11/1/11

Punto Omega, de Don DeLillo (V)

De la proyección de Psycho, el primer narrador destaca del espectador que permanece fascinado en la sala de proyección de Psycho 24 hour, foco de la sección Anonimato, la persistencia en su memoria de los personajes de Bates y Arbogast. “Arbogast en la escalera, cayendo para siempre

Después pasamos al narrador en primera persona:

También hacia recorridos por mi cuenta, buscando vestigios de caminos remotos, y luego me quedaba en el vehículo, invocando la película, rodando la película, con los ojos puestos en baldíos de arenisca. O me metía por cañones angostos, por terrenos agrietados, secos, duros, el vehículo nadando en calor, y pensaba en mi apartamento, dos habitaciones pequeñas, el alquiler, las facturas, las llamadas sin contestar, la mujer que ya no estaba, la mujer separada, el portero adicto al crack, la anciana que bajaba las escaleras marcha atrás, muy despacio, eternamente, cuatro pisos hacia atrás y nunca le pregunté por qué”.
(…)
Nunca le pregunté a la anciana cuál era la razón. La veía bajar las escaleras agarrada al pasamano. Me paraba a mirarla, le ofrecía ayuda, pero nunca pregunté, nunca indagué en el problema, una lesión, una cuestión de equilibrio, un estado mental. Sólo me detenía en el rellano y la miraba bajar, peldaño a peldaño, letona, eso es todo lo que averigüé, y Nueva York, esto también, donde la gente no hace preguntas”.

Don DeLillo, Punto Omega


Aparte de la escena de la ducha, otra de las mejores y mejor planificadas escenas de Pyscho es la de la muerte de Arbogast, el detective interpretado por Martin Balsam.



Herido de muerte, Arbogast desciende las escaleras marcha atrás, hasta caer al suelo junto a la entrada.
Entonces debemos preguntarnos por la coincidencia. Psycho y Punto Omega son dos obras que se rozan deliberadamente desde el momento que DeLillo la visión de la obra Pyscho 24 Hour de Douglas Gordon, como motivo recurrente de su novela. Entonces de un hecho tan inusual como descender una escalera hacia atrás, que ocurre en la película de Hitchcock, sea introducido en la novela por DeLillo solo puede decir que éste pretende que, de alguna manera, Punto Omega funcione especularmente respecto a Psycho.
En el tiempo y en el espacio.

(Los textos mencionados de la traducción de Ramón Buenaventura para Seix Barral)

1 comentario:

Pynchoniano dijo...

Ese tiempo ralentizado o detenido de Psycho 24 tiene su equivalente mental en el pensamiento deshumanizado de Elmer y su guerra haiku. Elmer, que visita la exposición de Psycho 24, se siente molesto ante lo que ve. La contemplación de ese tiempo detenido le enfrenta a su propio pensamiento y observa su consecuencia: la aceptación de lo que sucede sin protesta, sin horror.
El resto es la lección que Elmer recibe de "Norman Bates" Delillo. O no.