10/11/15

Kenzaburō Ōe, El grito silencioso (fragmento)

—¿Los escritores? Es verdad que dicen cosas que se aproximan a la verdad, y que siguen viviendo sin que los maten a golpes y sin volverse locos. Esos individuos engañan a los demás con el entramado de su ficción. Pero lo que esencialmente mina la tarea de un escritor es el hecho mismo de que, una vez ha conseguido imponer un entramado de ficción, puede decir cualquier cosa, por muy horrible, peligrosa o vergonzosa que sea. Por muy seria que sea la verdad que dice, siempre tiene presente que en la ficción puede decir lo que quiera, por lo que es inmune desde el principio a cualquier veneno que contengan sus palabras. Y, a la larga, esto se le transmite al lector, quien se forma una pobre opinión de la ficción al considerarla algo que nunca llega a penetrar hasta los arcanos más profundos del alma. Mirándolo de esta manera, la verdad, en el sentido en que yo la imagino, no está presente en nada escrito o impreso. A lo sumo, todo lo que puedes encontrar es un escritor que dé un salto en la oscuridad al tiempo que pregunta: «¿Puedo decirte la verdad?».

Kenzaburō Ōe, El grito silencioso. Traducción de Miguel Wandenbergh para Anagrama.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Oé es un escritor del siglo 19: sus ideas, su forma de narrar, sus intempestivos y ridiculos excesos, su prosa prosaica. Una caricatura nipona de Dostoiesky...En fin, un nobel muy merecido

María Belén Montoro dijo...

Precioso fragmento. Dan ganas de leer más :)