31/3/09

Locus Solus, de Raymond Roussel (I)

(...) Locus Solus es también un paseo por ese Lugar Solitario que es la propiedad monumental de Martial Canterel, un itinerario iniciático a lo largo de una tarde en la que este científico va mostrando a sus invitados los inventos y máquinas solteras que pueblan la villa de Montmorency, rarezas e invenciones que a medida que avanza la narración van haciéndose cada vez más geniales. Y así, por ejemplo, tras un martinete formado por un mosaico de dientes y un enorme diamante de cristal relleno de agua en la que flota una chica que baila, un gato sin pelo y la cabeza conservada de Danton, llegamos al pasaje central, el más inolvidable, el que nos persigue muchos años después de haber leído este libro: la descripción de ocho escenas que tiene lugar en una enorme galería acristalada. (...)
Regreso a Locus Solus, Enrique Vila-Matas

Leyendo el terrible capítulo cuatro de Locus Solus recordé el corto de 54 segundos rodado por David Lynch para el film Lumière et Compagnie, tal vez porque la cámara se pasea lateralmente por un escenario que de alguna manera entendemos que ocurre tras un muro de cristal. O tal vez, porque Roussel anticipa con su inventiva la esencia del cine.

Sombras animadas.

8 comentarios:

José Montalvá dijo...

Roussel es un extraterrestre de lo más simpático; y su método de escritura la marcianada del siglo (del siglo XX)... me interesó porque era el favorito de Marcel Duchamp, pero en mi opinión no dice nada, ni siquiera apela a las regiones ocultas y furibundas del subconsciente sino a una mecánica aleatoria, y sin embargo, tampoco es dadá; Roussel es Roussel, un marciano que vino para enseñarnos que el lenguaje es juego y no dice nada, yo qué sé...
un saludo

Esther dijo...

Locus solus es uno de esos libros que figura en mi lista de querencias después de saber que para Vila Matas fue casi una rebelación, y del que dijo "la obra que me descubrió que en novela era posible todo, lejos de cualquier dogma o imposción. El libro que menos prestaría de toda mi biblioteca. Creo que con él aprendí a escribir." Llegará, no sé cuándo, pero llegará.

Esther dijo...

ooops se me fue la b

por favor, que no conste en acta.

Portnoy dijo...

No constará, Esther.
:-)
Eso sí, paciencia porque el libro es difícil de encontrar.
Yo creo que sí dice algo, José: Que la máquina de ficcionar funciona incluso bajo normas rígidas. Creo que hay que situarla en su época, finales del siglo XIX, y contextualizarla en el ámbito de la industrialización inmisericorde, con las máquinas como símbolo del futuro.
Eso sí, era un marciano. Ojalá hubiese más como él.
Un saludo y gracias por vuestros comentarios

Javier Moreno dijo...

Me lo regalaron en francés cuando llegué a Lyon. Me dijeron que es el predecesor más aventajado de Oulipo.

Tendrá que esperar hasta que mi francés progrese un poco, supongo.

el ascensorista dijo...

Cierto lo que señala Portnoy, creo que desde la edición de Seix Barral -con planos de la finca y de las "invenciones" de Canterel en un fantástico anexo- no ha habido otra. Tal vez sea posible encontrar Locus Solus en librerías de viejo. De todas formas, Esther, Siruela tiene editada Impresiones de África el otro artefacto rouselliano que incluye también el fundamental "Comment j'ai écrit certain de mes livres" que viene a ser algo así como la última broma o revelación rousselina enviada a su editor poco antes de morir. La edición de Siruela, además, incluye algunas fotografías de interés, la caravana...

De todas formas, a quien le interese Roussel no puedo dejar de recomendarle "Autos relativos a la muerte de Raymond Roussel" de Sciascia y en el que el siciliano, partiendo de las misteriosas circunstancias de la muerte de Roussel y del examen del expediente judicial, llega a unas asombrosas conclusiones (o insinuaciones).

Un saludo rousseliano.

Pd: Roussel y lo que significa sigue siendo un desconocido en Españal, lo habitual aquí es encontrar Impresiones de África en la sección de libros de viajes...

Esther dijo...

Conozco tal complicación, de ahí la carencia de mi querencia. Es una lástima que, libros como este, no puedan ser adquiridos ni tan siquiera en una biblioteca pública. Buscaré en una librería de viejo.

Anónimo dijo...

Que tal, dispongo de una edicion
de Locus Solus editada por seiz barral
y una de impresiopnes de africa por de la flor
no he encontrado
como he escrito alguno de mis libros
lo han leido?