26/11/06

Homenaje a Alain Resnais, de Julio Cortázar



tras un pasillo y una puerta
que se abre a otro pasillo, que
sigue hasta perderse



desde un pasaje que conduce
a la escalera que remonta
a las terrazas



donde la luna multiplica
las rejas y las hojas



hasta una alcoba en la que espera
una mujer de blanco
al término de un largo recorrido



más allá de una puerta y un pasillo
que repite las puertas hasta el límite
que el ojo alcanza en la penumbra



por un zaguán en el que hay una puerta
cerrada, que vigila un hombre



en una operación combinatoria
en la que el muerto boca abajo
es otra indagación que recomienza



ante un espejo que denuncia
o acaso altera las siluetas

4 comentarios:

Alvy Singer dijo...

Triplete de postazos ¿eh? Fas-ci-nan-te. Me encanta el de Cortázar y Resnais, de hecho ahí tenemos germenes de futuras piruetas (o quizá posteirores) de Barth y Coover (sesión de cine, se llamaba el libro)¿no?

Me lo del.icio.seo.

¡Un saludo!

MAQUIS dijo...

Hola, me gustó mucho el blog, buena fotografía y contenido, te dejo saludos y te invito a mirar el mio, es nuevo aún pero está en proceso, suerte! chao!

conde-duque dijo...

Impresionante, sí señor. Un aplauso.

Portnoy dijo...

Alvy, no conozco ese libro del que hablas... ¿puedes dar más pistas?
:-)

Gracias por vuestros comentarios, pero ya sabéis, el mérito es de otros... de Cortázar, de Resnais...