26/5/06

Test literario: tercera pregunta

En el pliego de descargo presentado ante el Tribunal de Arbitraje Administrativo Broad Maximilien argumentó que “en un estado burocrático el valor de los documentos está acreditado por los datos de registro y no por su existencia en sí (...) Los números de entrada, códigos de registro, de orden y de pliego, su ubicación inequívoca en el archivo garantizan una entidad precisa a todo escrito registrado”. Como albacea testamentario de la obra literaria de Franz Joseph, Maximilien debía velar por que se cumpliesen los deseos expresados in articulo mortis por el escritor en el sentido de que todos sus escritos debían ser destruidos. Ante la Ley, Maximilien admitió que la última voluntad del fallecido no había sido ejecutada por la sencilla razón de que Franz Joseph no existía. Es cierto que en el archivo constaban varias entradas en las que se consignaba el registro de las sucesivas obras de Joseph, pero dichas referencias conducían a carpetas vacías.
Teniendo en cuenta que mi ordenación como albacea había partido de instancias superiores, que yo jamás había conocido a Franz Joseph, y que la orden debía cumplirse, decidí, considerando que era la opción más coherente, eliminar del registro toda referencia a Franz Joseph y su obra” dijo Maximilien.

¿Qué decidió el Tribunal?:

a-Buscar dentro del cuerpo burocrático un empleado que se hiciese pasar por Franz Joseph y encargar una obra literaria adecuada para el personaje y ejecutar, en toda su extensión, la última voluntad del Franz Joseph inexistente.

b-Expulsar con deshonor a Broad Maximilien del cuerpo burocrático inhabilitándole para todo servicio administrativo por exceso de celo e iniciando una investigación en la que Maximilien se convirtió en el principal sospechoso del asesinato de Franz Joseph y de la apropiación de su obra literaria.

c-Archivar el caso, las alegaciones y los recursos en el lugar habitual a la espera de que en un plazo por determinar apareciesen nuevos datos que aportar al legajo.

11 comentarios:

j. dijo...

d- Felicitar a Maximilien por haber confrontado con agilidad e inteligencia el dificil caso y anunciarle que, los resultados de su examen lo acreditaban para ocupar la silla vacía en el tribunal dejada hacía un año por el viejo Joseph (en honor al cual habían decidido (macabramente) llamar al escritor ficticio del cuestionario).

Valdecuélabre dijo...

Con la burocracia judicial hemos topado. Como se le ocurra aparecer, al tal Joseph le podrían caer 10 años de condena por obstrucción a la justicia.
Que le pregunten al penado alto de Faulkner.

Omegar dijo...

b.

Sin duda b.

Lo dice un burócrata frustrado.

Gabriela dijo...

Naturalmente, a)
Un abrazo.

Settembrini dijo...

d- Comprar un frasco de treinta de Cucal. Algo me dice que lo van a necesitar.

Settembrini dijo...

d- Comprar un frasco de treinta litros de Cucal. Algo me dice que lo van a necesitar.


(Maldito blogspot. Malditos dedos.)

Danae dijo...

La situación dio un vuelco cuando apareció en escena el criado de Brod, Jakob von Gunten, quien afirmó que el tal Franz Joseph, no sólo había existido realmente, sino que acudía regularmente a la residencia de Brod y le leía en voz alta sus obras. Aunque le avergonzó admitirlo, acabó confesando que, en tales ocasiones, solía tomarse la libertad de pegar la oreja a la pared y que había transcrito todos los relatos. Lamentablemente, los textos están escritos con una letra tan micróscopica y en soportes tan poco apropiados, que sólo una pequeña parte ha podido ser descifradada hasta el momento.

Danae dijo...

(Y así, shht, en voz baja, como quien no quiere la cosa, añado:

Tuvieron que pasar años hasta que alguien, hurgando en las páginas del Kafka de Max Brod, encontrara el fragmento en el que Brod describía las carcajadas que habían celebrado la primera lectura pública de El proceso. Y fue el mismo Brod, albacea impagable, quien hacia 1960 evocó el día en que Kafka irrumpió en su casa enarbolando el Jakob von Gunten de Walser y se puso a leerle unos pasajes en voz alta, interrumpiendo la lectura sólo una vez, definitivamente, para reírse “de un modo estrepitoso y continuo”. más)

Portnoy dijo...

Bueno, seguid haciendo vuestras apuestas... un día de estos colgaré las respuestas correctas y las puntuaciones.
Seguro.
:)

Cucal... ;-) ¿maldito blogspot o maldito orujo?

Settembrini dijo...

Pues sí. Todos saben que Maximilien no es más que una cucaracha que sueña ser un chupatintas que sueña ser un escritor que sueña ser un leguleyo. No podemos negar que los suyos son sueños de cucaracha.

Aunque para el entomólogo Vladimir Sirin no se trata de una cucaracha, sino de un escarabajo. De aguafiestas está el mundo lleno.

Vale.

Portnoy dijo...

Sirin recibirá su merecido, Sett.
¿Qué menos se podía esperar?
:-)