21/1/14

Trayectorias

¿Cómo darle a esto cierta coherencia? De hecho lo único que pretendo es insertar unas cuantas fotos que implican a los autores de las mejores novelas (o no) que he leído estos últimos tiempos. Y las fotos tienen que ver con una especie de casualidad.
Todo empieza con un post de Bernardo Luis Munuera en La manía de leer sobre Vollmann


Cuando recibí la copia de la entrevista publicada en el número 142 (Noviembre de 1995) de la revista Quimera una de las cosas que me llamaron la atención (aparte de la coherencia de sus declaraciones como escritor y el agradable shock que me produjo la mención a Galdós como influencia) fue el hecho de que Vollmann posase en territorio conocido, Las Ramblas de Barcelona.



Tal vez sea porque estoy lejos de esas calles ahora, pero sentir que mis trayectoria y las de Vollmann se aproximaron alguna vez me hizo sentir bien. 
Y esto no tiene nada que ver con nada.
Luego pensé en todos los sitios en los que Vollmann ha estado y en las sorprendentes mutaciones de su persona.









Entonces recordé que Gaddis también pasó por España, como el personaje principal de Los reconocimientos:



Bueno, esto no va a ninguna parte, ni pretendía hacerlo.
Pero ahora estoy leyendo Esto no es una novela de David Markson (Por cierto, Hanna O. Semicz ha escrito brillantemente sobre esta no-novela de Markson)

Escribe Markson: "William Gaddis murió de cáncer de próstata"
Él conoció a Gaddis.


Markson murió.
Todas esas trayectorias coincidentes tanto reales (como las de Markson y Gaddis) como imaginarias (las mías y las de Vollmann) se diluyen tras la muerte. De eso hablaré cuando termine Esto no es una novela.

Editado una semana después:
Abrumado por la cantidad de muertes que pueblan las páginas de Esto no es una novela olvidé mencionar la nota de Markson que nos devolvía al principio del post, a esa Barcelona por la que han transitado escritores y artistas, trayectorias perdidas en el tiempo que se han cruzado con las mías, o no.
En fin:
"Una vez a W.H. Auden lo arrestaron por orinar en una plaza pública de Barcelona"

5 comentarios:

Trayectos ciegos dijo...

Muy buena entrada, ingeniosa y circular. Un abrazo. Elisa.

Me alitero dijo...

A mí siempre me han gustado las fotos de los escritores. Son rarísimas, ¿no? Un tío ahí parado que te mira; y tú le miras y te preguntas,¿dónde está su obra?, ¿delante o detrás de esa imagen? Recuerdo -vagamente, eso y que no me voy a levantar a buscarlo- un relato de Bolaño en el que el narrador está sentado en una aldea abandonada en África, en una especie de lugar-fin-del-mundo o donde-Cristo-perdió-la-chancla, y repasa desde esa nada un catálogo de fotografías de escritores. Luego he pensado en aquello de Unamuno borrando a Cervantes del Quijote y lo que le denunció Borges, que hacer algo así era espiritualizar al Quijote; que debe ser como negar una parte de aquello que también fue, Cervantes, y aquello que ahora podría ser, un lector cualquiera. No he llegado a una conclusión, pero me ha parecido muy poética tu entrada. Un saludo.
Javier

Joan Flores Constans dijo...

¿Hay alguna manera de conseguir una copia de esa entrevista en Quimera?

Portnoy dijo...

Gracias, Elisa, Javier por vuestros comentarios. Yo tampoco llego a una conclusión... bueno, quizás sí, pero eso será cuando comente Esto no es una novela de Markson.
Joan, ponte en contacto con Blumm en
http://lamaniadeleer.com/

Un saludo

Joan Flores Constans dijo...

Gracias.