposición al escritor protagonista de Hambre. Por su parte, el narrador de la novela de Hamsun, desarrolla un orgullo desmedido por su actividad y el sacrificio que eso comporta. Como si en cada momento de su redacción, Hamsun tuviese presente a Goncharov y quisiera rebatir las teorías oblomovistas.
No sé, quizás sea un tema interesante a desarrollar. Lástima que todas mis simpatías sean para el bando de Oblomov.
A pesar de mi posicionamiento en la vagancia, reconozco que Hambre es un texto muy interesante, que desarrolla, quizás en una de sus primeras formas, al narrador desquiciado y, posiblemente, infidente que protagonizará tantas buenas novelas a lo largo del siglo XX.



EDITADO: 22/05/12

Leo en Los hijos de Nobodaddy de Arno Schmidt, en la segunda parte, El brezal de Brand, ambientada en Alemania, 1946:

(…) ahora simplemente imprimen viejos éxitos conocidos desde hace 20-30 años. Algunos de ellos aceptables (…) “Misterios” de Hamsun uno de los más aceptables; y yo me acordé: tiene, no obstante, lo que podría llamarse caracteres técnicamente “sobredesarrollados” —no porque lograra individualidades sobrehumanamente grandes, ¡Dios me libre! — pero todo esto es demasiado prolijo: después de 300 páginas no se sabe más acerca de los personajes que no se supiera ya después de 100; a esto lo llamo yo sobredesarrollado (…) (Prefiero el Gordon Pym: donde aparecen tamaños pulpos es porque el mar es profundo; no así en el caso del nazi Hamsun. — Aún lo estoy viendo cómo, moviendo el bastoncito, ya con 80 años y todavía no sensato, corteja la ocupación alemana, pasa revista a los submarinos, y se entusiasma con la “bestia rubia”.

(Traducción de Fernando Aramburu, ed DeBolsillo)


EDITADO: 23/05/2012


Premios Nobel de literatura: Una lectura crítica; de Laura Vaccaro

26 comentarios:

Amaroq dijo...

Hamsun no es Hambre, Hamsun es Bendecirás la tierra. Vivía en las montañas que rodean Lom, el pueblo en el que nació cuando Noruega celebraba (o intentaba celebrar) el 150º aniversario de su nacimiento. Un día bajé al pueblo esperando que se hubiera organizado algo alrededor del aniversario, aunque ya había oído que en no sé qué teatro el director se había negado a que se representara allí Bendecirás la tierra, que en alguna ciudad se habían arrancado carteles... En su pueblo natal, nada. Pregunté en el ayuntamiento y me dijeron que había un hombre que sabía mucho sobre Hamsun... al final sí organizaron alguna conferencia, pero poco. Un año después se hacía en el lugar donde trabajaba, también en Noruega, un festival de cine de montaña, y entre la programación había un par de pases de la película Bendecirás la tierra, una película muda del año 1921 que dirigió Gunnar Sommerfeldt. De las seiscientas personas que había allí, nadie fue a verla. Ni siquiera los que al pusieron se quedaron. Y si preguntabas, aún te decían que Hamsun era un puto nazi, como si eso fuera todo.

David Pérez Vega dijo...

Hola Javier:

Yo leí Hambre hace ya bastantes años y recuerdo que me sorprendió gratamente.
Me parece injusto que un hecho que tiene lugar más de 40 años después de que él libro haya sido escrito: la simpatía declarada de un escritor ya bastante mayor por los nazis, haya borrado la repercusión de toda su obra.

A mí me gustó seguir esta cadena: De Dostoyevksi a Hamsun (el personaje de Hambre me recodaba al de Crimen y castigo, por su continuo vivir atormentado), y me parecía bastante evidente que Hambre lo había leído el escritor norteamericano John Fante. Pregúntale al polvo parece la versión americana de Hambre, y luego a Fante lo leyó y explimió Charles Bukowski. Así que de Dostoyevski a Bukowski pasando por Hamsun como puente entre dos siglos y dos continentes.

saludos
David Pérez

David Pérez Vega dijo...

Logicamente "exprimió"

¡Cada vez me cuentas demostrar que no soy un robot!

Saludos

Vero dijo...

Me lo han recomendado tras saber que me gusta Fante y Bukowski y veo que en un comentario también lo mencionan así que lo veo como un libro imprescindible para mí; ahora a ver si lo encuentro. Besos.

GLÒRIA dijo...

Hola Javier,
A mi entender hay que separar la vida de la obra. Si Hambre u otras novelas fueran panfletos antisemitas podría entenderlo pero no es el caso. Hamsun sufrió la crueldad de su padre -lo pegaba con un leño en el frío de los bosques nórdicos atizándole a trabajar más- y está anotado en la historia que condujo un carro de caballos en los EE.UU. donde hacía, a la vez, de conductor y cobrador. Todo para poder escribir. Si no hubiera tenido talento, jamás lo habríamos conocido por tanto yo no tendría en cuenta su oscura y miserable vida. No es lo mismo pero casi: Cuando veo un Caravaggio admiro su pintura. Era un asesino dotado y nos queda el legado del bien. Aplico la misma lógica a todos los artistas.
Gracias por tus lecturas tan profundas y tan compartidas.
Un saludo afectuoso!

Portnoy dijo...

"como si eso fuera todo", Amaroq. La verdad es que requiere un esfuerzo superar ciertas posturas políticas, pero por la prosa de Hansum merece superar esos prejuicios.
David, yo sé que no eres un robot, si te sirve de consuelo. Las conexiones que planteas son muy interesantes. Ya había visto alguna relación con el Dostoievski de Crimen y castigo y también con el narrador de Memorias del subsuelo, pero me decanté por Oblomov, ya que los dos personajes me parecen extremos en sus comportamientos.
Así que junto a Vero te agradezco la pista que lleva de Dostoievski a Bukovski
Un saludo y gracias por vuestros comentarios

Portnoy dijo...

Gloria, espero que haya quedado claro que Hambre me ha gustado independientemente de la figura de su autor. Coincido en que es importante separar la vida de la obra, es más, pienso que contra menos sepamos de un autor mejor para nosotros como lectores.
El texto de Schmidt que he incluido creo que va en ese sentido, alaba la obra de Hansum y justifica con ese "todavía no sensato" su postura política. Que lo diga un alemán asqueado de su país me parece más que relevante.
Un saludo y gracias por tu comentario

Juan S. Ivars dijo...

Cierto que Hamsun no es exactamente Hambre. Hamsun escribió su única novela urbana cuando tenía unos 30 años. El resto de su literatura fue por completo agraria, la primera novela es el inicio de este viaje literario, en Hambre hay un rechazo a la ciudad, que aboca al sufrimiento al protagonista. La bendición de la tierra es su obra capital, como dicen por aquí, pero en cuanto al hamsun más íntimo, más real, más palpable, acaba de salir Por senderos que la maleza oculta, su última obra. La traducción en Nórdica es perfecta. Sólo en este libro entran en juego todos los aspectos centrales de Hamsun: el campo, la ciudad, la timidez, la tuzudez, la paranoia y (sólo en este libro de forma clara) la política. La parte política de Hamsun es muy interesante si nos desprendemos del prejuicio hacia los autores nazis.

JSI dijo...

*tozudez

David Pérez Vega dijo...

Hola Javier:

Yo siempre vi esa relación entre Hamsun y el Dostoyeski de Crimen y castigo y también, como tú apuntas, el de Memorias del subsuelo. Y creo que es bastante evidente que Hamsun había leído esos libros.

No he leído nada de Oblomov. La verdad es que no lo contextualizo.
Pero me alegra que me hayas llamado la atención sobre él. A ver si lo busco.

saludos
(Y ahora a probar que no soy un robot: lo que podría haber escrito Philip K. Dick con esto)

Vale, a la primera no lo paso. Repito con otros caracteres

GLÒRIA dijo...

Javier:
A mi sí me gusta saber de un autor porque en gran medida la vida explica la obra pero, por supuesto, sin talento no conocería a ningún artista lo que hace que me quede con lo que queda -redundancia buscada-su legado en la forma que fuere.
Gracias a tí y un saludo.

Anónimo dijo...

Buenos días.

Una pequeña corrección, si me permites: Hamsun entregó su medalla a Joseph Goebbels, no a Göring. Y lo de 'nazi declarado' me parece inexacto. Sin ánimo de disimular la posición política de Hamsun durante la Guerra, que inequívocamente estaba del lado alemán, con intervenciones tan poco oportunas como el comentario que hizo a la muerte de Hitler. En cualquier caso, opino que has hecho una caricatura algo irresponsable de Hamsun en esas pocas líneas. Recomiendo leer sus textos políticos y su biografía. Y leer 'La bendición de la tierra', por supuesto.
Y que cada uno juzgue al hombre y disfrute del escritor.

Gracias, un saludo!

Portnoy dijo...

Acepto, anónimo, que si que queda un poco desfigurada y generalizada la postura política de Hamsun. De hecho no era esa la intención del post, aunque no quería eludir la cuestión. Como puedes ver he añadido dos textos que tratan el tema. Uno, contenido en una ficción de Schmidt; el otro un análisis de las posturas políticas de algunos premiados con el Nobel.
De todas formas estoy completamente de acuerdo en que se trata de un autor del que hay que rescatar sus obras y leerlas con atención.
Por eso anoto la recomendación de Juan (un placer verte por aquí, antólogo)
Muchas gracias por vuestros comentarios

A.Basteiro (antes Anónimo) dijo...

Humildemente, gracias por considerar mis observaciones. Siento que en casos como este son necesarios cuantos más datos mejor: el tema es delicado, y los dos nuevos textos aportan perspectivas útiles con grados diferentes de sensibilidad. Personalmente, me horroriza que Hamsun haya opinado (al menos en su juventud) que los negros eran gente con tripas en la cabeza en vez de cerebro (cito de memoria), pero no puedo sino comprender, aunque no necesariamente compartir, los motivos de su anglofobia, tan determinante para su adhesión al delirio nazi. Por decir algo.
Creo que estoy más sensible de la cuenta con estos asuntos desde que Vargas Llosa puso a Cioran en una lista de antisemitas. Estuvo en la Garda de Fier, sí. Sostengo que no fue antisemita.
Gracias de nuevo, y enhorabuena.

Anónimo dijo...

HAMBRE DE RESTIF:

Aprovecho este sitio magnífico para pedir a algún editor vocacional que mande traducir a las lenguas hispánicas la obra de Restif de la Bretonne, y que se pueda así también rescatar su obra del inmerecido olvido en el que se halla.

Muchas gracias.

Saludos.

Lansky dijo...

Si lees "Una nación se engrandece por el trabajo entusiasta y generoso de todos sus hijos" no te suena igual si la firma es Adolf Hitler que si es Santiago Ramón y Cajal. Y sin embargo está diciendo lo mismo, y debería parecer igual de bien o de mal en uno u otro caso

Eso es cierto, en parte, la otra parte es el contexto, quien y por qué se dicen las cosas, que también importa. Texto y contexto

Francis Black dijo...

El contexto es importante, no vas a dejar de leer a los griegos por asumir la esclavitud con naturalidad.

Hasta el 1946 no se levanta la censura sobre los poemas de Baudelaire, hasta eso momento¿ todos eran unos retrógrados o él el malvado?. Ahora es fácil de decir.

Anónimo dijo...

Homero siempre jugará con ventaja, y aún así algunos no ven más allá de su ceguera. Cualquier libro va asociado al cerebro de quien lo lee, en teoría.

Anónimo dijo...

Claro que hoy no se lleva a los escritores delante de un tribunal, sería ridículo, daría vergüenza ajena. Hoy es más verosímil pensar en un chip implantado en el cuerpo (no necesariamente en el cerebro), que permita llenarlo de "contenidos" y "aplicaciones", ya sin comillas. Hamsun irá en un pack nórdico o de adelgazamiento.

Anónimo dijo...

El pack nórdico o de adelgazamiento no será idea de ningún emprendedor. El pack de lectura intravenosa será resultado de una consulta en un buscador. En el autobús oiremos a alguien pronunciar "nórdico" o "adelgazamiento", su injerto le reconocerá la voz y le proporcionará los contenidos digitalizados. Para leerlos bastará la proyección en las gafas (ya lo hacía Terminator). Habrá que llevarlas limpias, descargándose la aplicación Homerorama. Con tal panorama incluso los que hayan salido del armario volverán a entrar en él.

Opadromo dijo...

Una entrevista televisiva a William GAddis, acá:
http://www.youtube.com/watch?v=e3Czd7GwNy4
(sé que debí hacer este comentario en otro post, pero temí que no lo vieran).
Saludos desde Salta, ARgentina

Michael Rimbaud dijo...

El pan necesita agua y harina.Una vez tienes el pan en la mano, piedes describir como llego la masa a existir. Fue culpa del agua o de la harina o de las manos del amasador conseguirla. quién fue el "culpable?
Nos eregimos en dioses, simulamos al malo que criticamos y odioamos y nunca matamos.qué pasa?

uncuartopropio dijo...

Leí Oblomov hace unos meses y desde hace tiempo tengo en mente empezar Hambre, lo tengo en la estantería esperándome pero no me decido.
Al leerte me ha entrado gran curiosidad. En algún taller de escritura creativa hemos utilizado en la creación de personajes a Oblomov y también a Bartleby el escribiente. Veremos qué sucede tras leer "Hambre"

mohinder dijo...

Hambre y Pan son geniales... aunque no sus obras más reconocidas...lo que hizo, pues no creo que sea un blog de literatura el lugar idóneo para valorarlo... es bueno conocer la biografía de los autores, pero para meternos en sus obras, no en sus almas...

A mi me lo "recomendó" Hank Chinaski, sí, ni más ni menos que el alter ego literario de Bukowski... Creo que fue en La Máquina de Follar,si no recuerdo mal... corregidme si sí lo hago!!!

No, no soy un robot, pero he visto cosas que no creeríais...

Anónimo dijo...

Muy interesante Entretenida, entre el humor y el absurdo, realista tambien Y muy original (Sophrosyne)

Camilo López dijo...

Actualmente existe mucha maldad en el mundo. Es más, el mundo como lo conocemos se ha formado gracias a la maldad. Los británicos construyeron su imperio matando y colonizando; de la misma manera que los españoles. Por esas razones no desprecio a un escritor por creer en un sistema político miserable como el nazismo.
Ahora bien, existen obras literarias en las cuales el racismo y la xenofobia están presentes. Don Quijote de la Mancha habla a cerca de los musulmanes con mucho desprecio. William Faulkner utiliza la palabra "niger" para referirse a los negros. Encontraremos innumerables ejemplos de racismo y xenofobia en los libros. No desprecio a Hamsun por eso.
En cuando a su obra, llevo tres libros leidos. Trilogía del Vagabundo, Hambre y Bendición de la Tierra. Muy buenos libros con una narración fluida que siempre es coherente y no tiene digresiones. Personalmente he disfrutado mucho sus libros. Próximamente escribiré una reseña y un análisis completo en un canal de Youtube. Saludos.