22/4/07

Inland Empire, de David Lynch

Como Takeshis de Kitano, como IZO de Miike, Inland Empire de David Lynch es la muestra de cómo un autor puede desligarse de las convenciones comerciales y realizar una obra personal y hermética que constituya en sí misma, evitando cualquier tipo de interpretación subjetiva por parte del espectador, una experiencia cinematográfica asombrosa.



Menuda frase para iniciar la crónica... ¿es así como debe comentarse Inland Empire?, es más, teniendo en cuenta que Lynch apela a la pura subjetividad de cada espectador para interpretar la película, ¿se puede obtener a través de todos los comentarios vertido en torno a ella algo en común, un concepto que los unifique?
¿pesadilla? ¿terror? ¿comedia?
¿es Inland Empire una obra maestra?



Puede.
Puede que una obra maestra cinematográfica de nuestro tiempo se acerque conceptualmente a lo que Lynch nos muestra en Inland Empire. Puede que desdeñar en cierta manera la pureza técnica y decantarse por formatos más económicos y manejables, apunte a señalar como predominante en la película el aspecto narrativo.
El aspecto metanarrativo.




Inland Empire es metacinematográfica:

Una mujer (¿encerrada en una habitación?) llora mientras ve la televisión. En la televisión una sit-com absurda protagonizada por conejos antropomórficos es sustituida por la imagen de una mujer que avanza por la calle y llega a casa de Nikki Grace. Es invitada a entrar y con un acento centroeuropeo que recuerda al de Bela Lugosi en las películas de Ed Wood, le enseña a Nikki donde estará ella, la actriz, dentro de dos días cuando reciba la noticia de que ha sido escogida para participar en una película dirigida por Kingsley Stewart.




En diez minutos de película se ha roto en varias ocasiones el hilo narrativo y el temporal: Lo que vemos es lo que la mujer ve en la televisión ( es posible, no hay certezas); los conejos no tienen nada que ver con la historia de Nikki (aparentemente) así que suponemos cuando vemos a la mujer centroeuropea avanzar por la calle que esa escena corresponde a la “realidad cinematográfica” es decir, consideramos, sin estar invitados a ello, que lo que sucede, es el hilo narrativo principal. Sin embargo Lynch ya nos advierte de que eso puede ser cierto o no, pero que cada vez que supongamos adquirir una certeza narrativa desmontará nuestros argumentos con una ruptura.
Temporal en esta primera ocasión.



Y es curioso que se cite como referente a Persona de Bergman, película con la que Inland Empire tiene bastante conexión, pero se olvide citar la última parte de 2001, una odisea espacial, cuando Bowman ingresa en el Monolito. En la primera ruptura temporal, cuando la mujer le señala a Nikki donde estará dentro de dos días, y en una escena posterior donde en una habitación blanca aparece un espectral conejo, la cámara se sitúa o avanza como en esos instantes de la película de Kubrick.



¿
Kingsley Stewart = Stanley Kubrick?
¿Es un nuevo elemento de especulación en torno al sentido de Inland Empire?
¿Pretende ser tan hermética como 2001?
¿Importa?
Si tuviera que encuadrar la película de Lynch en algún género lo haría en el de la comedia. Al menos me divertí mucho viéndola. Inland Empire es un juego inquietante de los que sólo Lynch es capaz de plantear. Una diversión llena de oscuridad y silencios donde el absurdo y lo angustiante impacta con fuerza.




Creo que no se debe hablar de Inland Empire, no se debe hablar del método de extorsión de Harry Dean Stanton, ni de la mirada perdida de K., ni de la transformación de Laura Dern a través de sus múltiples personajes (¿o es sólo uno?), ni de la habitación 47, ni del circo, ni del fantasma, ni de la habitación cerrada, ni de la japonesa con peluca rubia y su mono que lo llenaba todo de mierda...



Creo que no se debe hablar de Inland Empire, no se debe intentar explicarla. Hay que disfrutar de su visionado una y otra vez. Yo creo que Lynch lo ha conseguido, se ha superado a sí mismo. Quiero volver a verla... y la siguiente... y la siguiente.




Las fotos están sacadas de los trailers que circulan por Internet... algún día me compraré el DVD ( y esta vez va en serio)

12 comentarios:

j. dijo...

Yo también me reí mucho viéndola, pero también la padecí a ratos. Mónica salió del teatro con dolor de cabeza.

Hay que comprar el DVD, sí.

Natalia Book dijo...

No he leído el comentario porque estaba esperando a ver si un cine la pone en esta autonomía de segunda en la que vivo.
Pero mira, casualidad, precisamente hoy la he encontrado en un cine de un pueblo. Pero no la ponen hasta finales de mayo.
Maldita suerte la mía.
Saludos

Daniel Quinn dijo...

Muy interesante lo que dices de Kubrick, no había pensado en ello. Aunque en cierto modo parece casi lo contrario: frente al orden, preciosismo estético y control absoluto de Kubrick, la fealdad, el caos, y la irresistible libertad de INLAND EMPIRE.
También en el sentido del humor son ambos muy peculiares, aunque quizás Lynch más agudo e irónico. Será porque no se toma demasiado en serio, todo lo contrario que el bueno de Stanley... Por cierto, ¿no dijo Kubrick alguna vez que su película preferida era Cabeza borradora?
Y volviendo a la película, además de muy divertida, también tiene algunos de los momentos de cine de terror más puros e intensos que yo recuerde. Terror creado por el cine y cine creado para el terror, ahora más que nunca, aunque tengamos que llorar al comprender que nuestra vida no es más que una horrenda ficción.
Un saludo!

Mario Salazar dijo...

Me gusta pensar que Lynch sabe lo que hace, que le otorga significados a sus películas. Varios y raros pero existentes.

Me decepcionaría si fuera sólo un juego de falsos objetos alrededor y una cinta en realidad vacía.

MARIO

Alvy Singer dijo...

Yo creo que se ha llevado al límite. Un poco como Murakami con kAFKA pero a lynch le sale siempre todo mejor. O no, es que yo a veces...

Enrique Ortiz dijo...

Sin haberla visto, disfruto con su magnífica reseña, repleta de hallazgos. Un saludo.

Portnoy dijo...

Una cosa que me asombró era el respetuoso silencio que había en la sala. Parecía que asistíamos a un evento religioso o algo así.
En fin, gracias por vuestros comentarios y disculpadme por no haberos contestado antes.
La verdad es que no era la reseña que quería hacer. Hubiese querido escribir, reescribir, la película... sobre todo porque opino que no se debe, no se puede hablar de ella.
Daniel ¿viste el corto de Lynch para Lumiere et cía? Eso si era terror concentrado en 30 segundos.
Lynch es genial.
Un saludo y muchas gracias por vuestros comentarios.

Anónimo dijo...

En mi opinión, Inland Empire es una obra maestra. Pero difiero de la opinión de Portnoy respecto de que no se puede o no se debe hablar de ella. Creo, sin embargo, que hay que ver la película varias veces para captar detalles y hacer conexiones que sería imposible percibir la primera vez que se ve. Particularmente, he visto la película cuatro veces (en proyecciones especiales; dudo mucho que se estrene comercialmente) y puedo decir con certeza que la película tiene una estructura narrativa impecablemente lógica (tanto o más que Mulholland Drive la otra joya lyncheana tristemente menospreciada) y que prácticamente no deja cabos sueltos. Supongo que cabe la posibilidad de que la película sea un caos y sea yo quien en mi afán de entenderla le otorgue una lógica que no le es inherente. Aún si éste fuera el caso, tendría que agradecerle a Lynch la posibilidad de que sus películas no constituyan sólo enormes goces estéticos sino también intrincados retos intelectuales. Creo que la clave para entender la película está en reconocer que la protagonista NO es Nikki sino la chica que ve la televisión. Un sólo detalle: noten que es un mismo actor quien interpreta al esposo de Nikki, al esposo de Sue y al esposo de la chica que ve la televisión. Saludos a todos los lyncheanos y felicidades a Portnoy (a quien no tengo el gusto de conocer) por su blog.

Desde CU, México

Francisco

Pablo Di Luozzo dijo...

Dos poemas (o poemas en dos partes), en Irreferencias, inspirado y basado en INLAND EMPIRE, de David Lynch: http://irreferencias.blogspot.com/search/label/INLAND%20EMPIRE

Lula dijo...

Yo la vi ayer, por fin, gracias al pase en la Filmo de Barcelona.
Los 185 minutos volaron, me atrapó desde que salieron los conejos... Lynch es fantástico, imprescindible y genial.
La repiten el sábado y estoy por volver a ir.
Como se ha dicho, hay que verla y verla y verla.

Besos del robot

Portnoy dijo...

Lula, no abuses de Lynch.
:-)

Andrea Pérez Ulloa dijo...

Me parece que estás en lo correcto al mencionar que Lynch se ha dedicado a construir un estilo alejado de lo comercial y le ha quedado excelente. Inland Empire ha mostrado lo que David Lynch es, un gran artista en cuestiones fílmicas y conceptuales, creo que ha sido uno de sus mejores trabajos, ha buscado a Justin Theroux para ser uno de los actores principales y creo que ha sido del todo acertado, ahora el actor está en la segunda temporada de The Leftlovers, una serie original de HBO, igual de interesante que la película. :D