16/1/10

Bakjwi (Thrist), de Park Chan Wook

Qué gran palabra. Fornicar (*) (2ª Parte)

Al parecer no sólo fornican los cineastas españoles invitados a dar clase en la Universidad de Providence (¿Brown?(**), ¿Miskatonic?(**)). También fornican los sacerdotes católicos coreanos convertidos en vampiros.
Y poco más que eso es la película de Park Chan Wook. Un resumen convertido en nube de conceptos daría como resultado: Vampiro católico fornicando.
Sí, la fotografía, sí, Park Chan Wook es un gran cineasta, sí, la puesta en escena, sí, los actores, pero…
Hagamos una cosa. Olvidemos esta película. Ya le perdonamos al director la del Cyborg que, al menos, tenía su gracia. No le perdonemos otra vez.Olvidemos. Hagamos ver que esta película no pertenece a su filmografía, neguemos esta película de vampiros pueblerinos casposos y esperemos que la siguiente sea mejor (si fuese peor sería todo un hito en el declive cinematográfico)
Ni me molesto en colgar una imagen de la película. Ni me molesto en destacar la posibilidad de inspirarse en cierto tipo de literatura realista europea. No, que Galdós, Queirós o Balzac, no figuren junto a Park Chan Wook, el director al que le falta una película: Thrist


(*) Pronúnciese con la voz de Sir John Gielgud en Providence, de Resnais.
(**) "In Deo speramus"
(***)"Ex Ignorantia Ad Sapientiam; Ex Luce Ad Tenebras"

3 comentarios:

abbascontadas dijo...

Thirst es aburridísima, y cuantas más vueltas da la cámara y la trama, más aburrida.

Max Besora dijo...

un gran blog,felicidades. es usted bienvenido a "Hotel Fraternitat", le recibiremos con los brazos abiertos. bye.

babel dijo...

Vale, le primera parte se hace larga, abusa de las escenas sexuales y hay mucha paja narcisista, pero se deja ver. Con muchos ratos huecos pero no está mal para lo que circula por ahí del género. Aunque seguramente sea lo peor del coreano.

Un saludo.