18/9/06

Hasta que te encuentre, de John Irving

Como dijo Fresán en su reseña :
“Se puede pensar en Hasta que te encuentre como en un John Irving’s Greatest Hits”

Las cosas hay que aceptarlas como vienen... tal vez no sea demasiado elegante comentar un libro sin haberlo terminado, pero debo aceptar que Irving me ha derrotado, pero de aburrimiento. Yo creo que Fresán quiso ser indulgente diciendo que Hasta que te encuentre es un grandes éxitos de Irving. Lo que es, sin más, es una proceso de reescritura de algunos de los mejores momentos de sus anteriores novelas. Por lo que llevo leído, hasta que he sido derrotado en la página 370 de las mil y pico que tiene la novela, Hasta que te encuentre recurre a temas y situaciones ya desarrollados, y me atrevería a decir que con mayor éxito, en, sobre todo, El mundo según Garp y El hotel de New Hampshire, sin duda dos de sus mejores novelas.
Las anteriores novelas de Irving, La cuarta mano y Una mujer difícil, ya apuntaban a esa tendencia de recurrir a los temas que le han dado buenos resultados, y no me refiero sólo a económicos, también literarios. Pero en Hasta que te encuentre la recurrencia temática, que es una de las grandes armas de los buenos narradores, aparece gastada, repetitiva, sin fuerza narrativa. La iniciación sexual de Jack Burns, aunque llevada hacia los extremos, no tiene la fuerza de la de los hermanos de El hotel
de New Hampshire, sin contar con que es a todas luces inverosímil... pero no exigimos verosimilitud si el relato merece la pena; no dudo que la lucha y los tatuajes sean cuestiones que apasionen a Irving, pero hace falta mucho más que hablar de ellas para interesar al lector.
En realidad, lo que ocurre en Hasta que te encuentre es que Irving traiciona a Dickens, su referente literario principal: El único personaje verdaderamente dickensiano de la novela (por lo que sé hasta ahora) es el padre ausente, o entrevisto fugazmente, y es abandonado narrativamente. Sin su presencia, o sin la obsesión por su ausencia, la novela se convierte en un largo paréntesis con un interés limitado, sobre todo para aquellos lectores que conocen todos los trucos del autor.
Si Un hijo del circo sorprendió en su momento al enmascarar bajo una historia inusual las obsesiones literarias de Irving, haciendo de esa novela un buen ejemplo de cómo, siguiendo la misma línea narrativa se puede ser original, el resto de sus novelas olvidan esa originalidad y tienden a una uniformidad formal y argumental que culmina en Hasta que te encuentre.
Prometo leer la novela hasta el final (Hasta que encuentre a Irving) y corregir esta reseña si es necesario.
Hasta entonces leed a Fresán, es más amable que yo:

Algunas cosas que me contó John Irving

6 comentarios:

Memphis Blues dijo...

Fuí seguidor de Irving hasta "La cuarta mano". Ahí me cansé un poco y no pude acabar la historia. Por eso tenía dudas sobre si leer "Hasta que te encuentre". Creo que ahora lo tengo claro, pero ¿se ha acabado Irving? Esperemos que publique algo que merezca la pena. Pero claro, o acabo "La cuarta mano" y leo "Hasta que te encuentre o no sabré si la próxima novela es mejor. Ah, el horror, viejo Conrad, el horror.

Alicia Liddell dijo...

El último Irving es más de lo mismo y más largo, más tedioso, más inverosímil, más grotesco.

Alguna pincelada es buena, la reflexiones sobre la memoria. Si lo que recordamos es lo cierto o lo que nos dicen que recordamos, pero bueno, francamente, milypico páginas para historias que ya nos ha contado varias veces es un abuso.

Ni siquiera los personajes excéntricos que pueblan sus novelas ya consiguen ser originales.

Mis favoritas de Irving fue "Oración por Owen" y "Una mujer difícil" aunque, por ser la primera que leí, tengo un gratísimo recuerdo de "El mundo según Garp".

Alvy Singer dijo...

A mi me encantó el mundo según Garp y El hotel de New Hampshire lo demás de Irving no me llama, quizá The door in the floor.

me fío de vd.

Anónimo dijo...

Desde luego es poco elegante (por no decir otra cosa) reseñar un libro sin haberlo leído. Y más precisamente éste, en que el final es tan importante. Pero bueno, será que queda guay.

Anónimo dijo...

Una lástima que el internet ha permitido que la gente sin criterio haga comentarios como si supiera. Uno no lee para descubrir las estructuras narrativas, sino para disfrutar. Usted suena como un envidioso con aspiraciones literarias, que cuando entra en materia de trabajo no puede ser otra cosa que mediocre. El día que sea capaz de escribir una sóla página como Irving o como otro, comente,pero primero aprenda antes que si quiere ser tomado en serio y respetado, en la medida en la que alguien como usted pueda llegar a ser respetado, debe leer por completo algo antes de emitir un juicio, por demás "teenager". Dejándolo con su innegable rencor social, alquien que pasaba por aquí.

Portnoy dijo...

Sí, es una lástima que internet ha permitido que la gente sin criterio haga comentarios como si supiera. No tienes más que releer el tuyo.