12/4/08

Cloverfield,producida por J.J. Abrams, dirigida por Matt Reeves y escrita por Drew Goddard.

Cloverfield es una película engañosa. Aparentemente, por su planteamiento, debería ser una película sencilla grabada cámara en mano mientras suceden los “acontecimientos”. Sin embargo no se puede entender más que como una obra tras la que se encuentra un gran (numeroso) equipo, desde los productores, hasta el coordinador de los movimientos de quienes aparecen ante la cámara.
Cloverfield es el nombre por el que se conoce una grabación encontrada en lo que antiguamente se conocía por Cenral Park, en Manhattan, y que documenta el ataque de un gigantesco monstruo a la ciudad de Nueva York.
No mencionaremos que la sombra del 11-S pesa sobre toda la película, ni que Cloverfield puede ser considerada la (mala) respuesta occidental a The Host . Supongo que habrán hablado de ello en otros sitios.
No es de extrañar que aquí nos centremos en el intento de filmar la realidad... una falsa realidad, cierto, pero realidad dentro de los parámetros narrativos propuestos: Un monstruo asola la ciudad y un grupo de amigos que celebraban una fiesta son testigos excepcionales delos hechos, que quedan registrados en su cámara digital. No se trata de la verosimilitud de la realidad propuesta, sino de que, en esas condiciones narrativas, la grabación debe dar sensación de realidad, debe hacernos creer que lo que vemos es cierto, ocurre “realmente”. Y aunque todo en Cloverfield “parece real”, el intento de plasmar la realidad es un intento fallido porque los personajes no se comportan como personas, sino como estereotipos que reúnen todos los tópicos del cine mainstream siguiendo las pautas comerciales de cientos y cientos de filmes. La irracionalidad de los actos de los personajes (pensemos que narra una situación “real” no hay más que pensar que haríamos nosotros en su lugar) choca brutalmente con la pretensión de “documento” del archivo Cloverfield. Mientras que la situación puede ser creíble, los personajes parecen ficticios y sus actos previsibles desde la perspectiva del “síndrome John Wayne” (Como explica Susan Faludi en The Terror Dream – Fear and Fantasy in Post-9/11 America, denunciando el reparto sexista de roles en los medios de comunicación tras el ataque del 11-S: Los hombres héroes aguerridos, las mujeres, madres o esposas dolientes de las víctimas)



Quizás el momento más paradójico es aquel en el que la cámara filma la televisión que retransmite imágenes de sucesos que están ocurriendo en la calle detrás de quien está filmando.



La realidad solo cobra consistencia cuando aparece en televisión, cuando está filmada, cuando se puede explicar con imágenes.
Y aunque el monstruo es real y cuando ven las imágenes en televisión los protagonistas ya han sufrido personalmente el ataque de la bestia, sólo entonces cobra “realidad”.



The host era mucho mejor… al menos los protagonistas eran humanos, no descerebrados productos cinematográficos.
En fin...
“Eres tú John Wayne... ¿O soy yo?”

¡Apaga la puta cámara!

4 comentarios:

Alvy Singer dijo...

Rescato una cita que colgué hace poco en el blog, de Hitchock en sus conversas con Truffaut:

"En Psycho el argumento me importa poco, los personajes me importan poco; lo que me imprta es que la unión de los trozos de la película, la fotografía, la banda sonora y todo lo que es puramente técnico consigan hacer gritar al público. Creo que es una gran satisfaccion para nosotros utilizar el arte cinematográfico para crear una emoción de masa. Y, con Psycho lo hemos conseguido. No es un mensaje lo que ha intrigado al público. No es una gran interpretación lo que conmueve. No era una novela muy apreciada lo que cautiva. Lo que emociona al público es la película pura. "

A partir de aquí, The Host es jodidamente buena y creo que usted y yo la amamos por igual. Cloverfield tiene personajes más débiles pero oiga ¡es una historia de amor! Y tiene seceuncias , como la que usted señala excusa para meterte planos aéreos, que a mi me vuelven turulato.

Portnoy dijo...

Quizás sea eso lo que me fastidia, Alvy, que sea una historia de amor... no tanto que lo sea sino que lo sea estereotipada, una historia de amor al uso, con su mujer doliente y en peligro y el macho al rescate... cosas de esas que sólo pasan en las películas y NO hacen que este sea un mundo mejor...
en fin... por cierto ¿no estarás comparando Psycho con Cloverfield, verdad?
jejejejjejejejej
Un saludo

Alvy Singer dijo...

No,esa es Death Proof :d

César dijo...

No es más que otra película de monstruos al estilo Godzilla, sólo que influida por el 11-S y la telerrealidad, y lastrada por ser más de lo mismo y por la estupidez de sus protagonistas.
Nada nuevo bajo el sol.

César Noragueda