1/9/05

Sin City contra Iván el terrible

¿Tendría que hablar sobre Sin City?
No lo tenía nada claro. La película de Rodríguez-Miller supone por lo menos una apuesta arriesgada en lo que actualmente se considera cine comercial, pero el resultado de la película es sencillamente comercial a causa de un guión adocenado plagado de tópicos que apelan al género negro, pero sin profundizar ni aportar nada nuevo.
(La típica frase crítica que no aporta nada me ha quedado ni que calcada)
El comic de Miller es una parodia del cine negro. Retornar la parodia al cine la desvirtúa, en cierta manera.
(Por cierto, ¿he oido Brescia?... y Muñoz y Sampayo, ¿no?)
Entonces recordé, y recordar fue redescubrir, como hace más de 50 años ya se arriesgaba, se innovaba, se creaba cine.

En el primer cuarto de hora de la película de Eisenstein, con los diálogos mínimos, entrando en la narración in media res, empleando practicamente planos fijos (coronación) y primeros planos (asistentes), descubrimos practicamente la naturaleza de cada uno de ellos y su papel alegórico o narrativo en el resto de la película.
Ninguno de los personajes lleva tiritas, ni cicatrices en la frente, ni gafas deslumbrantes.



















Cada uno es quien es. Y sobre todos ellos, Ivan



¿Sin City una película arriesgada?