17/5/08

Infierno en la ciudad de Beichuan

La perfección de la imagen desconcierta:



AP - 17/05/2008


Tanta perfección lleva a pensar que la pieza de cerámica decorada ha sido colocada a la derecha para crear un efecto de contraste entre distintos campos de profundidad.

Después leemos:

"Infierno en la ciudad de Beichuan" y uno piensa en los muertos sepultados que oculta la imagen (y no quiere pensar en los que agonizan aguardando un rescate que no llegará) y se pregunta si la imagen es conveniente para una noticia de este tipo.
Nos estamos dejando pervertir por la belleza formal de las imágenes.

7 comentarios:

Gregorio Luri dijo...

Esta mañana, al encontrarme con esta imagen la he tomado por un fotograma o una viñeta: un decorado de una historia de ciencia ficción antiutópica.
No lo es, evidentemente, pero ese encaje tan perfecto me ha dejado desconcertado.
¿O si lo es? ¿No tiene todo lo que sucede con China algo de realidad virtual?
Una amiga de mi hija está estos días en China. Hoy mismo le ha enviado un mail en el que entre otras cosas le dice que los chinos van vestidos como en las películas.

Pinkerton dijo...

Interesante reflexión entre la dicotomía estética y denuncia.

Excelente idea par aun gran blog.

Enhorabuena, saludos.

Daniel Quinn dijo...

Pues sí, esta dicotomía ya se barajaba desde los tiempos en que Rivette estaba al mando de los Cahiers franceses y hoy sigue de más actualidad que nunca.

Desde luego que no es lo mismo una imagen que ilustra una noticia de actualidad tan trágica como una película de ficción; en este caso la inmoralidad está bastante clara.

Y sin salirnos de China (ni de la zona afectada), esta discusión siempre me viene a la cabeza con las películas de denuncia social de Jia Zhang Ke, especialmente las últimas. La verdad es que, al ser una ficción (bueno, en realidad un híbrido ficción-documental) se podría justificar de distintas formas, pero también es bastante criticable. A mí me encanta Jia, pero no tengo nada claro ese aspecto. ¿No es suficientemente trágica la realidad como para que tener que resaltarla con ese impactante contraste formal? ¿O se nos muestra la belleza como lo único que les queda a unos personajes que lo han perdido todo?

Por cierto, Jia presentó ayer en Cannes su última película, situada en la zona de los terremotos. Se guardó un minuto de silencio.

Un saludo.

Regina dijo...

Interesantísimo blog. He llegado a él a través de tu magnífica reseña de la Noche del oráculo de Paul Auster.
Soy devoradora de los libros de Auster. Creo que ningún otro autor me provoca lo que él.

Respecto a la fotografía...cruel belleza de la muerte.

Nos veremos a menudo por aquí.

Saludos

Portnoy dijo...

El comentario, sarónico, no tenía nada que ver con lo aquí se trata, así que lo he suprimido.
Es curioso, Gregorio, pero creo que ya hemos llegado a un punto en que confundimos la realidad con lo que las imágenes nos muestran... pero lo peor es que la realidad acaba imitando esas imágenes que pretenden plasmarla, sin conseguirlo. La catástrofe debe lucir bella, como la estampa de una escena final de una película de Godzilla y los chinos deben vestir como tales. Es paradójico.
Un agradecido saludo a Regina y Pinkerton por sus comentarios.
Daniel, te dejo para el final porque me has recordado que tenía por ahí lista para ver Naturaleza muerta de Jia Zhang Ke. Hay mucho sobre lo que hablar de esta genial película. (Esa escena final, con el funambulista...)Dame un par de días.
:-)
Un saludo y gracias por vuestros comentarios

Daniel Quinn dijo...

Pues espero ese comentario Portnoy :)
También hay un documental complementario a la peli, Dong, que se estrenó en Venecia junto con Naturaleza muerta y que no he podido ver, intentaré localizarlo. Como no fue la del premio no se estrenó, obviamente... Igual que todas las anteriores, que también son espléndidas. A ver si con la última tenemos más suerte.
Un saludo!

Tajalápiz dijo...

Problemática nunca resuelta. Me recuerda un texto de Eduardo Galeano en el que un fotógrafo no puede tomar la foto de su vida pues la víctima es alguien querido. Es verdad que la estética apaga a menudo el mensaje, otras veces lo intensifica, ahí está la dificultad.Y estamos tan habituados a la imágenes y al horror lejano que ellas nos muestran que es algo de nunca acabar...
Y bravo por este blog y los premios merecidos!