28/6/07

Los rostros de Szondi

Hay días, cuando mi cabeza va a estallar, en los que ésta parece trabajar de manera autónoma. Entonces los recuerdos me asaltan de forma aleatoria, los sueños son vívidas sensaciones que hieren. Entonces me obsesiono y pienso y me siento observado por cientos de rostros, imágenes guardadas en cartulinas sobadas, miradas que acechan sarcásticas y crueles. Entonces la evidencia es más dolorosa que la sensación pulsátil.


Uno de los postulados fundamentales de la Psicología del Análisis del Destino del Psiquiatra húngaro Leopoldo Szondi (1893-1986) dice que las personas estamos sujetas a un destino obligado (...) Pero aún cuando los llamados factores del destino obligado no pue dan ser totalmente superables, Szondi plantea que existe la posibilidad de un destino libre : gracias a sus múltiples capacidades, el hombre puede no ser esclavo ni de su destino ni de su ambiente. Aún cuando nunca pueda percibir totalmente el uso de sus posibilidades, es sin embargo, un ser que puede ser libre de elegir un camino diferente o quedar preso de su destino obligado y de su ambiente. De esta manera, Szondi desarrola una Psicología de la libertad .


(...) el hombre enferma cuando separa sus polaridades, cuando no integra sus dualidades y las vive como contrariedades irreconciliables. (ejemplo: lo femenino-maternal del hombre y lo masculino-paternal de la mujer).

La terapia szondiana llevaría a poner en contacto las 2 partes separadas de la personalidad e integrarlas en una totalidad anímica. La tarea consiste en sumar tres factores: lo heredado, lo que el ambiente determina y lo que cada uno elige libremente -motivacion mediante- del ambiente y de la herencia.

Pero esa tarea, que a todos nos compete, puede no ser bien realizada y puede dar por resultado un individuo enfermo, un individuo esquizoide que separa o escinde de su ser uno de los opuestos, quedandose con el otro rigidizado (o es todo + o es todo -). En otros casos puede dar un individuo confuso , un individuo que no define sus contrarios, que no es ni una cosa ni la otra, o que es la dos cosas al mismo tiempo (el + y el -). Y finalmente puede haber individuos que integran los aspectos contrarios (+ y -); pero lo integran con un caudal energetico bajo, que les resta fuerza en su comportamiento y que les da un sello depresivo .

Por todo lo expuesto se comprende la utilidad de semejante diferenciación diagnóstica, a la que es posible llegar mediante el test de Szondi. Pero esto es sólo entendible para el psicólogo o el psiquiatra que puede interpretar el test (...)

Descontextualizado de Szondi Forum

El test consiste en mostrar al sujeto una serie de fotografías de diversas personas y se le pide que seleccione aquellas que preferiría se sentasen a su lado en un viaje en tren y que indique con cuales no querría quedarse a solas. Lo que no se le dice al sujeto del test es que todas las fotografías son de pacientes con desórdenes mentales: tipos maniacos y depresivos, paranoicos, histéricos, sádicos, epilépticos y esquizofrénicos catatónicos. Se descubren así las relaciones inconscientes de simpatía o de repulsión del sujeto con los tipos seleccionados.








Es inevitable: Debes escoger.
test de szondi on-line

8 comentarios:

Luis Cauqui dijo...

yo, antes de leer el texto, ya había decidido que no me sentaría en el tren con ninguno de los tipos de la tira de fotos, ni desde luego quedaría a solas.
qué mal rollo de retratos.

Portnoy dijo...

Ya... pero "debes" escoger... la mayoría de las pruebas de un test de personalidad son escabrosas y hacen que aparezca el Bartleby que llevamos dentro... preferiría no hacerlo... quizás esa sea la única respuesta posible.
Un saludo, Luis

lennonmacartney dijo...

Me quedo con lo del destino obligado. Por supuesto que es así, pero por nuestra condición de seres vivos, determinados biológicamente, y por las características de especie, que nos hace históricamente tan predecibles. La individualidad, ese mal moderno, por el que cada persona particular se cree exclusiva, abono de la psicología. La psicología es un campo de conocimiento que sólo se entiende en el mundo en que vivimos. Y que sustituye modernamente a la moralidad. ¡Vaya jeremiada que he soltado! Saludos Portnoy.

JacoboDeza dijo...

Cuando he leído que por la elección fotográfica que he hecho soy abierto a la cultura y a la vez un sadomasoquista, he comprobado cuánta verdad se esconde en estos tests.

Voy a recuperar mis electrolitos.

Beatriz dijo...

Yo también estoy abierta a la cultura, quizá por ser una femme virile. Pero desde luego que no pienso cambiar a estas alturas de carrera para ser dentista... Lo mejor será no volver a viajar en tren.

sebastianDell dijo...

Como decían Sartre y Aranguren -entre otros, imagino-, es el inconveniente de ser libre: que estás obligado a escoger.

Portnoy dijo...

Sí, viajar en tren es espantoso... hay una escena en Stardust Memories de Allen... en fin... por otra parte ser libre también implica la opción de no escoger, que es otra elección... y supongo "dos beatles" que la psicología tiene el valor que nosotros queremos darle... exacto Jacobo, ser lector y a la vez comentarista de tus lecturas es una especie de sadomasoquismo... (nos encanta)
:-)
Hay más tras esos rostros de Szondy, debería profundizar.
Un saludo y gracias por vuestros comentarios.

Cristal dijo...

Y yo que pensaba que, en materia de psicología, ya era suficiente con tirar a mamá del tren...