26/4/06

Tony Takitani, de Jun Ichikawa

El verdadero nombre de Tony Takitani era... realmente era "Tony" Takitani.
El padre de Tony era Takitani Shozaburo, un músico de Jazz.
Justo antes de comenzar la guerra del Pacifico, Shozaburo causo algunos problemas y tuvo que partir desde Tokio hacia China.
Takitani pasó los años violentos de la guerra, tocando despreocupadamente el trombón en un Club Nocturno de Shangai.
Cuando la guerra terminó, sus viejas relaciones sombrías provocaron que lo capturasen y lo encerrasen en prisión por un largo tiempo.
La mayoría de sus amigos prisioneros fueron ejecutados, uno tras otro, sin derecho a juicio.
Las ejecuciones, siempre se realizaban a las dos de la tarde.
Un día, sin previo aviso, también lo arrastrarían a él hacia el patio y le dispararían en la cabeza con un rifle automático.
En ese lugar, el limite entre la vida y la muerte era tan delgado como un cabello.



Takitani Shozaburo regresó a Japón siendo un manojo de huesos.
Era la primavera de 1946. Encontró su casa destruida por el bombardeo.
Sus padres y a su único hermano, conducidos hacia el mismo destino.
En otras palabras, en ese entonces, él estaba completamente solo en el mundo.
Eventualmente, se casó con una pariente de su familia materna.
Un año después de su casamiento, tuvieron un hijo varón, y tres días después de
su nacimiento, ella murió.
Su muerte fue abrupta, al igual que su cremación.
Un Mayor Estadounidense, amigo de Takitani, lo consoló por la perdida de su esposa.
Y el Mayor, dijo: "Debes llamar a tu hijo "Tony", por mí"
Con un control Americano sobre Japón y con posibilidad de perdurar, la idea de darle a su hijo un nombre americano parecía no estar nada mal.
Eso fue lo que pensó Shozaburo:
-"Tony" Takitani no está mal... Nada mal.
Y a causa de su nombre americano, cada vez que Tony se presentaba, la gente lo miraba extrañada.
Algunos, hasta se enfadan.
Por esta y otras razones, Tony Takitani era un muchacho que se encerraba en si mismo.
Según él lo recordaba su padre siempre estaba de gira con su banda. Pasar el tiempo solo, para Tony, era la cosa más natural del mundo.
Cuando era niño, lo cuidaba un ama de llaves. Pero cuando comenzó preparatoria, preparaba su propia comida. Cerraba y se iba a dormir solo.

-Mañana, me encargaré de mi cena.-
-Entiendo, adiós.-
-Buenas noches.
-Buenas noches.
-Nunca pensé que estaba particularmente solo.


TONY TAKITANI
Una película de Jun Ichikawa, basado en un relato de Haruki Murakami


Este relato de Murakami, que creo no está traducido al castellano (el fragmento corresponde a los subtítulos de la película), es en el que más se notan las influencias occidentales del escritor japonés. Dostoievski, pero, sobre todo, Paul Auster y John Irving, de quienes Murakami fue traductor al japonés, dejan una huella bien clara en Tony Takitani.
De todas formas lo que se debe destacar de la película es el trabajo de su director, Jun Ichikawa, y su intento de conjugar la narración literaria con la cinematográfica.
Al igual que ocurría en Smoke, curiosamente y de nuevo, de Auster y Wang, donde el momento de mayor conjunción entre lo cinematográfico y lo literario se produce en el cuento de Auggie Wren, relatado oralmente, en Tony Takitani la voz en off es el hilo conductor que hilvana las imágenes y el nexo entre lo cinematográfico y lo literario.
Como si sólo la narración contada, no plasmada en imágenes, fuese quien posibilitase la unión entre cine y literatura.
Pero Tony Takitani va un paso más allá. La voz en off es la de un narrador omnisciente que se adentra en los sentimientos de los personajes y muestra el mundo interior de cada uno de ellos, mientras las imágenes, de una pausada calma, con la perfección icónica a la que los directores japoneses son tan afectos ( Kitano, Imamura, etc...) redunda en esas emociones. Pero Ichikawa consigue que en ningún momento esa doble exposición, voz e imagen, parezca redundante, muy al contrario, se complementan de forma que el conjunto resultante es estéticamente muy apreciable.



De todas formas cabe alguna reflexión sobre estos intentos de aunar cine y literatura. En primer lugar, y fundamentalmente, si sólo el relato oral puede ser el nexo como ocurre en Tony Takitani y en el fragmento de Smoke mencionado. En segundo lugar, de forma más irónica, si es necesario que los personajes se parezcan a los autores: William Hurt a Paul Auster; Issei Ogata a Haruki Murakami.

7 comentarios:

Alvy Singer dijo...

¿ Donde ha logrado esta película? ¿Y los subtítulos? La verdad es que Murakami es un escritor que, con sinceridad, me encanta.

Quizás le enlace este magnífico post donde comenta una cinta que me muero de ganas de ver.

¡Un saludo!

Portnoy dijo...

Enlace, enlace, Mr. Singer... se agradecerá.
La verdad es que me resulta vergonzoso confesar como he conseguido la película... es lo que tienen las cosas ilegales ( o las que dicen que lo son)
En fin... gracias por el comentario.

Alvy Singer dijo...

Mr. Portnoy; no le resulte para nada vergonzoso. Pero si existe ese elink con subtítulos incrustados me haría usted un favor ENORME.

¡Un saludo!

dErsu_ dijo...

El año pasado llego Tony Takitani a Barcelona en el BAFF.

Ahora ya toca la edición de este año, a ver si hay suerte.

http://www.baff-bcn.org/

Portnoy dijo...

la lista de películas del BAFF era extensa y muy interesante... ¿viste alguna Dersu?
Un saludo

Alvy Singer dijo...

Ya la he visto, una película pequeña y preciosa que capta a la perfección los ambientes que Murakami describe en palabras.

En cuanto a la experimental narración en off que se fusiona con los personajes me ha parecido muy adecuada.

Y la música de Sakamoto bellísima.

¡Un saludo!

Miguel (Literato) dijo...

Hola. Dejo el link desde dónde pueden seleccionar esta gran pelicula basada en el cuento de Murakami:

http://www.taringa.net/posts/tv-peliculas-series/2721823/5-Pel%C3%ADculas-Japonesas---2da_-Parte.html


Suerte.

pd: por cierto, una gran película. También me encanta Murakami.