9/1/15

A vueltas con Beckett

Escribo un post que título Samuel Beckett, el último humanista, cuando la biografía de Cronin se titula realmente "Samuel Beckett, el último MODERNISTA"
¿Qué clase de lapsus es ese?
Obviamente no estoy muy de acuerdo con lo de Modernista y sí mucho más con el Humanismo de Beckett... o con los restos de humanismo que conservan sus personajes.
Pero debe haber algo más.

Olvidé copiar un fragmento que demuestra como debe una persona enfrentarse a los verdaderos genios:

Aidan Higgins, escritor irlandés, a través de John Beckett, primo de Samuel concertó una cita con el autor de Molloy.
"Higgins estaba intrigado: el hombre al que iba a conocer podría ser Demócrito o podría ser Heráclito, el hombre que dice no o el hombre que dice sí. Lo cierto es que no fue ni lo uno ni lo otro. Higgins estuvo muy nervioso, mientras que Beckett estuvo cortés, cordial, considerado, 'incluso de una forma devastadora'. Tanto fue el nerviosismo de Higgins, sin embargo, que en un momento dado tuvo que ir a vomitar al lavabo, al baño. Le pareció una reacción apropiada tras conocer a Beckett, cuya cortesía y consideración fueron casi excesivas, imposibles de soportar"

De la traducción de Miguel Martinez-Lage, para la editorial La Uña Rota.