19/6/10

Impressions d’Afrique, de Raymond Roussel

Vers quatre heures, ce 25 juin, tout semblait prêt pour le sacre de Talou VII, empereur du Ponukélé, roi du Drelchkaff.

Bienvenidos a la ceremonia de coronación de Talou VII, donde presenciaremos despiadadas ejecuciones, emocionantes pruebas y asombrosas demostraciones de invenciones, técnicas y artes que nos dejarán con la boca abierta. Un artificio, cierto, un constructo, en su primera parte, basado en oscuras relaciones entre palabras que sirve de excusa para que, en su segunda parte, se desarrolle una narración fantástica, acrónica, dislocada.

Ir a Les lettres du blanc sur les bandes du vieux billard para entender como funciona la maquinaria rousseliana.

O leed a Foucault:

"Es posible que, por debajo del procedimiento revelado en el texto último (Comment j’ai écrit certains de mes livres), haya otra ley que establece su reino más secreto y una forma totalmente imprevista. Esta estructura sería, exactamente, la de Impressions d’Afrique o la de Locus Solus.: las escenas representadas sobre el escenario de los Incomparables, o las maquinarias del jardín de Martial Canterel, tienen una explicación aparente en un relato —acontecimiento, leyenda, recuerdo o libro— que justifica sus episodios; pero la clave real —o en todo caso otra clave en un nivel más profundo— abre el texto en toda su longitud y revela, por debajo de tantas maravillas, la sorda explosión fonética de frases arbitrarias. Tal vez, después de todo, la obra en su totalidad esté construida sobre ese modelo: Comment j’ai écrit certains de mes livres desempeñaría así el mismo papel de la segunda parte de Impressions d’Afrique o los pasajes explicativos de Locus Solus, ocultando, con el pretexto de una revelación, la verdadera fuerza subterránea de donde brota el lenguaje".

Michel Foucault, Raymond Roussel

Es complejo.
Hay dos opciones de enfrentarse a Roussel: Intentando descubrir los engranajes del experimento narrativo o dejarse llevar por la historia que nos cuenta. De hecho Comment j’ai écrit certains de mes livres, el libro donde Roussel desvela su método de trabajo, debía ser publicado tras su muerte. Es decir que, mientras vivió, sus novelas, poemas y obras de teatro carecían de esa dimensión experimental y sólo podían ser leídas a través de la segunda opción expuesta. Aún así, a base de intentar la lectura sin indagar en sus detalles, dejándome llevar por la narración, creo que nadie pudo haber leído las obras de Roussel sin sentir esa sensación de extrañeza sublime que emanan sus textos y, también, la frialdad derivada del rígido juego de palabras que conlleva la deshumanización del texto.


Volvamos a Foucault:

"Si Comment j’ai écrit certains de mes livres hace visible el procedimiento, es efectivamente porque está adosado a otra cosa (…) Esa “otra cosa”, ese lenguaje subyacente, visible e invisible en el texto “secreto y póstumo”, es el secreto de que debe ser póstumo, y de que la muerte desempeña en él la función de palabra inductora. Y es por tal razón que, después de esta máquina, no puede haber ninguna otra: el lenguaje oculto en la revelación sólo revela que más allá no hay más lenguaje y que lo que habla silenciosamente en ella es ya el silencio: la muerte está agazapada en ese lenguaje último que, al abrir finalmente el ataúd esencial del telar, sólo encuentra el vencimiento de su plazo".

Y para más información: Hermes Salceda; La désagrégation du langage et du monde dans Nouvelles impressions d’Afrique

La primera parte de Impressions d’Afrique ocurre en la plaza cuadrada de Ejur donde un grupo de europeos, que se llaman a sí mismos Los Incomparables, han edificado escenarios, una réplica en miniatura de La Bolsa de París y extrañas estructuras en forma de monumentos a tamaño natural, que se han sumado a los adornos propios de la plaza, la palmera y el árbol del caucho, los sicomoros que la bordean con las cabezas de los enemigos de Talou clavadas en ellos.
Y se inicia la descripción de los prodigios.
Ahora sabemos que es un artificio que obedece, en vez de a leyes narrativas como sería de esperar, a la menor unidad literaria, la palabra. Locus Solus, Impressions d’Afrique, se basan en juegos de palabras.
Olvidémoslo. Esa era la revelación póstuma de Roussel. Leamos como debieron hacerlo en vida del autor.
Narrativamente Impressions d’Afrique produce una asombrosa extrañeza. Los interrogantes se suceden: ¿Por qué debe la bella Louise Montalescot depositar su vida en la habilidad de su urraca?, ¿quienes son todos esos europeos, científicos, artistas, inventores, escritores, acróbatas, pirotécnicos, demostrando sus habilidades ante el Rey Talou?, ¿de dónde han salido tan dispares personas y qué hacen en África?
A mitad de la novela los fastos terminan y tanto ejecutantes como espectadores, incluido Talou a quien están dedicados, se sienten satisfechos.
Entonces el narrador empieza a desvelar uno a uno hasta el mínimo detalle de los enigmas planteados en la primera parte. En cierta manera volvemos sobre ellos pero en esta ocasión siguiendo una línea temporal y consecuente respecto a los hechos.
La novela es un espejo que se pliega sobre sí mismo por las páginas centrales.
Entonces entendemos los motivos.
Y podemos captar la grandeza trágica de la historia de Louise Montalescot a quien vimos titubear al inicio del libro con su urraca en el hombro.
Y eso aleja a Impressions d'Afrique de Locus Solus en cuanto a la deshumanización de los cuadros que plantea Roussel.
Y esa humanización del artificio, la interrupción de lo épico y lo trágico en el frío constructo, nos empuja de nuevo al inicio del libro, como si Impressions d’Afrique no pudiese acabar jamás. Una novela como espejos enfrentados reflejándose hasta el infinito.
Y ahí estamos nosotros, afortunados lectores, disfrutando de una obra única.


Impressions d’Afrique on line

Comment j’ai écrit certains de mes livres