21/9/08

La tumba de Moby Dick: Dietario Voluble; E. Vila-Matas

Descubrimos que la gente tiene la costumbre de dejar bolígrafos, más bien horrendos, sobre la lápida. Y allí están los versos incomprensibles del poeta Crane. Los dos policías de cementerio, con sus respectivos revólveres, acceden a hacerse una foto conmigo junto a la tumba.

Dietario Voluble, E. Vila-Matas, 21-09-2008, La tumba de Moby Dick




Con todo mi agradecimiento a Enrique Vila-Matas



Edito para dejar un enlace a una fotografía en la que se aprecian mejor los detalles, como, por ejemplo, los horrendos bolígrafos y las gafas de sol:



Por cierto, el cerdo-fénix renace de sus cenizas y vuelve en su veintiunava reencarnación:

11 comentarios:

condonumbilical dijo...

¡Y ahora también con la lápida de Foster Wallace! Y por la compra de nuestras instantáneas le regalamos el uniforme oficial de desenladrillador de hipertextualidades (véase el personaje central), y un libro con las frases célebres de Terry Pratchet y Patricia Cornwell, que son las mismas que las del señor de blanco. ¡Llame ahora sin compromiso!

Cristina dijo...

Perdón, perdón, perdón...

Las gafas... esas gafas...
¿esas gafas?

¿las lentes tienen forma de corazón?

No me matéis

Portnoy dijo...

La tumba es la de Melville.
Lástima que no se pueda coincidir en todo. Tu comentario sobre Pynchon me ha parecido muy acertado... en fin.
Y no, las gafas no tienen forma de corazón. Es cosa de la perspectiva.
La que solemos perder.
Un saludo

Cristina dijo...

Son de corazón.
Desde mi acerada y escorada perspectiva, lo son.

¿Y tú? ¿cuál de los dos polis eres?
¿El bueno o el malo?

Javier Cercas Rueda dijo...

un saludo desde otro blog de libros.

condonumbilical dijo...

David Foster Wallace automurió hace poco.

Bueno, sobre ese señor en realidad hablo desde la ignorancia porque solo he intentado leer "Suicidios ejemplares" y me aburrió mucho.

Escuché una conferencia suya sobre hipertextualidad. Me parece que hay que ser muy corto de miras para creer que cambiando una palabra por otra la frase es tuya (a lo mejor es que le entendí mal). Sobre una frase de Kafka creo que era: "Alemania declaró la guerra a Rusia. Por la tarde escuela de natación." y él puso "...por la tarde fui a nadar" y se la atribuyó y dijo que era mejor porque él es mucho más guay que Franz. Primero: está faltando al respeto al autor, segundo: es de una arrogancia brutal, tercero: hay que tener poca imaginación y poco amor propio para hacerlo. Cuarto: si Vila-Matas es todo el mundo como Eric Satie, entonces por qué no cambia frases malas de autores pésimos.

Quizá lo entiendo mal, me encantaría que me pudieras explicar brevemente lo que le hace un gran autor y a lo mejor me compro algo suyo.

Gran blog, copy&paste, cambio un par de verbos y digo que es mío.

Un saludo!

Portnoy dijo...

Lo que no entiendo condonumbilical (que ingenioso, cambias una letra en cordón umbilical y tienes un bonito nombre) es tanto énfasis en atacar algo que, como tu confiesas, conoces poco y lo poco que conoces te aburre.
A mi me aburre el bridge y como puedes comprobar nunca hablo sobre ese juego.
En fin, gracias por comentar de todas maneras.
Cristina, como puedes comprobar a veces soy el malo, pero tengo la sensación de ser más a menudo el poli tonto.
Y un saludo a ti también, Javier.
Gracias por vuestros comentarios.

Cristina dijo...

La pregunta del siglo:

¿Por qué?

¿Será por eso que no nos entendemos? ¿El poli y la criminal? Perdón por venir aquí a exabruptar once again. Puedes esposarme. Eso sí, conste que no te estoy pidiendo matrimonio. Ni patrimonio.

Set, no menos críptico dijo...

Este post te está quedando de un críptico que asusta. Moby Dick, policias funerarios (¿protegen a los muertos? ¿Liquidan a los zombis?), Foster Wallace... y por si fuera poco la nariz de Cercas (¿Cercas?) asomando por ahí, tímida y promocionalmente (uf, qué palabro).

Al menos una cosa saco en claro: Vila-Matas ya tiene un enemigo. Ha triunfado. (Una mala crítica de los obsesivos cachorros del obsesivo -entre otras cosas- García Viñó y podremos decir que ha coronado el Everest.)

Qué divertido.

Set, desconcertado dijo...

(Una postdata para manifestar mi alivio-desilusión porque no te haya visitado el salamino, y mi creciente desconcierto por la necesidad de guripas en un cementerio. Insisto: ¿de qué demonios hay que proteger a los muertos? ¿Acaso temen que hordas de fans de Melville asalten su tumba y profanen sus restos? Si no deben quedar más que huesos. ¿De qué puede aprovechar tan magro cadáver a los necrófilos? Como no se hagan un caldo...)

Anónimo dijo...

perdón por está intrusión que poco tiene que ver con su entrada.
Llevo tiempo intenteando encontrar un escrito de Melville, en sus correspondencias no se si con Hawthorne o no, en la que Melville se refería a la fuerza que tiene el no frente al si.
En su día, cuando le leí, me encantó. Me ha venido a la cabeza en muchas ocasiones pero no consigo encontrarlo de nuevo.
Eran apenas seis ocho lineas de ensalzamiento del No, la fuerza intrínseca de la actitud del No.
Si alguien sabe de lo que estoy hablando y me puede dar alguna información lo agradeceria mucho.
Un saludo
nala3003@hotmail.com