24/11/07

Visiones de Hamlet

Las carpetas contenían casi en su totalidad archivos de texto. No podía decirse estrictamente que fuesen relatos o comentarios sobre novelas. H. se limitaba a guardar esbozos o ideas dispersas para posibles relatos que después no escribía.
En uno de esos archivos titulado Hamlet, “la obra literaria más parafraseada y reutilizada” según H., recordaba los análisis que Joyce y Nabokov incluían respectivamente en Ulises y Barra siniestra sobre la obra de Shakespeare.

Nabokov y Hamlet; Joyce y Hamlet

Luego se detenía en Los enanos la única novela (“si se puede llamara así”) de Harold Pinter:

-¿Qué libro lees, Virginia?
-Hamlet (...) ¿Sabes?, es extraño, pero de repente no encuentro ninguna virtud en el tipo. (...) después de todo, ¿qué es él? ¿Qué es sino un tipo cruel, sensiblero y rencoroso, y atento a nada más que a sus propios dolores de cabeza? Lo encuentro huérfano de todo atractivo.
-Estas totalmente equivocada –dijo Pete -, por completo.
-No sé – siguió Virginia -. ¿Qué hace este tipo además de hablar y hablar, y de vez en cuando hundirle un cuchillo a alguien. Digo... una espada.

Y en el siguiente capítulo, dice Pete cruelmente a Virginia:

¿Por qué dijiste eso de Hamlet anoche? (...) ¿Por qué dices esas cosas? ¿Sabes hasta que punto son estúpidas? Me hiciste quedar como un idiota. (...) Creía que te había dicho que no te metieras con Shakespeare (...) te he dicho que no eres capaz de expresar una opinión acerca de él (...) ¿Te das cuenta que aquella declaración era un aborto? ¿Dónde la leíste? Dondequiera que la hayas leído, ni siquiera digeriste la idea.¿Hubieras sido capaz de extenderte sobre esa declaración, con referencia al texto? Por supuesto que no. ¿Pensaste que semejante sentimentalismo tan palpable podría pasar por ser un comentario crítico?

Y sigue y sigue hasta humillar completamente a Virginia.


Al final de todo esto H. incluía una sinopsis de un relato que luego no pude encontrar en el resto de archivos. El fantasma del padre de Hamlet sería sustituido por un zombi controlado al inicio por Claudio, pero “liberado” por quien fue su hijo, y que acaba sembrando la devastación en Elsinore.