10/4/05

Yoknapatawpha: Los Sutpen (Absalom, Absalom!)

Thomas Sutpen (1807- 12 agosto de 1869) El mítico plantador, nacido pobre, pero decidido a escalar socialmente, decidió aprovechar el sistema de castas del Sur de antes de la guerra para crear una dinastía de riqueza y poder. Emigrado a Haití desde Virginia, donde dirigió una plantación de azúcar y se casó con la hija del plantador, a la que repudió, y al hijo que tuvo con ella, Charles, al enterarse que la familia de ella descendía de negros.
En 1833 llegó a Jefferson, y así se narra en el inicio de Absalom, Absalom!, en la conversación entre Rosa Coldfield y Quentin Compson:

"Al parecer, este demonio se llamaba Sutpen (el Coronel Sutpen). El Coronel Sutpen. Que vino no se sabe de donde y sin anunciarse, con una banda de negros vagabundos, y llevó a cabo una plantación. (Arrancó violentamente una plantación, según dice la señorita Rosa Coldfield.) La arrancó violentamente. Y se casó con su hermana Elena y engendró una hija y un hijo. (Los engendró sin cariño, dice la señorita Rosa Coldfield). Sin cariño. Ellos, que debían de haber sido su orgullo, el escudo y consuelo de su vejez. (Pero ellos lo aniquilaron, o algo así; o fue él quien los destruyó a ellos, o algo así. Y murieron.) Murieron. Sin ser llorados por nadie, dice la señorita Rosa Coldfield. (Salvo por ella.) Sí, salvo por ella. (Y por Quentin Compson) Sí, por Quentin Compson."

La plantación se llamó Sutpen’s Hundred (en algunas traducciones El ciento de Sutpen), cien millas cuadradas de tierra fértil al norte del condado de Yoknapatawpha, conseguida con engaños y comprada a Ikkemotubbe, el jefe indio Chickasaw, y acabó tras la muerte de Sutpen en manos del Mayor De Spain y usada como pabellón de caza, tal como se narra en Desciende, Moisés.
Llegó en 1833 acompañado por un grupo de esclavos de Haití y un arquitecto francés que durante tres años no abandonó el lugar hasta tener acabada la mansión. Buscando la respetabilidad y fiel a su idea de construir una dinastía, se casó con Ellen Coldfield, hija de un piadoso comerciante de Jefferson, con la que tuvo dos hijos, Henry y Judith.
Alcanzó el grado de Coronel durante la Guerra Civil, en el regimiento del Coronel Sartoris. Cuando tras la guerra volvió a casa hacía tres años que su mujer Ellen había muerto y su hijo Henry había matado a su hermanastro Charles, y luego había desaparecido. Dispuesto a conseguir su objetivo propone matrimonio a Rosa Coldfield, hermana de Ellen, insultándola con la condición de que previamente se quede embarazada de un varón. La obsesión de Sutpen que le perseguirá toda su vida, logra que tenga una hija con una esclava negra, y otra hija de sus relaciones con Milly Jones, hija de un aparcero pobre y blanco Wash Jones. Cuando en 1867 entabla relaciones con su hijastra Emily Jones y consigue que se quede embarazada, muriendo en el parto tanto ella como la criatura, Wash Jones asesina a Thomas Sutpen.
Thomas Sutpen aparece en Requiem for a nun, y el primer capítulo de Desciende Moisés, y es mencionado en The unvanquished, The town y The reivers.

Henry Sutpen (1839- Diciembre de 1909) El hijo mayor de Thomas Sutpen y Ellen Coldfield. Estudió en la Universidad de Mississippi, donde conoció a Charles Bon, sin saber que este era su hermanastro, hijo repudiado del anterior y nunca mencionado matrimonio de su padre en Haití. Gracias a esta amistad, Charles conoce y se enamora de Judith, su hermanastra. Charles y Henry sirvieron juntos en la Guerra Civil, pero al finalizar esta, enterado Henry del origen de Charles y ante la pretensión de éste de casarse con Judith, Henry mata a Charles en el puente de Sutpen’s Hundred, huyendo después de la justicia y no volviendo a la plantación hasta los últimos días de su vida. Murió cuando Clytie Sutpen incendió la casa para evitar que Henry fuera detenido por el asesinato de Charles.
Aparece también en Desciende Moisés, donde se dice que murió durante la guerra.

Judith Sutpen (3 de octubre de 1841- 12 de febrero de 1884) Hija de Thomas Sutpen y Ellen Coldfield, viuda antes de casarse, decidió permanecer en Sutpen’s Hundred soltera hasta su muerte. Mandó a su hermanastra negra, Clytie a New Orleans a buscar al hijo que Charles Bon había tenido con una mujer cuarterona, llevando así a Charles Etienne de Saint Velery Bon a vivir con ella, hasta que este contrajo fiebre amarilla, enfermedad que acabó con ambos.

Clytemnestra (Clytie) Sutpen (1834- Diciembre de 1909) Hija mulata de Thomas Sutpen y una esclava negra haitiana, nació en Sutpen’ Hundred, y representa la fuerza más estable que ocupa la "negra mansión" de los Sutpen:
"Clytie, que nada tenía de inútil; perversa, inescrutable y paradójica: libre, pero incapaz de apreciar la libertad aunque ni un solo día se tuvo por esclava. Clytie, que no prometía fidelidad a nadie (...) (sí, una salvaje, mitad negro selvático, mitad sangre de Sutpen; y sí "indómito" es sinónimo de "salvaje", entonces "Sutpen" es la crueldad silenciosa e insomne de la fusta del domador) obediente por falsía a quien le inspiraba temor, pero no en la realidad; aunque en realidad sea fidelidad, fidelidad al primario principio inmutable de su propia ferocidad"
"...el frío Cerbero del infierno privado (de Sutpen)...el rostro sin sexo ni edad, por que nunca había poseído otro: la misma cara de esfinge con la que había nacido"

Rompió el aristocrático código social de los esclavos negros cuando tuteó a Rosa Coldfield en su cara. Cuidó a Jim Bond, el hijo retrasado de Charles Etienne, durante veintisiete años y prendió fuego a la casa cuando una muchedumbre venía a prender a Henry Sutpen, muriendo los dos en el incendio.