25/3/07

Marlon Brando en Filipinas


(...)Ondaajte y Murch hablan sobre el actor (Marlon Brando) y su papel en Apocalypse Now, y lo cierto es que la terrible semblanza que realizó Capote durante el rodaje de Sayonara* no se alejaba demasiado de lo que cuenta Murch.

O. -Brando llegó al escenario muy avanzado el rodaje, ¿no? ¿Estaba muy compenetrado con el papel de Kurtz?

M.- Llegó a Filipinas en septiembre de 1976 y advirtió de que no estaba satisfecho con el guión. Las discusiones posteriores se exacerbaron por el hecho de que Brando estaba más gordo de lo que había prometido, y por ello no podía hacer bien lo que le exigía su papel. Cuando la discusión llegaba a un punto muerto, Francis le decía: "Bueno, tú lee El corazón de las tinieblas. Ahí verás lo que quiero decir". Y Brando contestaba: "¡Ya he leído El corazón de las tinieblas y lo odio!". Y Francis pensaba: "¡Ay, Dios mío!". La producción se interrumpió una semana más o menos, mientras Marlon y Francis discutían la cuestión. Finalmente, por suerte o por designio, alguien dejó una copia de El corazón de las tinieblas en la casa flotante de Brando. A la mañana siguiente apareció con la cabeza afeitada y dijo: "Ahora lo tengo todo perfectamente claro". Resulta que hasta ese momento él había creído que El corazón de las tinieblas era el guión original de John Milius.

O.- O sea, que nunca había leído la novela de Conrad...

M.- Y le causó un impacto tremendo. Y ahora él estaba calvo, igual que el personaje principal de la novela, Kurtz. Tras aquel punto de inflexión, las cosas marcharon mejor dentro de lo posible. El problema era que habían perdido muchísimo tiempo discutiendo y Brando no aceptaba otros términos que no fuesen los del acuerdo inicial. Sus honorarios, los que fuesen -sus millones de dólares-, eran a cambio de un periodo de tiempo determinado e inflexible. Habían perdido la primera semana en discusiones, y todo lo de Brando hubo que hacerlo en mitad de tiempo. Incluso accedió a adoptar el nombre de Kurtz, al que se había mostrado previamente reacio. Había dicho mucho antes, cuando leyó el guión, algo como: "Los generales americanos no tienen nombres así. Tienen nombres floridos, del sur. Yo quiero ser el coronel Leighley". Y Francis lo había aprobado. De repente, después de leer a Conrad, Brando quería ser Kurtz. Pero ya se habían rodado muchas escenas, y su personaje era mencionado como el coronel Leighley. En la escena en la que a Willard le asignan su misión se refieren a Brando como el coronel Leighley.

O.-¿Y qué pasó con esa escena?

M.- Tuvimos que volver a grabar los diálogos. Las bocas de los actores dicen "coronel Leighley", pero en realidad les oímos decir "coronel Kurtz". Está hecho con mucho cuidado. Escucha la escena y obsérvala...

Extraido de La mafia, Marlon Brando y la guerra de Vietnam El Pais, Domingo


*"El duque en sus dominios", Retratos, Truman Capote.

4 comentarios:

Gregorio Verdugo González-Serna dijo...

Pues a mí me encantó aque papel, creo que nadie lo podía haber hecho mejor. Brando es grande y extraño, pero sabe sacarle a los personajes que interpreta lo mejor de lo mejor.
Saludos.

Joaquín Regadera dijo...

Que Brando estuviera perdiendo la cabeza y recreándose salvajemente sobre los derechos y libertad de los indígenas no fue un contratiempo a lo que resultado final se refiere. Su papel fue descarado, espléndido, sacado de las entrañas del mal. Celebro haber tropezado con tu blog, yo escribo en http://anarquismocinematografico.blogspot.com
Un saludo y muchos ánimos (que es lo único que siempre es útil).

Astrolabio-jsa dijo...

Buena historia detrás de cámaras, y la actuación de Marlon Brando salió estupenda. Saludo.

Portnoy dijo...

Sí, Brando era el más grande... pero si traje la anécdota era por el contraste entre lo que vemos en la pantalla y cómo se llegó al momento de la filmación... parece increíble que en esas condiciones se pudiera llegar a una maravilla como es Apocalypse Now!
Un saludo y gracias por vuestros comentarios