6/10/11

El hacedor (de Borges), Remake, de Agustín Fernández Mallo

CARTA DE PROTESTA
(O CÓMO EL HACEDOR (DE BORGES), REMAKE SE CONVIRTIÓ EN UNA NOVELA POLÍTICA)

Hoy queremos manifestar nuestro frontal rechazo ante un hecho insólito. María Kodama, heredera de los derechos de autor de Jorge Luis Borges, ha obligado a la editorial Alfaguara a retirar del mercado El Hacedor (de Borges), Remake, la última novela de Agustín Fernández Mallo, bajo amenaza de denuncias. La obra, que contiene el nombre de Borges en su título, e incluye fragmentos y títulos de los poemas del escritor argentino en el orden original de El Hacedor, pronto se va a retirar de las librerías y dejará de existir tal y como fue concebida.

Así se inicia la Carta de protesta contra la retirada de El hacedor (de Borges), Remake, de Agustín Fernández Mallo, una iniciativa de Miguel Espigado respaldada por más de ciento cincuenta firmantes (entre los que me incluyo)

Podéis leer el texto íntegro pulsando en el link:


Quiero dar las gracias a José Luis Amores por prestarme el enlace al texto de la carta.

Si os apetece podéis dejar vuestras opiniones en los comentarios... personalmente creo que ya se ha dicho todo sobre el tema y sobre todas sus posibles variantes.

12 comentarios:

Francis Black dijo...

Tengo una amiga que tiene el libro de Mallo, me pregunta que como tiene que hacérselo llegar a Kodama. Le he dicho que redacte una carta disculpándose por haberlo leído, si alguien tiene la dirección de Kodama sería un detalle, gracias.

Me pareció verte por la Fira del llibre de Paseo de Gracia el sábado tarde.

Saludos

Pd: Ahora que estas con los filósofos griegos hay una edición de las obras de Epicuro realizada también por García Gual muy interesante, en Alianza.

Palimp dijo...

Yo no firmaré esa carta de protesta. Sigo sin entender por qué se publicó ese libro sin hablar antes con María Kodama, y el asunto me huele a truco publicitario.

J. G. dijo...

me uno a la carta, gracias

JARDÍN DE ESTATUAS SIN OJOS dijo...

Mi humilde contribución:

http://www.laprovincia.es/opinion/2011/10/05/arte-plagio/405432.html

Un abrazo.
Elisa.

Pepe dijo...

Yo lo que no entiendo, lo dije y lo repito, es que los derechos de autor se hereden. De un tiempo a esta parte los herederos sólo nos dan disgustos.

Anónimo dijo...

O de cómo un libro mediocre pasó a ser mítico. Si fuera conspiranoico, relacionaría a Kodama con Alfaguara. Sinceramente, me la sopla.

Portnoy dijo...

Sí, Francis, estuve mirando libros y no encontré nada interesante asequible... eso me pasa por ir el último día. :-) La próxima vez dime algo y déjame a mi la timidez. Por cierto, ¿a tu amiga le gustó el libro de AFM?
En lo que respecta a todo este asunto que conste que yo estoy muy dividido. Proclive a ver intenciones ocultas en todo suceso, no puedo dejar de pensar que quizás lo que dice Palimp sea cierto, que todo este asunto se esté llevando de forma que un asunto legal, a fin de cuentas en el fondo sólo se trata de derechos de autor, es decir, dinero, sea maquillado con una absurda maniobra de marqueting que pondrá de nuevo en las librerías la novela de Mallo. Sí, pero, ¿y si no es así? El acto tal y como lo conocemos hasta ahora merece una enérgica protesta... lo cierto es que presiento que al final quedaremos como tontos, pero, al menos creo que hago lo que debo hacer... creo, supongo, me parece... en fin, es un caso bastante subjetivo, sí... pero creo haber hecho lo correcto aunque me equivoque.
No he leído nada de Mallo tras Nocilla dream.
Un saludo y gracias por vuestros comentarios

Francis Black dijo...

Bueno pero es que tengo gran capacidad para confudir a la gente fijo que saludo y no eres tu.

Mi amiga me iba bien para hacer la bromita, no conozco a nadie que tenga ese libro.

José Martínez Ros dijo...

¿Qué es lo que merece enérgica repulsa? ¿Qué alguien sea tan cenutrio como para incluir material ajeno a espuertas sin pedir permiso? Copistas del mundo, uníos. Ya, vale.

Francisco Cerén dijo...

Me parece que no son pocos los que huelen algo a quemado en todo esto, algo que no cuadra. No son pocos los que ven una doblez extraña, a pesar de no estar de acuerdo con la actitud de la Kodama, de creer en la libertad, la intertextualidad y la creatividad literaria, que son cosas distintas al plagio, por cierto. No se habla de plagio, ni de copistas, seamos más finos, más sutiles.
Reig aporta un poco de sentido común desde el otro lado, enfrente al de la Kodama, quiero decir. (http://www.hotelkafka.com/blogs/rafael_reig/)
Me interesa esa reflexión, sobre todo por lo que a la responsabilidad de la editorial se refiere.
Por otro lado, no vamos a prohibir los libros malos, ¿no os parece?

Vero dijo...

Yo no soy partidaria del veto, pero...
"Algo huele a podrido en Dinamarca".

mensajes claro dijo...

Podria ser @palimp , Pero quien sabe