11/5/08

El tiempo de los buitres, por Settembrini

Con más razón que un santo Settembrini nos ha dejado sus reflexiones en torno a la necrofilia literaria.
Así que espero que me permita que me una a él y confirme que si lo del hijo de Nabokov es patético por la avidez monetaria que manifiesta su acto, lo de Babelia es, hasta cierto punto, incomprensible: ¡Dejemos de joder ya con la vida de los escritores y leamos sus obras!
Visitad La nave del loco, el artículo de Sett debería ser la lectura recomendada de la semana si en El lamento se estilasen ese tipo de cosas:

3 comentarios:

Settembrini dijo...

Caray, qué generoso. Muchas gracias, Portnoy.

Te recomiendo eso de escribir articulillos con las tripas. Relaja mucho. :-)

a.toledo. dijo...

Creo que no hay, de hecho, nada negativo en que los hijos vivan del fruto del trabajo de sus padres, eso es su patrimonio después de todo. El verdadero problema está en la violación a la obra que el padre creó.

Sin embargo... ¿puede el hijo superar al padre?... tal vez sea mejor recurrir a lo que hizo Dalí al respecto.

Portnoy dijo...

Hombre, Sett, el de arriba está escrito con las tripas... véase ese "¡dejemos de joder!"... pero tienes razón, debería meditar menos los articulillos que al final acaban siendo correctamente descafeinados y usar más las tripas... pero ya me conoces :-)
No se trata, Toledo, de vivir de la herencia del padre, se trata más bien de explotar el trabajo del padre... lo que está escrito, está escrito, los proyectos son eso, proyectos... venderlos diciendo que hay frases sublimes es un mascarada para ocultar una forma de explotar económicamente el nombre de quien ya no puede defenderse... si tanto le interesan al hijo de Nabokov que la obra incompleta de su padre sea conocida, que la distribuya gratuitamente por la red... eso sería un tributo, lo demás es avidez... Avida Dollars... ya me entiendes... Dalí permitió que su nombre y su obra fuera explotada en vida simplemente por intereses económicos. La diferencia es que él nunca lo ocultó.
En fin, gracias por vuestros comentarios, pero mejor dejadlos donde Sett (y no es generosidad, es reconocimiento)
:-)