28/2/10

Shutter Island, de Martin Scorsese

Creo que ya se podría empezar a recopilar las grandes obras filmadas por Martin Marcantonio Luciano Scorsese porque, después de ver Shutter Island (y de la infumable Infiltrados) está claro que Scorsese ha dirigido ya las grandes películas que debía dirigir.



No es que la película sea estrictamente mala. Funciona bastante bien, sobre todo por los actores. Pero se pierde en el efectismo y en el homenaje-copia. Y eso es algo que no esperamos de un maestro como Scorsese. Esperamos lo excepcional, lo magistral… y no un anuncio de cava.
¿De verdad es necesario filmar escenas oníricas a la “manera de Lynch”? ¿Piensa Scorsese que nadie se dará cuenta, después de Twin Peaks, que las escenas están filmadas al revés? ¿Piensa que nadie recuerda a Samuel Fuller? ¿o a Hitchcock? ¿Piensa que el final sorpresivo es lo que da consistencia a la historia? (de hecho, el otro final posible, hubiese sido más creativo) ¿Piensa que le podemos perdonar todo (sobre todo después de su mala copia de Mou gaan dou-Internal Affaires)? ¿Cuándo perdió su capacidad de crear sin imitar?

En fin, Henrique Lage y Miguel Ángel Muñoz lo han explicado mejor que yo.


En otro orden de cosas la revista QueLeer incluye un apunte sobre este blog.
Gracias Milo

9 comentarios:

Ramón Besonías dijo...

Saludos y enhorabuena por tu espacio.

En mi caso tengo un blog de opinión recién nacido en el que dejé un artículo sobre esta película. Si te queda tiempo, te pasas y me cuentas.

http://lamiradaperpleja.blogspot.com/2010/02/quitame-la-vida-pero-no-mateis-la.html

Hasta pronto.

Rafa dijo...

no estoy de acuerdo con las críticas porque, en mi opinión, el mérito de la película reside en situarnos en el punto de vista del enfermo mental (encarnado por DiCaprio), lo cual consigue con maestría. Yo creo que sí, sí es necesario filmar escenas oníricas, pues así lo requiere para describir el estado mental de DiCaprio, y si entendemos realmente de qué trata la película (de la locura) veremos que el final no es sorpresivo, sino la consecuencia lógica de todo lo anterior.

babel dijo...

Y hay una ducha como la de Psicosis y una escalera como la de Vértigo, y el cartel del campo es el Austwitch y no el que refiere, y yy... el cine, quiero decir las películas hollywood del último tiempo no dan para mucho más (en conjunto, siempre hay excepciones). Se deja ver.

Por cierto, el post que hay justo debajo de este... que me encanta, me parece de lo mejor que he leído en tu blog y se me pasó comentar.

Un saludo ;)

JL dijo...

Bueno, este blog empieza a ser una referencia ;-)

Estaba deseando leer tus comentarios desde que vi La cinta blanca y Shutter Island. Echo de menos que profundices un poco en el uso de la ficción dentro de la ficción que hace Scorsesse, y del que tantos precedentes hay (ilustres y poco lustrosos), pero la verdad es que tu aportación es muy interesante. Yo añadiría que se trata de una película, a la luz de esos mismos precedentes, bastante previsible.

Y otra cosa: ¿no crees que Di Caprio no da el tipo? No entiendo la afición que le ha cogido Scorsesse...

milo j. krmpotic' dijo...

De nada. Un placer. Ojalá hubiera podido extenderme más...

José M. dijo...

yo creo que scorsese siempre ha sido un director efectista; lo que ocurre es que al hacerse viejo se aumentan los defectos, se evidencian... muy poca gente es capaz de disimularlos a cierta edad

Sr. Jueves dijo...

Hola Portnoy

Quiero decirte que leo este blog de hace un buen tiempo ya, y que debo a tus comentarios de libros, mi interes por algunos autores tales como Alice Munro, Cormac McCarthy, etc.

Además de agradecerte por este espacio, te invito a visitar un blog que acabo de empezar, con reseñas de libros

Saludos desde el otro lado de la pantalla...

hródric dijo...

segunda o tercera vez que comento.

me parece un poco injusto el trato hacia scorsese. y no es algo que he visto en este reseña. es cierto que el viejo martin no es el mismo de antes. pero pienso que él está haciendo por fin las películas que quería hacer. el motivo por el cual sus últimas películas causan, en algunos, cierta decepción, es por lo logradas que están hechas, lo pulcras y limpias. imagino que amén de estar apoyado por un equipo de primer nivel detrás y por los dólares de estudios que por fin lo consideran parte de la industria.
la desazón está en no hayar al scorsese sucio, con esa porosidad en la fotografía ( Travis invitando a la rubia a ver una pelicula porno, Travis salvando a Jodi); esa aparente falta de cuidado en los decorados (la última tentación...).
si bien también tengo nostalgia por las películas de antes, me alegro de que él esté haciendo las películas que quería hacer. antes hacía las que podía.
aparte no olvidemos que scorsese siempre ha estado copiando y homenajeando a autores anteriores como fuller. él mismo lo ha declarado.

y finalmente una impresión de la cola de la entrada anterior. hallo(?) puntos de contacto entre la cinta blanca y sátantangó. no sé. la atmósfera, la aldea... algo de eso. no recuerdo cada detalle pero algo del todo me sabe similar al paladar .

hasta pronto y mucha suerte.

Portnoy dijo...

Lo que pasa, hródric, es que el homenaje, desde Infiltrados, empieza a parecerme cada vez más cierta forma de plagio... no me hagas caso, le cogí bastante manía por ese remake infumable de Internal affaires.
Como dice José M. cada vez se le notan más los defectos y creo que es porque cada vez se cree más perfecto. Cosas de la edad, supongo.
Y creo que Dicaprio es uno de los mayores aciertos de las últimas de Scorsese.
Un saludo y gracias por vuestros comentarios