18/9/07

El apóstol de la era del miedo, una reseña de Milo J. Krmpotic

Don DeLillo
El apóstol de la era del miedo.
Por Milo J. Krmpotic:
Digamos que Philip Roth, John Updike, Chuck Palahniuk y Don DeLillo se encuentran en un bar para tomar unas copas. De repente, el televisor que preside uno de los extremos de la barra muestra en directo un avión que se estampa contra un rascacielos. Roth coge de inmediato una servilleta y se lanza a escribir como era su país hasta dos segundos antes del accidente. Updike se reclina sobre su asiento, cruza las manos tras la cabeza e intenta imaginar lo que habrán sentido y pensado los ocupantes de la aeronave durante su último y fatídico viaje. Palahniuk ya está propinando puñetazos a una pared a fin de exacerbar la rabia y el dolor que esta misma noche vomitará en frenética sesión de mecanografía catártica. Y DeLillo, por su parte, ha salido del establecimiento y se encuentra ahora en medio de la calle, escuchando los comentarios de las personas que aguardan inquietas en la cola del autobús, viendo la repetición del suceso multiplicada por nueve en el escaparate de la tienda de televisores de pantalla plana, aprehendiendo las estructuras que subyacen en una realidad que quizás no sea tal. “El accidente sucede una vez, de hecho ya ha sucedido. A partir de ahora, todo es miedo y simulacro”, murmurará para sus adentros.

Así inicia Milo, nuestro amigo Ladrador su reseña sobre “El hombre del salto” ese incomprensible título con el que han traducido Falling man, la última (¿?) novela de DeLillo, que aparece en el número de septiembre de la revista QueLeer.
Creo que toda literatura estadounidense posterior al 11-S esta influenciada por el atentado y por sus consecuencias políticas y sociales. Ignorarlo sería absurdo. Lo que sí parece absurdo (y no es un tema que aparezca ahora, es algo que define en cierta manera a la sociedad estadounidense: no se trata sólo de ser bueno sino de ser el mejor) es la aparente competición entre escritores que culminará con La Gran Novela post 11-S. Lo que ellos llaman La gran Novela Americana circunscrita a nuestra (convulsa) cotidianeidad.
¿Imagináis a un grupo de escritores intentando escribir la Gran Novela Española? ¿Se supone que esa novela sería la definitiva y anularía a todas las demás, las anteriores y las que aún no están escritas? ¿y no es eso lo que hacen en definitiva los libros sagrados? Sería paradójico que La Gran Novela Americana debiera contener al Talmud, a la Biblia y al Corán, o que, en todo caso, la creencia en ella fuera cuestión de fe.

9 comentarios:

Portnoy dijo...

Milo, si a ti o a la editorial de QueLeer os molesta la transcripción del artículo no tienes más que decírmelo y lo quitaré.
Un saludo

jazzman dijo...

Ya están puestas las fechas de las películas de la Sesión Doble I en el blog sesionesdobles.blogspot.com. Cuelga el post cuanto antes.

Gracias!

subal dijo...

Es un inicio de reseña muy buena...

Emma dijo...

Anda, Y no se dice todavia, se proclama, que la Gran Novela sobre la Guerra Civil Española esta por escribir?
Con la que se han escrito!
Y nadie esta contento.
Se podria proponer un debate al lector sobre esto.
Estoy segura que hay mucha gente que ya ha elegido la suya.

Kaplan dijo...

Y además de lo que dices, sobra, principalmente, porque la Gran Novela Americana ya está escrita: Meridiano de sangre.

Brujo dijo...

¿Y a ti Portnoy, qué te ha parecido la novela de DeLillo? Después de Submundo, DeLillo insiste en buscar nuevas y más extrañas luces en lo más profundo del oscuro oscuro túnel...
Te dejo el enlace a un cuaderno de citas: http://ambaryspunk.blogspot.com/

Saludos

Portnoy dijo...

Todavía no he leído Falling man... ya llegará el momento Brujo... o eso espero.
¿Qué me dices, Kaplan? Pensaba que la Gran Novela Americana era Moby Dick o Huckelberry Finn (o una de Stephen King). ¿No era en Jóvenes prodigiosos donde el profesor escribe la Gran Novela y al final se la lleva el viento? O quizás estaba guardada en un cajón de una mesa de una oficina de una de las torres destruidas del World Trade Center.
Emma nadie está contento porque todos quieren que prevalezca su visión de la contienda... francamente pienso que la gran novela sobre la guerra civil del 36 la escribió mucho antes Pérez Galdós.
Sí, gran inicio... :-)
Un saludo y gracias por vuestros comentarios

mjk dijo...

portnoy, no molesta en absoluto... y perdona, hacía días que no pasaba por aquí. un abrazo.

Portnoy dijo...

Gracias Milo.