12/1/09

La casa de los encuentros, de Martin Amis

Hace tiempo que quería hablar sobre el tema o, se podría llamar así, mi problema con la literatura inglesa
(pero qué es en el fondo la literatura inglesa. Y, lo que me atañe directamente, a quién le importa si tengo problemas con los ingleses o conmigo mismo o con las lecturas que elijo o nada de nada)
Un día (está por ahí, en el índice ) despotriqué contra el gastado, manido y aburrido realismo mágico del que abusaba Rushdie (con lo interesante que fue Furia, Shalimar el payaso es una birria, con muchos colorines y especias exóticas, sí, pero insufrible)
También hablé (creo, el índice sigue ahí, podría comprobarlo… pereza… a veces pienso que escribo sobre temas de los que finalmente no digo nada, pero quedo convencido de que sí lo he hecho) sobre McEwan y sus, a mi entender, fallidos y sobrevalorados últimos trabajos, Expiación y Sábado (no, no he leído Chesil Beach… y no creo que lo haga… no me atrevo): La trama de Sábado era digna de un soporífero telefilm de tarde de (¡vaya!) sábado; el artificio literario de Expiación era demasiado evidente y ( no hay otra manera menos redundante de decirlo) artificial. Prefiero de Expiación la parte que se desarrolla en el campo de batalla durante la Segunda Guerra Mundial, en la que McEwan hace un alarde descriptivo muy interesante. Esa parte es la menos apreciada en líneas generales… o al menos esa sensación tuve leyendo por ahí.
Ya basta (al menos para mí) de McEwan.

Al final me decido a escribir sobre el tema a causa del especial de Babelia en el que se escogieron los libros más destacados de 2008. Hay que visitar El síndrome Chéjov y leer la entrada Babelia: Ponga una lista a su mesa , para confirmar que la cuenta de la vieja es muy útil cuando tienes intenciones tendenciosas.

Lo que queda bastante claro es que alguien (o algunos alguien sabiamente organizados) está sabiendo vender muy bien parte de la literatura inglesa, léase Amis, McEwan, Rushdie (recordemos que la literatura inglesa abarca muchas nacionalidades) o Hornby por poner algunos de los nombres más destacados. Sí, se venden bien. Habría que saber que los diferencia a ellos de Byatt, Boyd o Ishiguro para que éstos, de una calidad literaria indiscutible si no superior a la de los “intocables”, no sean promocionados en igualdad de condiciones. Cosas del marketing y los conglomerados empresariales de opinión.
Supongo.
Los mismos que amañan los resultados de una encuesta de libros más destacados de 2008.
Supongo.

Bien… ¿y el libro que da título al post?
La casa de los encuentros. Lo primero que me pregunto son los motivos, aparte de los obvios, de Amis para escribir una banalidad como ésta. Luego me pregunto, y lo hago con toda sinceridad, acaso Amis no ha leído a Solzhenitsyn, ni a Primo Levi, ni a Kèrstez… y, la carencia más flagrante, ¿no ha leído Vida y destino de Vasili Grossman?
Qué triste, pálida y mediocre es La casa de los encuentros en comparación con Vida y destino

Dejando aparte las miserias del campo de concentración, ¿no ha leído Amis La señorita Smila y su especial percepción de la nieve de Peter Høeg en la que el frío es un elemento que se siente en cada una de sus páginas?. Da la sensación que para Amis el frío en La casa de los encuentros es un elemento decorativo que basta con mencionarlo para olvidarlo después. Pero lo peor es que todo lo demás también parece meramente decorativo. Así que la historia se reduce a un (de nuevo) artificio con pretensiones nabokovianas que no trasciende del decorado borroso que nos presenta el autor.

Yo no acabo de entender esta magnificación de cierto tipo de narrativa inglesa, esta sobrevaloración de obras que llamaremos “normales” para no ser demasiado peyorativo, este juego de intereses que nos salpica, por ejemplo como lectores de El País, y que conduce a callejones sin salida y que no aportan nada. A la narrativa, quiero decir. Para la edición supongo que será un interesante negocio.





Edito para añadir los interesantes artículos que sugieren Blumm en los comentarios y Manuel Vilas en su blog:
Babelia y los mejores libros del año 2008: un misterio electrónico.
Más artículos de Sergio Gaspar en DVD Ediciones

28 comentarios:

José Montalvá dijo...

totalmente de acuerdo sobre lo tendencioso de las listas; aunque me guste un poco más McEwan que a ti...
lo escribí en mi blog de una manera un poco más hosca que tú...
http://rumoresysombras.blogspot.com/2008/12/las-listas-de-fin-de-ao.html

CEci dijo...

Como el autor del comentario anterior, también yo aprecio más a McEwan, aunque tienes toda la razón del mundo a propósito de "Sábado". "Chesil Beach" me gustó pero me pareció increíble que fuera elegida la mejor novela del año. ¡Y por delante de "Sale el espectro" de Roth!
No he leído a Amis Jr., pero sí a Boyd, Byatt e Ishiguro y creo que no son tan leídos como debieran; mucho más que Hornby, por ejemplo.
Un saludo

Anónimo dijo...

Muy de acuerdo, Portnoy.

Después del deslumbrante y más que bellowiano debut de "Primer amor, últimos ritos", me parece que McEwan ha ido dando tumbos. Siempre reparo con sospresa en que es el autor cuyo número de títulos en mi biblioteca (unos cuantos) menos relación guarda con mi valoración literaria de su obra.

Además de los que citas, añadiría a Barnes, también culpable de algún engendro, pero al menos responsable de dos magníficos libros: "El loro de Flaubert" y "La mesa limón". Parece que es de los pocos representantes de la ligereza erudita como modus operandi que quedan en la literatura inglesa.

Un saludo,
Igor

Xenofílic dijo...

Hola,
Me han gustado (y comparto) tus reflexiones sobre las listas de libros.
Para mi gusto, Chesil Beach es un gran libro (muy diferente de los últimos dos títulos publicados por McEwan antes que aquél).
Por cierto, a quien gusten las historias perturbadoras le recomiendo Jardín de Cemento, del mismo autor.
Saludos!

Kaplan dijo...

Por si te sirve de algo mi humilde opinión, "Chesil Beach" es la mejor novela que he léido durante el año pasado. Pocas he encontrado que busquen el meollo de la dualidad sexo/amor con la decisión que lo hace ésta.

Portnoy dijo...

Claro que sirve tu opinión, Kaplan... puede que incluso me convenzas y lea Chesil Beach.
:-)
Apuntamos a Barnes, Igor.
José, Ceci, Xenofilic, Igor y Kaplan, estamos de acuerdo en algunas cosas y en otras no... no quisiera sacar generalizaciones de vuestras opiniones, pero noto cierta decepción creciente en torno a McEwan... ¿qué me decís de Amis? no he leído suficiente de él para cuestionarle, pero La casa de los encuentros no me anima a continuar con este autor.
Ya sabeis, muchas gracias por vuestros comentarios.
Un saludo

Javier Moreno dijo...

Julian Barnes es el hombre.

(Por cierto, no sé si se ha dado cuenta pero este post está publicado dos veces. ¿El juego es encontrar las diferencias? ;))

Portnoy dijo...

Encuentre las diferencias, sí.
Hay misterios inexplicables y perturbadores... será cosa de la doble personalidad.
Ahora no sé si borrarlo o mantener la duplicidad.

Doug dijo...

Amis va de tumbo en tumbo, sí. Y ni hablar de su imagen de intelectual, metido hasta en la sopa. Debe ser coincidencia pero (sobreésto me llamó la tención un amigo) de Irlanda es de donde han salido algunos de los más grandes: Joyce, Beckett, Keats, Wilde y ahora el gran John Banville.

¿Qué será?

Salud,

Portnoy dijo...

Y no olvides a Laurence Sterne, Doug.
:-)

José Montalvá dijo...

el que mola es el papa de martin amis, ese si que es un maestro de la ligereza erudita, que dicen por ahi

Kaplan dijo...

Amis. Lo último que leí (o, a partir de cierto punto, semileí) fue "Perro callejero". Aburrido, vacío, sin chicha. Reforzó mi convencimiento de que hay una gran diferencia entre el Amis ensayista (espléndido) y el Amis novelista, al menos de unos años a esta parte.

Mais il faut travailler dijo...

En casa de mis padres hay un libro de Amis, pero se llama "Jim y la suerte" y es Kingsley Amis, el padre. ¿Voy a buscarlo, o qué?

Un saludo.

Javier Moreno dijo...

Se me olvidó decir algo: Time's Arrow de Martin Amis es buenísimo.

Lo repito: Bue-ní-si-mo.

condonumbilical dijo...

La verdad es que sí.

He leído (sin poder acabarlo) "El libro de Rachel" de Amis y bueno, la prosa no está mal pero no lleva a ninguna parte, no tiene profundidad.

De McEwan empecé a leer Expiación y lo dejé por aburrimiento extremo, me parece un coñazo.

Yo tiro por Julian Barnes y Hanif Kureishi.
También tengo por ahí uno de Ishiguro por leer.

José Montalvá dijo...

la verdad es que toda esa generación de escritores-estrella son unos pijos; todos estás sobrevalorados, incluido el japo, que no sería ná si no fuera por las pelis de Ivory... son de lo más conservador, en los presupuestos y en las intenciones, y estoy seguro que hasta en el estilo de vida (que baje Faulkner de los cielos o suba de los infiernos y les ponga tiesos, leches)...en mi opinión son de la peor postmodernidad, la que emergió en los ochenta (todos salieron a relucir en esa época, según creo), la postmodernidad del jueguecito formalista fácil y el artificio (como dices) obvio... por ello creo que al que prefiero es a Kingsley Amis, el papá de Martin, que puestos a ser conservador y refinao te haces clasicón y bebedor y haces apología de las dos cosas, me parece lo más honesto... y, además, era colega de Philip Larkin, el mejor poeta inglés del siglo pasado...

JacoboDeza dijo...

Lástima que no tengo tiempo de aportar nada ahora, y ya me lo buscaré para responder a Portnoy de manera más extensa. Pero al menos aprovecho para manifestar mi sorpresa al leer que hay algunos defensores de Chesil Beach. ¡Existen! Y yo que pensaba que eran seres inventados por El País...

Xenofílic dijo...

Javier,
Comparto completamente tu opinión sobre "Time's arrow".
"Night train" también está bien.

Portnoy dijo...

Tren nocturno me gustó. Pero no entiendo el recorrido que lleva de esa concreta y demoledora novela corta al despropósito de La casa de los encuentros.
Supongo que los escritores en ocasiones se deben ver sujetos a circunstancias contractuales que les llevan a escribir cualquier cosa que será a su vez publicitada como un excelente trabajo.
No digo que Amis o McEwan sean malos escritores. Lo que no entiendo es la desproporción entre lo que dice la crítica (partidista seguramente) y la obra en sí. Creo que es significativo que, a pesar del espaldarazo que debió suponer la "lista de Babelia" Chesil Beach ha sido editado en formato de bolsillo. Esa rapidez significa, ni más ni menos, que los editores saben que novela tienen entre manos y que creen que el recorrido comercial de la primera edición ha concluido. El tiempo que transcurre entre la primera edición y la de bolsillo es muy representativa en la mayoría de las ocasiones.
Creo que leeré Time's arrow, como creo que igualmente algún día leeré Amsterdam.
De todas formas, aunque no estemos de acuerdo entre nosotros, a algunos nos gustan obras y autores que a otros no (ahhh, por cierto, yo recomendaría con mucho entusiasmo Los inconsolables de Ishiguro, obra con la que se distanció de ese elitismo pijo, como dice Montalvá, para seguir un camino propio completamente distanciado de todos), parecemos coincidir en que existe cierta sobrevaloración.
Ya digo que hay alguien que está sabiendo vender muy bien la literatura inglesa.
No hace falta que os diga, José Montalvá, Kaplan, Mais il faut travailler, Javier, condonumbilical, Xenofílic que agradezco mucho vuestros comentarios, opiniones y recomendaciones.
Pero dejadme que emplace a Jacobo Deza en este mismo lugar, a la hora que el elija, para discutir a fondo sobre el tema.
:-)
Un saludo y gracias por vuestros comentarios

jacobo_deza@yahoo.com dijo...

Portnoy: como Houellebecq, quizá voy a ampliar el campo de batalla y voy a disparar desde La senda, porque tengo en la cabeza un texto demasiado largo para un comentario a pie de post. Pero te invito a que hagas uso de tu Colt desde el propio Lamento, a ver si de todo eso queda un duelo para la posteridad.

Alvy Singer dijo...

Me gusta bastante Time's Arrow, me sumo a la recomendación.

Estoy con usted, House of Meetings, sin parecerme tan despropósito, me parece un Amis normal, normalísimo, con pan sin sal, con lo juguetón que era él. De McEwan he leído Expiación, que me gustó mucho y Sábado, que me pareció muy bien también. No controlo a Ishiguro, pero Never Let me Go me llama a la puerta.

Y Hornby es un mierda. Rushdie solo he leido los verso satánicos (no me termina de interesar). Y voy flojete en Byatt. Adoro todos los ensayos de Amis, deliciosos.

Ayer veía la edición de bolsillo de Chesil Beach. ¿Recuerdan cuánto ha tardado en salir la de La carretera? Jejeje.

Anónimo dijo...

Jope, no sé si en Babelia necesitan sangre nueva (o vieja) pero que vamos que, digo yo, algo habrá, algún huequete seguro hacen para ésta sangre que ustedes tienen en las venas.

Jope, qué bien poder decir "esto es una mierda" o "nada, nada, no hay nada que me guste en esto y en lo otro", hay que tener los huevos bien puestos para cargarse a alguien. Hay que apuntar y disparar el gatillo.

Así da gusto. Oigan y por qué (me pregunto) se refieren a "la flecha del tiempo" en inglés. Mola más saber inglés?. Viene al cuento?.

Pues a mi "saturday" me la pela. Ven? no tiene sentido.

Blumm dijo...

Interesante reflexión. En las redacciones de los suplementos culturales de los periódicos de toda la vida hace falta renovación "intelectual". En ABCD ocurre algo similar. Y en la de El Mundo.

Lo peligroso es beber siempre de ahí. Existen otros mundos, llámense Quimera, Revista de Libros, Tijeretazos, Letras Libres, El viejo Topo, Yo leo y tú compras (lema con retranca)

Saludos.

Portnoy dijo...

Pues dispara desde la Senda al Lamento, prometo responder.
Bueno, Alvy, ya hemos visto que en cuestión de gustos todos tenemos los nuestros. Personalmente me gusta todo Ishiguro, así que espero que te guste también (no sé muy bien porqué)
Blumm ya sabemos como son las renovaciones de esos medios, y sí, tienes razón, nos quedan todas esas excelentes revistas. Aunque, por cierto, en Quimera de diciembre había una más que elogiosa reseña sobre La casa de los encuentros.
:-)
Un saludo y gracias por vuestros comentarios.

Antón dijo...

Yo creo que el Amis nteresante es el ensayista. Prácticamente todo es pretexto para exhibirse, pero supongo que ahí está la gracia. De sus novelas, me interesaron Éxito y Dinero. Tren nocturno estuvo bien, pero a partir de ahí vino un declive del cual La casa... no es el peor caso.

También con McEwan lo que sube baja. Sus primeros libros (Primer amos, últimos ritos, El placer del viajero, El jardínd e cemento) tienen un aire provocador refinadamente punk, pero me parecen mucho más interesantes que los recientes.

Las tres primeras novelas de Ishiguro me parecen excelentes (Pálida luz..., Un artista... y Lo que queda...), claramente superiores a Never let me go. Es lo que he leído de él.

Barnes tiene libros geniales (El loro de Flaubert, Una historia del mundo...), buenos (la mesa limón, Arthur y George, Metrolandia) y malos (Inglaterra, Inglaterra, Antes de conocernos).

De Kureishi sólo he leído un discreto Álbum negro.

Blumm dijo...

Otra lectura del caso, la del escritor Manuel Vilas:

http://manuelvilas.blogspot.com/2009/01/el-editor-y-poeta-sergio-gaspar.html

milo j. krmpotic' dijo...

mi problema con HOUSE OF MEETINGS era básicamente de duración. cuesta transmitir la obscena inmensidad del gulag, su frío y hambre eternos, desde tan pocas paginitas. los rusos le dedican miles pero amis lo deja en un centenar, con suerte, porque gran parte de la novela transcurre en otros escenarios. o al menos esos otros escenarios son los que han dejado más huella en mi recuerdo. pero no me parece un mal amis. mi intuición, de paso, es que lo escribió para exorcizar desde la ficción toda la documentación que volcó en KOBA THE DREAD. que es un resumen del estalinismo tan notable como lleno de estilo. porque amis es eso: primero, afectación; luego, personaje; por último, clase. siendo británico, no obstante, a menudo siente que debe esconderla para ponerse a pie de pub. y le ha pasado siempre, desde NIÑOS MUERTOS hasta PERRO CALLEJERO. ¿ves, anónimo? tiene sentido: hay textos que sólo se deberían leer en su idioma original; con otros, puedes mentar la traducción sin remordimiento. THE REMAINS OF THE DAY, por ejemplo. dudo que se pueda disfrutar lo mismo en castellano. hay una comicidad tan sutil en su uso del lenguaje y el distanciamiento que brota respecto a lo que se está contando... en fin, todo esto para decir que a amis (martin) se lo ama o se lo odia en cuanto amis, pero que lo más notable que le he leído es EXPERIENCE. y el citado KOBA, claro. y que CHESIL BEACH me parece una pequeña maravilla. no comparable a SALE EL ESPECTRO, pero quizá más redonda. que boyd me parece correcto pero jamás le he intuido los destellos de genialidad que sí corren por algunos libros de mcewan, barnes, ishiguro y, sí, amis. y que en este dream team cabría añadir el inmenso LAST ORDERS de graham swift. y que saludos.

Portnoy dijo...

Gracias Antón por tu comentario y gracias, Blumm por el enlace a la interesante reflexión de Sergio Gaspar. Ahora mismo subo el enlace al post.
Milo, un placer tenerte por aquí. Gracias por tus puntualizaciones y por tu valoración de los autores ¿ingleses? (no sé muy bien como llamarlos... Jacobo sugirió algo así como Brit-Lit)
La intención del texto apunta a la decepción creciente que dichos autores causan mientras que su valoración "artística" crece. Creo que hay mucho de acomodo y mucho de cumplimiento contractual en muchas de las últimas obras (aunque eso sería aplicable a muchos otros autores, no únicamente británicos)
No sé si me explico, pero me fastidia el conformismo narrativo y el aumento de la cotización de un autor paralelo a su adocenamiento editorial... o algo así.
La verdad es que seguramente esté equivocado.
Un saludo y muchas gracias por vuestros comentarios.