13/8/09

Guía de La broma infinita, de David Foster Wallace (IV)

4ª entrega: 556 páginas leídas

Avanzando lentamente.

Un posible fallo cronológico: Gately conduce el Aventura de Montesian a través de Boston para comprar comida “especial” para las recién llegadas a la Ennet House, Amy J. y Joelle van D. Puesto que las emisiones radiofónicas de Madame Psicosis (Joelle) se han interrumpido a finales de octubre de ARIAD, debemos suponer que el viaje de abastecimiento de Don ocurre tras la celebración del Día de la Interdependencia (8 de noviembre). La conducción temeraria de Gately se interrumpe cuando el coche pisa un vaso de cartón de Millenial Fizzy, que vuela hasta golpear la puerta del establecimiento de los hermanos Antitoi, quienes poco después mueren a manos de los Asesinos de las Sillas de Ruedas que buscan en la tienda uno de los misteriosos cartuchos InterLace imposibles de visionar(*). Sin embargo, en la escena que transcurre el 1 de mayo ARIAD en Tucson entre Marathe y Steeply, los personajes parecen referirse a ese asalto.
O quizás no. Quizás el tiempo esté abolido.
O quizás no importan los detalles.
O todos nos equivocamos alguna vez.
Por ejemplo, en la anterior entrega mencionaba las hipertrofias deportivas de los hermanos Incandenza, el brazo de Hal, tenista, la pierna de Orin, pateador y despachaba a Mario describiéndole como deforme. En realidad M. Incandenza tiene macrocefalia y dispone de unos complicados arneses, cascos y correajes que mantienen una cámara cinematográfica sujeta a su cabeza. La relación entonces es: Brazo-tenis, pierna- football y cabeza-cine.
La relación cabeza-cine se acentúa con el hecho de que el James O. Incandenza, Él mismo, el bromista infinito, La Cigüeña Loca, el cineasta experimental, muriese metiendo la cabeza en un microondas.

Curiosamente se mantiene en la traducción las siglas de UHID: Union of the Hideously and Improbably Deformed, o bien Unión de Horrible e inverosímilmente Deformes, organización a la que pertenece Joelle van Dyne (recordemos, la Chica más bonita de todos los tiempos (CMBDTLT), pero que en inglés era the Prettiest Girl Of All Time, P.G.O.A.T. (¿P. C.A.B.R.A.?)

Repaso Infinite Jest: a scene-by-scene guide y, como imaginaba, descubro que hay fragmentos que debo releer, que se reinterpretarán de otra forma según los conocimientos sobre la trama (¿?) se desvelen. La broma infinita se convierte en El laberinto infinito.

La gigantesca dama de Lyberty Island en el puerto de Nueva York tiene el sol por corona y sostiene lo que parece un enorme álbum de fotos bajo un brazo de acero y el otro brazo sostiene un producto. Ese producto es cambiado cada 1 de enero por hombres valientes con grúas y clavos de escalada.

Tras la partida de Escaton, se celebra en la AET la cena del Día de la Interdependencia y es proyectada una película de género inclasificable realizada por Mario Incandenza a base de marionetas, imágenes de archivo y otros improbables y clásicos recursos (como la sucesión de titulares de periódicos), mediante la cual se nos narra la formación de la ONAN, se nos presenta al Presidente-Crooner, Johnny Gentle, a su equipo presidencial, Tine y Blaine principalmente, la extraña coalición entre la ultraderecha y los ecologistas, la creación de la Gran Concavidad, los tejemanejes políticos, la creación del tiempo subsidiado a causa de la proliferación del sistema Interlace, el subsiguiente fin de la televisión y el hundimiento de la publicidad tradicional.
Ahora ya lo sabemos todo (o casi todo)
Mientras se proyecta la película (en realidad durante toda la novela) Marathe y M. Hugh Steeply hablan junto a un precipicio en las afueras de Tucson. También se cuenta la historia del tenista Eric Clipperton y su amenaza de volarse los sesos con una pistola que mantenía en su mano izquierda mientras que mantenía la raqueta en la derecha (o al revés) si perdía un partido, aparece en varios fragmentos el misterioso Lyle (por lo que entiendo hermano de James O. Incandenza) asesor “espiritual”, psicológico o zen, de los alumnos de la AET, siempre en el gimnasio y se describen, a través de los recuerdos de Hal, dos películas de su padre: La medusa contra la odalisca (**) y La broma.

En las marquesinas de las salas de arte y ensayo, en los pósters y anuncios, se obligó a poner: “LA BROMA: Se recomienda muy seriamente que NO suelte nada de dinero para ver esta película”, que por supuesto los habitués del arte y ensayo pensaron que era una broma antipublicitaria inteligentemente irónica, así que soltaban dinero (…) se sentaban y hacían esos ajustes precines de posturas y piernas y miraban en derredor con una especie de intensidad distraída y veían las cámaras Bolex H32 de triple objetivo (…) las grandes cámaras al lado del letrero de SALIDA con luces rojas a ambos lados de la pantalla (…) así hasta que apagaban las luces y empezaba la película y lo que se veía en la amplia pantalla pública era una proyección en amplio ángulo y binoculada del mismísimo público de arte y ensayo entrando (…) y eligiendo asientos y sentándose y mirando en derredor y poniéndose cómodos y haciendo breves comentarios (…)sobre el No Pague Para Ver Esto (…) y ahora miraban la pantalla (es decir, a sí mismos, resultaba ser) con las sonrisas fríamente excitadas de la expectación que precede a un espectáculo de altos vuelos, sonrisa que ahora la cámara y la pantalla revelaban a medida que se borraban fila tras fila de las caras de los espectadores, que ahora miraban menos expectantes y más inexpresivos y luego confusos y finalmente se convertían en expresiones faciales plenas de furia e indignación. La duración de La broma era exactamente hasta que se fuera de la sala el último espectador (…)


Como ahora ya lo sabemos todo, o casi todo, y tenemos a la mayoría de personajes localizados y actuando en sus escenarios, la novela fluye a distinto ritmo, más ameno e interesante, aunque entiendo que LBI requiere un grado de complicidad muy elevado del lector con la obra. Aceptar que es una broma, sí, pero que hay (buena) literatura dentro de ella.
A lo que se añade una reflexión irónica sobre el American Way of Life (***) que me recuerda en muchas ocasiones a los reportajes de Chuck Palahniuk. De hecho DFW, como Palahniuk, pertenece a esa especie de nuevos periodistas-narradores estadounidenses empeñados en destacar las excentricidades atroces de sus conciudadanos y en los derechos en los que se amparan. Los suburbios de la libertad y sus límites imprecisos.
Seguiremos informando.

(*) También denominada Entretenimiento o Samizdat
(**) Tal vez describa la película en otra ocasión, si es relevante o si me apetece aunque no lo sea o si tiene relación con el Entretenimiento o Samizdat, la película adictiva y alienante.
(***) – Sobre esto no se puede generalizar, ya que todo nuestro sistema se basa en la libertad individual de luchar por alcanzar nuestros propios deseos (…) Para mí, personalmente, Rémy, como americano, si lo preguntas en serio, te diré que se trata de los viejos sueños e ilusiones americanos. Libertad contra tiranía, contra demasiadas carencias, miedo, censura de palabra y pensamiento (…) Los viejos valores que han superado el paso del tiempo. Abundancia relativa, trabajo serio, tiempo de ocio adecuado. (…) Queremos opciones, un sentido de eficacia y de opción. Ser amados por alguien. Amar libremente a quien quieras amar. Ser amado aunque sea por alguien que está en la lista negra de tu trabajo. Hacer que esa gente confíe en ti y en que sabes lo que estás haciendo. Sentirse valorado. No ser despreciado sin motivo. Mantener buenas relaciones con los vecinos. Una energía barata y abundante. Enorgullecerse del trabajo y de la familia y del hogar. (…) Las cosas pequeñas. Acceso al transporte. Una buena digestión. Máquinas para facilitar el trabajo. Una esposa que no confunda las necesidades de tu trabajo con tus propios fetiches (a). Un buen servicio de recogida de basuras. Anocheceres en el Pacífico. Zapatos que no te corten la circulación. Helados de yogur. Una gran limonada en una mecedora que no cruja en el porche.
-La lealtad del animalito doméstico.
-Eso mismo, amigo.

(a) Hay mucho de personal en el discurso de Steeply, el espía travestido.

Los textos en cursiva de la traducción de La broma infinita de Marcelo Covián para Mondadori.

5 comentarios:

Allau dijo...

No he leido La Broma, pero "En algo supuestamente divertido..." Wallace escribe sobre Gil Antitoi, con el que solía entrenarse al tenis en su adolescencia.

Dolphy dijo...

Vaya valor, seguir leyendo la Enorme Broma Infinita con este calor.

Dillinger dijo...

Guardaré todos estos posts para cuando lea el libro. He leido otros del señor Foster Wallace, pero la verdad es que enfrentarme a este siempre me ha hecho pensarmelo dos veces. Esta guía no me está dejando otra opción que hacerlo. Siempre tan agudo y tan observador en tus críticas. Lo agradecemos, la verdad.

Leo Zelada Grajeda dijo...

Leer a Wallace en este asfixante verano es ...

prisciliano dijo...

Gran Blog y buen análisis de un libro monstruoso. Comentar en cuanto a la relación cabeza-cine, que las deformidades de Mario no se limitan a su macrocefalia; disfruté la novela hace bastante tiempo y no lo recuerdo con exactitud, pero creo que sus pies eran cuadrados dificultando su sentido del equilibrio y haciendo su andar errante o bamboleante(junto a la macrocefalia), los brazos eran también deformes, pequeños, descritos como de dinosaurio en algún momento y las manos con dedos atrofiados que le dificultaban la manipulación de objetos.
Intrigado por el aparente fallo cronológico, pero parece que en DFW como en la vida las casualidades no existen.