10/6/05

Diálogos del pesimismo

Los que querais más información sobre el texto visitad Diálogos del pesimismo


I— VIAJE A PALACIO
— [¡Escúchame, esclavo!]
— ¡Aquí estoy, señor, aquí estoy!
— [¡Rápido! Tráeme el carro y ponlo en marcha. Quiero ir a palacio.
— ¡Ve, señor, ve! Será ventajoso para ti. Cuando te vea, el rey te dará
honores.
— [Pues bien, esclavo,] ¡no iré a palacio!
— ¡No vayas, señor, no vayas! Cuando te vea, tal vez el rey te envíe
Dios sabe adónde, quizá te haga seguir una ruta que no conoces, y hará
que sufras de agonía día y noche.

II — BANQUETE
— ¡Escúchame, esclavo!
— ¡Aquí estoy, señor, aquí estoy!
— ¡Rápido! ¡Échame agua en las manos, quiero cenar!
— ¡Cena, señor, cena! Una buena comida relaja la mente [ ], la comida de
su dios. ¡Lavarse las manos hace pasar el tiempo!
— Pues bien, esclavo, ¡no pienso cenar!
— No cenes, señor, no cenes. Comer sólo cuando tiene hambre, beber sólo
cuando tiene sed, es lo mejor que el hombre puede hacer.

III — CAZA
— ¡Escúchame, esclavo!
— ¡Aquí estoy, señor, aquí estoy!
— ¡Rápido! Tráeme el carro. ¡Me voy de caza!
— ¡Ve, señor, ve! ¡Un cazador llena su estómago! ¡El perro de caza
romperá los huesos de la presa! ¡El cuervo que recorre los campos puede
alimentar su nido! ¡El asno salvaje que corre encuentra ricos pastos!
— Pues bien, esclavo, ¡no iré de caza!
— ¡No vayas, señor, no vayas! ¡La suerte del cazador es tornadiza! ¡Los
dientes del perro de caza se romperán! El cuervo que recorre los campos
tiene por casa un agujero en el muro. El asno salvaje que corre tiene el
desierto por establo.

IV — MATRIMONIO
— ¡Escúchame, esclavo!
— ¡Aquí estoy, señor, aquí estoy!
— Quiero tener un hogar. ¡Quiero tener un hijo!
— ¡Tenlos, señor, tenlos! El hombre que funda un hogar [...] ¡Cómo ibas
a fundar un hogar! ¡No lo hagas, o romperás el hogar de tu padre!

V — LITIGIOS
(Quedan muy pocos fragmentos de esta estrofa. Por lo que nos dejan ver,
el señor quiere ir a juicio. Toma la determinación de dejar que su
contrincante actúe, sin decir una palabra. Luego, cambiando de idea como
de costumbre, decide que ya no quiere callarse por más tiempo.)
— ¡No guardes silencio, señor, no guardes silencio! ¡Si no abres la
boca, tu oponente tendrá las manos libres! ¡Tus acusadores serán crueles
contigo, si [no] hablas!

VI — REVUELTA
— ¡Escúchame, esclavo!
— ¡Aquí estoy, señor, aquí estoy!
— ¡Quiero encabezar una revuelta!
— ¡Encabézala, pues, señor, encabézala! Si no encabezas una revuelta,
¿de dónde saldrán tus ropas? ¿Quién te permitirá llenarte la barriga?
— Pues bien, esclavo, ¡no quiero encabezar una revuelta!
— ¡No la encabeces, señor, no la encabeces! ¡El hombre que encabeza una
revuelta acaba muerto o desollado, o le sacan los ojos, o lo arrestan y
arrojan a la cárcel!

VII — AMOR
— ¡Escúchame, esclavo!
— ¡Aquí estoy, señor, aquí estoy!
— Quiero hacer el amor con una mujer.
— ¡Hazlo, señor, hazlo! ¡El hombre que hace el amor con una mujer olvida
la desdicha y el miedo!
— Pues bien, esclavo, ¡no quiero hacer el amor con una mujer!
— ¡No lo hagas, señor, no lo hagas! La mujer es un verdadero engorro, un
agujero, una zanja! ¡La mujer es una daga de hierro, afilada, que corta
la garganta de un hombre!

VIII — SACRIFICIO
— ¡Escúchame, esclavo!
— ¡Aquí estoy, señor, aquí estoy!
— ¡Rápido! ¡Tráeme agua para las manos y dámela! Voy a hacer un
sacrificio en honor de mi dios.
— ¡Hazlo, señor, hazlo! El hombre que hace un sacrificio en honor de su
dios queda con el corazón satisfecho. Acumula un beneficio tras otro.
— Pues bien, esclavo, ¡no quiero hacer un sacrificio en honor de mi dios!
— ¡No lo hagas, señor, no lo hagas! Enseñarás a tu dios a correr detrás
de ti como un perro, ya sea para pedirte "ritos" o para decirte "¿es que
no vas a consultar a tu dios?" o cualquier otra cosa.

IX — NEGOCIOS
— ¡Escúchame, esclavo!
— ¡Aquí estoy, señor, aquí estoy!
— Quiero invertir mi plata.
— Invierte, señor, invierte. ¡El hombre que invierte mantiene su
capital, y sus intereses son enormes!
— ¡Pues bien, esclavo, no quiero invertir mi plata!
— ¡No inviertas, señor, no inviertas! ¡Hacer préstamos es tan dulce como
hacer el amor, pero lograr que te los devuelvan es como tener hijos! Se
llevarán lejos tu capital, maldiciéndote sin tregua. ¡Harán que pierdas
los intereses de tu capital!

X — FILANTROPÍA
— ¡Escúchame, esclavo!
— ¡Aquí estoy, señor, aquí estoy!
— ¡Quiero hacer algo bueno por mi país!
— ¡Hazlo entonces, señor, hazlo! ¡Las hazañas del hombre que hace algo
bueno por su país son expuestas en el círculo de Marduk!
— ¡Pues bien, esclavo, no quiero hacer algo bueno por mi país!
— ¡No lo hagas, señor, no lo hagas! Sube a las ruinas de la ciudad
antigua y date un paseo. Mira las calaveras mezcladas de nobles y
plebeyos. ¿Quién es el malhechor? ¿Quién el benefactor?

XI — CONCLUSIÓN
— ¡Escúchame, esclavo!
— ¡Aquí estoy, señor, aquí estoy!
— ¿Qué es, entonces, bueno? ¿Hacer que rompan tu cuello y el mío, o que
nos arrojen al río, es eso bueno?
— ¿Quién es tan alto como para subir al cielo? ¿Quién tan ancho que
abarque el mundo entero?
— Pues bien, esclavo, ¡te mataré y te enviaré allí primero!
--¡Sí, pero mi señor no durará sin mí tres días...!



La traducción la encontré en este interesantísimo grupo:
Memoria

1 comentario:

Karla Gutiérrez dijo...

¡Gracias! Me ha servido de mucho. <3