17/11/06

Infiltrados, The departed, ¿de Martin Scorsese?

Infiltrados (The departed, 2006) de Martin Scorsese sería una obra maestra sino fuera porque como remake de Mou gaan dou (Juego sucio o Infernal Affaires) deja patentes los peores defectos del cine estadounidense.



Uno de ellos responde al absurdo axioma que se muerde la cola de que al público hay que darle lo que quiere ver. No es tan sólo el que el espectador estadounidense no pueda, no sepa o no quiera molestarse en ver una película con subtítulos, sino que, al parecer, exige que le reescriban las historias a su gusto. O bien es eso, o bien, ahí la paradoja, los encargados de las producciones exigen a todos los niveles que el producto final sea asequible para el mayor número de personas.

Nada de elipsis, nada de flashbacks, nada de inicios in media res.



Todo debe ser explicado de forma lineal, comprensible, consecuente.



Lo que en principio más me fastidia es que esa tendencia a simplificar, a banalizar, es en el fondo una especie de paternalismo. Lo peor de Infiltrados es que todo el guión original, obra de Siu Fai Mak, es reelaborado por William Monahan de forma que todo en la película sea consecuente, que todo obedezca al principio de causa-efecto dentro de una lógica psicológicamente coherente. Es decir de dotar al guión de verosimilitud.



(¿Quién quiere verosimilitud en una película?)

Este afán, dentro de una lógica comercial, de estructurar de forma tan precisa toda la historia, ralentiza y alarga la película innecesariamente. Además ese paternalismo impide que ningún hilo narrativo quede en el aire. Uno de los aspectos del Código Hays encaminado a evitar el derrotismo (fue empleado durante la Segunda Guerra Mundial) implica necesariamente que la justicia triunfe... por lo visto, las redes del Código Hays, censor y dictatorial, influyen todavía en el cine actual, consiguiendo que la inclusión de un personaje inexistente en la versión china, que actúe como deus ex machina arruine todo el entramado de coherencia y verosimilitud.
Es decir, la misma pretensión de ser coherente y comprensible por la mayoría lleva a una incoherencia incomprensible.

No valen subterfugios ni excusas comerciales como las empleadas en la promoción: Infiltrados es una mala versión que llega casi a los límites del expolio.



Es injusto que el nombre de Monahan figure en los títulos finales de la película, tras el de Scorsese, como autor del guión y el de Siu Fai Mak quede relegado al final de los créditos. El supuesto guionista de Infiltrados se ha limitado a calcar Juego sucio, añadiéndole escenas superfluas y redondeando la narración según el pobre criterio estadounidense de que se trata de “lo que el público quiere”, y poniendo diálogos soeces pretendidamente tarantinianos pero carentes de fuerza (llegando incluso al desprecio prepotente en el caso de la escena de los traficantes chinos: ¿Qué nos dice Monahan por boca de Nicholson, que ellos, los estadounidenses, son mejores que los chinos?)



Es injusto que la crítica y la distribuidora sigan con las evasivas: Infiltrados es una mala copia.
Y podría haber sido una gran película.



Pero para hacer una gran película también hacen falta grandes actores...

14 comentarios:

j. dijo...

jajajajaja. buena reseña. me convenció de verme la versión china. la buscaré. acá en casa no tenemos canal + (ni televisión), así que hay que recurrir a la mula o a algún alquiler cultista.

Portnoy dijo...

Eso, y sería buena idea que contases tus impresiones para ver si "el orden altera los productos"
Y después compaginar ambas críticas.
Un saludo

Alicia Liddell dijo...

Teniendo en cuenta que a mi hija pequeña le gustó ... ella, que considera Underworld una obra maestra, casi que no me hace falta verla.

Portnoy dijo...

No, no, Alicia... hay que verla.
Fíjate que digo que sería una obra maestra si no existiese Juego sucio.

ahhh, Underworld... esas películas que no comento por...
jajajajajaja

Alvy Singer dijo...

J. en los videoclubs está en portada horrenda y bajo el título de "juego sucio".

Ya he visto "Infiltrados" es un fiasco como una catedral, un Scorsese que a mi me moló (es decir, es divertida, es entretenida, está bien realizada, tiene mafiosos) pero comparándolo con el original no-vale-nada y se situa a años luz de Malas Calles.

j. dijo...

Me sigue pareciendo un poco rara la lógica de esas críticas: ¿es un fiasco porque aquella en la que está basada es (mucho) mejor?

¿No sería más justo valorar The Departed por lo que es y no por lo que su predecesora es? Yo dudo que el objetivo de Scorsese fuera copiar cuadro a cuadro Infernal Affairs. En ese sentido, no tiene sentido medirla como si esa fuera la pretención. ¿O es que no hay aportes de Scorsese? Yo no me imagino a Scorsese diciendo "Hagamos esto así porque entonces mis compatriotas lo entenderán mejor". Por Dios, para este momento él puede hacer lo que se le dé la absoluta gana. Yo creo que la estructura que Scorsese escoge para narrar The Departed es así porque así le gusta contar, nada más. Es su solución personal al problema de presentar la historia.

En fin, luego volveré sobre esta crítica, cuando tenga Infernal Affairs (1,2,3) a mis espaldas. Estoy bajando la trilogía en orden cronológico. :)

Portnoy dijo...

No j., en todo caso la consideración de Infiltrados como un fiasco parte más bien de las contradicciones narrativas en las que recae al intentar seguir un guión ajeno y rellenarlo con los tics propios del cine estadounidenses.
Scorsese es Scorsese. Sigo recomendando ver Infiltrados. Pero pienso en El cabo del miedo (o el del terror): Un remake más que digno en el que Scorsese dejaba su firma personal.
Sin embargo Infiltrados quieren presentarla como una obra original. Si Scorsese triunfó con un remake de un clásico de Hollywood, ¿por qué ese miedo a recordar al espectador que Infiltrados es un remake?
Y el problema principalmente es cuestión de guión, no de realización.
Creo, y permítame la presunción y el exhabrupto, que a Scorsese se la han metido.

Portnoy dijo...

Ahhh, por cierto Alvy, estaba pensando que quizás todo sea una meditada y larga venganza de Scorsese:
¿Acaso Wong gok ka moon (As tears go by), de Wong Kar Wai no era un remake no confenso de Malas Calles?
Y, sorpresa, salía Andy Lau.
:-)

Natalia Book dijo...

Martin S. es una fanático del blues. De eso no cabe duda. Y al fin y al cabo ¿Qué es el blues? Entre otras cosas, la reinvención constante de las mismas historia. (ojo! que no lo digo de forma negativa, todo lo contrario, me encanta el blues) Intentaré ver la original.
Aunque sea un tópico, me gustaría resaltar el gran papel de Di Caprio, estropeado por el doblaje.(es, creo la primera vez que me llama la atención una actuación de Di Caprio) Aconsejo intentar verla en V.O.
Saludos

Alvy Singer dijo...

Qué clarividencia la suya eh Portnoy. Podría bien ser, podría bien ser. Creo que aciertas mucho mencionando precisamente el cabo del miedo.

J, recuerda que el gran tema de Scorsese es básicamente la culpa y la salvación desde Malas Calles y en The Departed trata apropiarse del Infernal Affairs de una forma fallida no porqué no tenga derecho a reescribir la historia sino porque la hace mucho menos convincente y relativamente scorsiana. Si la película encaja estupendamente en su puesta en escena "scorsiana" (el inicio, Nicholson) falla en todo lo relativo a la moral del realizador italoamericano que en este tipo de historias se decanta por reflexiones morales que en el original eran sobre la identidad y la simulación y que para Scors son muy poco cómodas, para él , grandioso reformulador de temas católicos (Malas Calles, Al Límite, Taxi Driver).

Por ejemplo, Portnoy acierta plenamente al decir el Cabo del Miedo: ese remake estaba cien por cien "scorsese" puesto que la ambiguedad del abogado que encarna Nick Nolte y la concepción del hipervitaminado DeNiro como ángel de venganza si que encajan con todas las intenciones y temas que ha venido plantenado durante toda su filmografía.

En The Departed, que podemos decir que es un esitlo de remake preferible al calco de Dark Water, esto no funciona ni para el propio realizador y no es un film "malo" pero si un fracaso artístico, pero que sigue siendo, natural viniendo de quien viene, una película muy entretenida y divertida, con una excelente BSO pero insatisfactoria respecto a un original que es sutilísimo. Insisto, tampoco es que se trate de compararlos pero Scorsese no hace suyo el remake más allá de la forma y eso para mi es decepcionante teniendo en cuenta que esa historia ya está muy bien explicada (antes).

Miguel Sanfeliu dijo...

Aún no he visto "Infiltrados". Pero ya no sé si tengo muchas ganas. En cualquier caso, creo que voy a buscar en el videoclub "Juego sucio".
Se esté o no de acuerdo, la reseña me ha parecido muy buena. Saludos.

jorge dijo...

" The Departed" es, para quienes admiramos a Scorsese, un muy regular (mediocre) film para acceder al Oscar que historicanente ya debía y merecía haber obtenido. Desde el punto de vista del sencillo concurrente al espectaculo, este no divierte, no te toma del brazo y te conduce a la magia del drama políciaco y negro. No hay comunión. Desde el puento de vista del cinefilo con cierto grado de conocimiento y maduración del cine, de su forma y escencia, el filme esta construido de manera caprichosa y muy fragmentada, con grandes pérdidas de unidad dramática, actores mal dirigidos y unos tiempos cinematográficos traidos de los cabellos.

absence dijo...

es evidente que estamos de acuerdo.

Portnoy dijo...


:-)