19/10/06

Kôfuku no kane, Blessing Bell, de Sabu (2002)



Como el protagonista de Kôfuku no kane, conocida también como Blessing Bell de Hiroyuki Tanaka, Sabu, no tengo demasiadas ganas de hablar.



Lo que me gustaría es que las imágenes hablasen por mí, y dijesen todo lo que no puedo decir sobre la película






Porque el sobrio trabajo de dirección de Sabu, la sutil puesta en escena y el magistral trabajo de Susumu Terajima hacen que toda palabra sea innecesaria.








Hay que ver Kôfuku no kane. Si el viaje es el origen de la literatura, Kôfuku no kane es un viaje y forma parte del viaje.




El viajero mira las estrellas, piensa en todo lo que le ha pasado, en la inconmensurable vastedad del universo.

6 comentarios:

LuisCarlos dijo...

aplastantes imágenes

hasta las ciudades repetitivas, o sobre todo ellas, son espacios abiertos a la creación cotidiana.

Alvy Singer dijo...

Ai esas delicias, que se me contagian. Ai esa mula, que se me carga.

Fuente abejuna dijo...

No manches que super mega buenisimo blog estoy alucinada!!!!! Saludos XX fuente

Portnoy dijo...

Esa es una de las virtudes de Blessing Bell, Luis Carlos, la de convertir mínimos rincones urbanos en grandes escenarios cinematográficos.
Pobre animal, Alvy... lo que llega a trabajar. ;-)
Gracias Fuente... aquí estamos (casi) siempre.
Un saludo

Rain dijo...

Es el cine oriental, asiático... el que en estos tiempos, me ha sacudido.
Has elegido unas fotos bastantes expresivas.


Gracias.

Rain dijo...

Ah, me gusta tu nueva cabecera: tiene platicidad, le da dinamismo a tu bitácora.

salutes de madrugada...