4/12/04

Un blog, dos blog... n-blog

Como le comentaba a Rosa no hace demasiado, los blogs suelen ser o tristes o presuntuosos. Hay en todos ellos la confirmación más o menos implícita de que el diálogo es imposible. Y no me refiero sólo a la red. Pero es aquí, donde cada cual es no quien es sino quien aparenta ser, donde esta sensación de imposibilidad de comunicación se acentúa de forma penosa. Así nacen los blog, como negación del contrario, como grito de auxilio, como mensaje en una botella.
En cierta ocasión se interpretó mal cierta afirmación, o se quiso interpretar mal, o la conclusión era tan peyorativa que anulaba todo razonamiento que la justificase. Así se propagó la maldita frase de la que no me arrepiento y a la que me sumo trayendo la figura de Portnoy, quizás el mayor masturbador que ha dado la literatura de la mano de Philip Roth:

LOS BLOGS SON PARA ONANISTAS

7 comentarios:

¡ dijo...

Salud, Portnoy:

Me temo que voy a tener que diferir de tu visión de las bitácoras.

Es cierto que el uso que le das es el que comentas. Demasiadas veces uno tiene que leer cómo el propietario escribe que ayer noche, al levantarse a orinar, estando demasiado dormido, se orinó los pies, o pensamientos de similar enjudia e interés para el mundo. En el caso de que creemos una bitácora para el uso de publicar una suerte de diario personal que mostrar a los demás, posiblemente sí, sea algo onanista (y por encima de eso: algo tan aburrido que no merece la pena examinar, a no ser que uno sea un cotilla devoto interesado en conocer las vidas de quien no conoce).

Por otro lado, lo relativo a lo escrito / respondido: queda fomentada la importancia del texto original y deja el diálogo subsiguiente a un nivel inferior en jerarquía. ¿Qué se pretende con esto si de lo que hablamos es de Literatura, Portnoy? Pues muy posiblemente, redactar lo que uno cree que va a ser útil a los demás sin las molestísimas interferencias de los de siempre: los acomplejados que vienen a fastidiar, los agotados de la vida, los vinculados al insulto, los paranoicos, los que se desvían...esto es, todos y cada uno que nos han ido destrozando los foros en los que hemos estado.

Cada uno es un mundo: tras cinco años de foros, necesito descansar de su eterna retorno, de su ciclo constante. Necesito escribir con la mediana claridad que da ser el maestro de mi propio hilo argumental, con la tranquilidad de ser dueño de mi ritmo, y con la solvencia que me puede dar no ver empañado mi esfuerzo por los pesadísimos comentarios de siempre. Eso harta a cualquiera. Si por mi lado puede ser más o menos satisfactorio, es cuenta mía; eso no ha de traslucirse en la Red, porque me importa a mí y a los míos (y esto último es mucho decir). Pero justamente porque trato de desarrollar una página que pueda ser útil para los demás, que tenga un carácter de consulta ocasional, no puedo permitirme levantar otro foro donde la información se diluya en un babel de sandeces. En el caso de que consideremos onanista tal postura, condenemos con ella a todos los libros, que pretenden el mismo diálogo con el lector, pero dejan que su voz resuene donde tiene que sonar.

En fin, es tarde, y quizás mis ideas sean confusas.

Salud, y buena singladura:

Portnoy dijo...

Coincido contigo en el fondo, en la crítica hacía los foros que encierra tu mensaje, en la imposibilidad, como nos ha demostrado la experiencia, de mantener una conversación medianamente interesante sobre temas literarios en la red.
De todas formas no soy tan radical como tu. Pienso que existe la necesidad de comunicación, de intercambio de ideas y de opiniones. Y eso en un blog q

Portnoy dijo...

y eso en blog queda bastante diluido. Suena, de momento, como a prédica en el desierto, como a masturbación solitaria en un rinconcito de internet.

Saf dijo...

No puedo estar de acuerdo.
Y mira que he visto -mucho tiempo ya surfeando en Internet- casos y casos y más, y más casos... de esto que dices.

Internet es un medio que se presta -por el anonimato- a la proliferación de personajes de la más variada especie.
Pero no solo existe eso.
Hay, como en todo universo que se precie, tesoros de inalculable valor. Hay que saber mirar.
Y ahí está el arte... arte que podríamos denominar de la "pesca virtual".

Respecto a los blogs; tampoco estoy de acuerdo que suelan ser o tristes o presuntuosos. Los hay de todo tipo: Bien escritos, mal escritos; interesantes, banales; geniales, mediocres; innovadores en su estética o contenidos, tradicionales....

Hace poco, ante mi afirmación de "¡cuanta soledad hay!", alguien con buena cabeza contestó: -No. Lo que pasa es que nuestra vida presencial está llena de actividad frenética, de respuestas inmediatas, de deberes, responsabilidades y obligaciones. De condicionamientos y frivolidades. Y en los blogs, las personas hablan de lo que les resulta esencial".

....así que, quizá, ese sea el punto: tu mensaje en una botella... lanzada al azar, al aire.

Te deseo una buena andadura.

Saf ;-))

IP dijo...

Hasta hace muy poco, no me atraían las bitácoras precisamente porque las veía como monólogos (algunos monólogos aburridos, otros interesantes) y a mí me interesan el diálogo y los proyectos colectivos.

Pero después de lidiar con la agonía de los foros, decidí que quizás la infraestructura para el monólogo sea más fructífera.

"Los espacios para el diálogo son difíciles de encontrar. Es necesario crear una infraestructura para el monólogo."

Es el epígrafe de mi bitácora.

Magda dijo...

Yo soy otra que no está de acuerdo, hay de todo en los blog's o bitácoras. Por ejemplo el tuyo, es lindo y no es ni triste ni presuntuoso.

Muchos saludos.

Portnoy dijo...

Gracias por vuestros comentarios. De todas formas me mantengo en mi tesis. No hay comunicación y lo que aquí se escribe tiene tanto valor como lo que está guardado en mi disco duro. La punta del iceberg, un grito en un vacío que resulta estar ocupado por multitud de gritos que nadie escucha.
Pero sigo adelante.