27/9/05

decíamos...

Como íbamos comentando las convenciones matemáticas se adoptan por su utilidad al igual que las convenciones literarias:

Mátira cóscora látura cal
Torcalirete, Turpolireta,
Lámbita múrcula séxjula ram,
Turpolireta frindela mu gay.


son los primeros versos de un "poema narrativo" de José Bastida en La saga/fuga de J. B. de Gonzalo Torrente Ballester. El sistema empleado para su composición es ampliamente explicado en la novela. No hay caos, ni azar, sino un sistema lógico perfectamente diseñado:

"¿Y no le da pena que su poesía no la pueda leer nadie?" "Eso es precisamente lo que busco." "¿Entonces?" Bastida hizo un esfuerzo como si fuera a confesar un crimen. "Lo que digo en mis versos es de mi exclusiva incumbencia. No le importa a nadie y encuentro ofensivo para los demás proponerles su lectura."


La poética de Bastida está fundamentada teóricamente, es perfectamente lógica y comprensible en sí misma. Sin embargo "no la puede leer nadie." Le falta el aspecto práctico que debe hacer que todo sistema con su propias reglas sea aceptado por un gran grupo de personas. Como ocurre con las matemáticas, que en ese aspecto no me parecen demasiado distintas de la literatura.
Sólo dentro de un sistema estructurado rígidamente son posibles las excepciones:
... agiliscosos giroscaban los limazones...