2/7/06

Entrevista a Javier Marías

De la entrevista a Javier Marías publicada hoy en El País me gustaría destacar este fragmento:


P. ¿Qué destino le espera al español?

R. Veo un mal futuro. Me refiero siempre al español que se habla en España, no al que se habla en América, porque no lo conozco mucho. Lo más grave ha ocurrido en los últimos 20 años, y poco puede hacer la Academia; es que se ha perdido lo que yo llamaría la instalación en la lengua.Tengo la sensación de que las palabras y la lengua no son algo que las personas tienen asido. Son algo que está flotando como un magma en torno a los hablantes. No hay una posesión verdadera. Antes se hablaba mejor o peor, con un léxico más o menos rico, pero la gente se expresaba con una cierta elocuencia siendo rico o pobre, instruido o analfabeto. Hoy mismo, en una entrevista para la radio, hablando del Real Madrid, equipo que me gusta y que está fatal, el periodista me ha dicho "no quiero restañarte en la herida", cuando lo que quería decir era que "no quería ahondar en mi herida". Esto es frecuentísimo. Se están perdiendo los verbos específicos. Otro ejemplo: hay quien dice hazme un beso en lugar de dame un beso. O hizo un crimen horrible, en lugar de cometió un crimen horrible. Se recurre al verbo hacer para casi todo. Se ha perdido el uso de palabras tan cómodas y fáciles de usar como "cuyo". ¿Qué pasa con esta sopa boba en la que la gente parece flotar?


Esperemos que, de alguna manera, Marías continúe el trabajo de Lázaro Carreter.

14 comentarios:

Portorosa dijo...

Hola, Portonoy. Vengo sólo (últimamente frecuento poco la bloguería) a decirte que estoy leyendo "El lamento de Portonoy", que no había leído; y claro, me he acordado de ti.

Un abrazo.

Portorosa dijo...

¡¿Y por qué he escrito las dos veces Portonoy en lugar de Portnoy?! Supongo que los dedos se me van a Portorosa.

Anacrusa dijo...

Yo estoy completamente de acuerdo en que cada vez se habla peor. Incluso parece que produce pudor expresarse bien, como si se le fuera a acusar a uno de redicho, o algo así, pero ¿Habéis oído a alguien decir "Hazme un beso"? Yo no y me trato sobre todo con jóvene de esos que escribes todo con k y sin hache, para ahorrar en el móvil. No se. Tendré que investigar.

Anónimo dijo...

Por cierto, ¿es correcta la expresión "hay demasiadas pocas mujeres"? Porque me suena muy mal, por mucho que lo diga el academico.

Portnoy dijo...

Gracias por tu visita, Portrosa :-)
y espero que disfrutes con Roth... ya me contarás.

No, Ana, yo tampoco había oido lo de "hazme un beso"... a saber que tipo de círculos frecuenta Marías ;-)
gracias por tu comentario

Alvy Singer dijo...

Me gustó su comentario acerca de las dos lenguas y la pereza en la que nadamos gracias al lenguaje de los políticos.

Robertokles dijo...

Es difícil saber si de lo que hablar Marías es de una pérdida de elocuencia, de un mal uso del lenguaje, de un empobrecimiento de la lengua, o de todo a la vez. En cualquier modo, Marías es un novelista, un traductor y un articulista; en ninguno de los casos un lingüista erudito como Fernando Lázaro. No creo que pueda proseguir la labor de Lázaro ni de lejos.

Sigo sin entender la presencia de novelistas-periodistas en la RAE. Entendí bien la inclusión de Sampedro visto el desastre lexicográfico que hay en términos relativos a la economía, pero... no sé, a lo peor vamos a tener que caer todos en el absurdo topicazo de que los escritores conocen usos más espontáneos y actuales del idioma que los lingüistas. No sé de donde se han sacado eso, la verdad.

Portnoy dijo...

Yo creo, por otros artículos suyos, que a lo que se refiere Marías es al empobrecimiento de la lengua y que, al ocupar la vacante dejada por Lázaro Carreter, de alguna manera siente que tiene la obligación, que no el deber, de seguir divulgando los errores fecuentes en el uso del castellano (o español... que no lo tengo muy claro)
En cuanto alo que dices tienes bastante razón, aunque yo tampoco dejaría la RAE exclusivamente en manos de los técnicos del lenguaje. Junto a éstos deberían estar escritores, poetas, lingüistas, filósofos... eso sí, los periodistas fuera (que ya sabemos todos por qué están... y ese es otro tema preocupante, la polarización de los académicos en función de sus ideologías-simpatías... creo que así no se avanza demasiado)
Pero creo que si tenían que escoger a un narrador, no han podido encontrar a nadie mejor... vamos, visto como está la cosa actualmente.
Pero es cuestión de gustos, lo cual, tratandose de la RAE, es un despropósito.
¿Contradictorio?

Zuriñe Vázquez dijo...

Ya la leí, adoro a Javier Marías, creo que es de los pocos escritores que juega con las palabras, que le importa el lenguaje, por eso nos envuelve en las suyas, nos lleva en un viaje al pensamiento cada vez que abrimos uno de sus libros. Merecido galardón.

Robertokles dijo...

Hombre, Zuriñe, que un sillón de la RAE no es un premio por escribir buenas novelas...

Para eso ya está el Cervantes, el Nacional de Literatura...el Planeta, el Nobel (perdón por la broma :))

Y no sé, Portnoy, porqué no dejar una labor técnica (o lexicográfica, si nos remitimos a esa parte de la RAE, que no es la única) en manos de lexicógrafos. En fin, ya lo discutiremos por ahí si te apetece.

Salud

solodelibros dijo...

Estoy de acuerdo con Portnoy en que debería haber de todo en la RAE; no sólo los filólogos tienen la potestad de 'afirmar' lo que se habla o no. Al fin y al cabo, los escritores debieran ser (no sé si lo son, al menos muchos no) ejemplos del lenguaje.

liter-a-tres 3 dijo...

Una aportación:

en catalán se "hace un beso" (fes-me un petó)

En nuestro blog comentamos también esta noticia.

Saludos

Portnoy dijo...

Cierto, Liter-a-tres, cierto. ;)
Me haces penar, Rob, si el simple hecho de saber usar correctamente el lenguaje es suficiente requisito para entrar en la RAE, entendiendo "entrar" como parte de un trabajo. Pero creo que en la Rae trabajan unos pocos, los de siempre, y que hay mucho de pose para la galería y afán de corrección política.
Pero aún así pienso que hay trabajo para todos y que si había que escoger a un narrador, bien está que sea Marías.
Ah, Solo, gracias por tu comentario.

por las tardes dijo...

hola :)

a mí me gusta que en la real academia haya de todo. será porque soy traductora (de formación, no de profesión). cerrar el coto exclusivamente a los filólogos es bastante reductor, ¿no? para mí un lingüista no es un título sino un profesional de la lengua, o lenguas. y puede aplicar su saber a todas las disciplinas que desee. javier marías me parece una buena aportación a la academia.
Muñoz Molina... otra, y de oro.