2/7/14

Stoner, de John Williams

Stoner, de John Williams es aquello que NO debe ser una novela al mismo tiempo que formalmente es TODO aquello que una novela debe ser.

El tema principal que desarrolla Williams en la novela es la mediocridad. La de Stoner, el protagonista, profesor de Literatura hijo de campesinos, es una vida destacable por su carencia de hechos destacables. Es más, todos los esfuerzos que el personaje realiza, sus grandes logros y pequeños éxitos, que se pueden resumir en una actitud testarudamente moral ante la enseñanza y las instituciones docentes, así como las desdichadas consecuencias de algunas de sus decisiones (su incalificable matrimonio, la progresiva pérdida de su hija, su aventura amorosa…) no nos son mostradas ni de forma épica, ni edificante, ni crítica. Descartadas estas opciones narrativas lo que queda es mostrar una vida rutinaria y prosaica que va eclipsando los ideales personales de Stoner.

Supongo que los anglosajones tienen algún término para designar a esta especie de género narrativo que se centra en la vida de los profesores universitarios. Supongo, en mi casi total desconocimiento sobre este género, que Adiós, Mr. Chips, de James Hilton, y Pnin, de Vladimir Nabokov, son los dos extremos que limitan este conjunto, tanto por su enfoque literario como por su visión del tema (de lo acaramelado a lo irónico). Stoner se situaría justamente entre estas dos novelas sin acercarse a ninguna de ellas. No existe en la novela de Williams ni el ideal romántico de la novela de Milton, ni la estrambótica mirada del foráneo del personaje de Nabokov. No. Deliberadamente en Stoner, todo, incluso la manera de abordar los acontecimientos de la vida del personaje, tiende a destacar la mediocridad, el conformismo, la resignación y la monotonía.

Comprendo, asumo y defiendo la actitud de Williams a la hora de plantearnos una novela como Stoner. Su personaje queda fascinado al iniciar sus estudios por la Literatura. Su verdadera vida está entre y dentro de los libros. Su pasión por el estudio no puede más que constituir un fracaso cuando se contrapone y enfrenta a la mediocridad de la vida. Centrándose en las vicisitudes cotidianas y en las propias limitaciones, verdaderas o no, pero asumidas como tales, del personaje, quiere destacar la incompatibilidad entre esos dos mundos. Pero la forma de plantearlo puede provocar consecuencias que empañan la potencialidad de la novela y afectan al lector. Stoner no es lo que es en sí misma como novela sino aquella que podría haber sido, es decir, funciona como oposición a otras novelas del mismo género revelando los aspectos triviales de la enseñanza universitaria estadounidense y de la vida de las personas, aspectos que son omitidos o no forman parte del Ideal Narrativo, que, como suele ocurrir, acaban asumiendo la forma de tópicos del género. Focalizando la narración en la mediocridad, Williams provoca un efecto secundario que afecta al interés del lector (recordemos, por lo general, inmerso en su propia mediocridad). Vemos al personaje entrar y salir de la Universidad de Misuri en una trayectoria rectilínea y sin dejar ningún tipo de huella. Eso es precisamente lo que nos quiere mostrar Williams. Pero me temo que su novela entra y sale igual de nuestras vidas lectoras. 

13 comentarios:

Ángel Herrero López dijo...

Creo que suelen referirse a ellas como "novelas de campus".

Muy acertado su análisis.

Un saludo

Ángel.

Portnoy dijo...

Eso... novelas de campus... gracias Ángel.

Sonia Aguirre Duque dijo...

Hola:
Acabo de terminar el libro y tal vez debería esperar a tener más aposentadas mis sensaciones para poderlo valorar con más calma. Siento que el tema de la mediocridad encubre otro, que es el del milagro desconocido, la maravilla del amor por el arte de las palabras que arraiga en el lugar más inesperado.
Un saludo,
Sonia

Portnoy dijo...

Tienes razón, Sonia, algo de eso hay en la novela. Lo que trato de explicar es como las condiciones que impones a una novela pueden actuar contra ella.
Un saludo y gracias por tu comentario

matilde urbach dijo...

Lo que no me queda claro es si le ha gustado (o no), Portnoy.

Carles Miró dijo...

Matilde: «Computer says no».

matilde urbach dijo...

Carles Miró, traductor del portnuaès!!

Portnoy dijo...

Jajajaja
No, Matilde, la novela no se "ha dejado gustar"

Carles Miró dijo...

Eres el único crítico al que se le puede llamar diplomático sin que sea un insulto.

Marcos dijo...

Buenas,
Pues a mí precisamente lo que me entusiasmó es como a pesar de la grisura del protagonista y de que está construida a partir de un argumento tan aparentemente trivial y falto de pirotecnia y grandes acontecimientos, aún así, digo, la novela te atrapa de una manera inexplicable. Creo que la leí en 2 o 3 días, y eso no suele pasar.
¿Cómo lo consigue Stoner? Ni idea.

Favorite dijo...

Pues yo soy de los que cayó fascinado con esta novela, y la considero una de las muestras más preclaras que conozco de lo que entiendo por fibra narrativa.
La memorable narración de las mediocres vicisitudes de Stoner me resultaron hondas, fascinantes,incluso vibrantes y, desde luego, nada mediocres. Lo verdaderamente remarcable, creo yo, es el talento de Williams para realizar un profundo estudio de un personaje tan gris y cuajar una especie de épica silenciosa, íntima, en la que algunos nos encontramos depositando en el personaje el afecto del que Williams ha parecido, como autor, privarle. Ahí reside la magia, creo yo, de esta novela, o al menos así lo vi y lo sentí yo.

Un saludo.

gloria abras pou dijo...

Me parece una novela magistral. Stoner no es mediocre. Como cualquier humano falla enamorándose de quien no debe y no siendo capaz de enfrentarse al objeto de su amor. Es notable que vaya a la universidad para estudiar una materia y se cambie a otra por la que queda fascinado. Stoner brilla también pasando por la vida gris sintiendo un gran amor, no es una aventura amorosa. Es esplándida su descripción de la muerte, como siente su acercamiento y el amor que siente por su hija también justifica su vida.
Es una novela que late porque Stoner va mucho más allá de las paginas impresas.
Un saludo.

Juan Carlos Galan dijo...

Hola:

No estoy de acuerdo en que "Stoner" sea una novela que no deje huella en sus lectores. Es importante observar que muchos grandes autores actuales reivindicaron esta novela y la sacaron del olvido en que se encontraba.
No es una maravilla, no, pero creo que tiene un indudable interés.
Por si te interesa te dejo el link con la reseña que de la misma hice en mi blog no hace mucho:
http://elblogdejcgc.blogspot.com.es/2014/05/stoner-de-john-williams-novela.html

Un saludo muy cordial (te sigo desde hace tiempo y me encanta tu blog)