9/9/07

3

Y dijo ella: Oh, tu, que estás ante una copa llena y no bebes, ¿a qué estás esperando?

(Bebe de este cáliz susurró, ofreciéndose carnal, rebosante, gélida)

Y H. intentaba apurar el lujurioso néctar.

Y entonces ella apartaba la copa del placer

Y el coro desgranaba con parsimonia su letanía:

Dinos, inhiesto viajero, ¿cuántas veces lloraste tu suerte, cuántas veces sofocaste tu ira destrozando a puñetazos los espejos, cuántas veces derramaste tu denso licor en los bosques, en las playas, en la cama? Responde, imbécil, y sigue tu camino.

Y...

(continúa)

5 comentarios:

diminui dijo...

lo mejor es "responde imbécil" jajajajajaja

Portnoy dijo...

jejejejejejeje... ruptura, Diminui, ruptura... no vaya a ser uq enos tomemos demasiado en serio.
Un saludo y gracias por dejarte caer por aquí.

sebastianDell dijo...

Es complicado criticar algo en un texto tan breve y abierto... aparte de que sea tan breve y abierto, aunque asumo que eso es intencionado. Si no se sabe dónde va, no se puede decir si va bien... :^)

Portnoy dijo...

Cierto, Sebastian... la incertidumbre debería añadirle interés al asunto... o, al menos, es lo único que tiene interés... o ni eso...
:-)

longge dijo...

Michel Parmigiani was built-in in Louver Switzerland in 1950. He was one of the masters of art and science of fake watch making. From his adolescence he had an allure to the apple of horology. He could see the absolute masterpiece that reveals the absolute abstruse ability of these aberrant aristocratic adept horologists.小强测试!!!